Poderío tecnológico

La versión convencional mide casi 5,2 metros de largo, por los 5,30 metros de la variante larga./
La versión convencional mide casi 5,2 metros de largo, por los 5,30 metros de la variante larga.
Presentación | Audi A8

El renovado Audi A8 despliega los avances que se verán en los futuros modelos de la marca con el máximo de confort y eficiencia

MARIO ESCAT CÓRDOBA

El Audi A8, en su cuarta generación, sigue siendo el buque insignia de la marca alemana, y es el modelo en el que muestra hasta dónde puede llegar su tecnología. Tras su presentación internacional en Valencia, hace pocos meses, ahora teníamos la oportunidad de probarlo más a fondo durante dos jornadas por tierras andaluzas.

Con una dimensiones propias de una gran berlina, con 5,17 metros de largo en la versión normal y 5,30 en la larga, el A8 sigue utilizando una carrocería 'Audi Space Frame' de aluminio, lo que permite, a pesar de la gran carga tecnológica, un peso de alrededor de dos toneladas.

El A8 está fabricado sobre una nueva plataforma y pone a disposición de su conductor muchos elementos relacionados con la conducción autónoma, el confort y el lujo. Con un motor gasolina de 340 CV, un diesel de 286, tracción total y cambio automático, el A8 ya está disponible en los concesionarios con tarifas a partir de 97.500 euros.

Dos versiones inician la gama, un TDI y un gasolina, a la venta desde algo más de 97.000 euros

El diseño es completamente nuevo, y muy arriesgado para ser un Audi, con un frontal con una enorme parrilla hexagonal y una trasera con luces tipo 'oled' capaces de dejar atónitos a los que observan el coche por su zaga. En general parece más deportivo, pero respeta las amplias cotas interiores y se nota que es una berlina de lujo.

Interior de elite

El habitáculo mejora en amplitud, confort y tecnología. En su salpicadero aparecen tres pantallas digitales. La central, con información del navegador y sonido de más de doce pulgadas, la del cuadro de instrumentos con más de diez y una tercera inferior de casi nueve pulgadas para el climatizador y otras funciones como introducir datos de navegación con trazos. Esta pantalla tiene vibración en la botonería al estilo del botón central de los iPhone, por ejemplo, lo que permite saber que hemos pulsado el botón sin mirar la pantalla.

El salpicadero y la consola central están cubiertos con un plástico de color negro similar al cristal, que junto con las múltiples inserciones de madera y piel ofrecen un aspecto y tacto sobresaliente.

Sus amplios y comodísimos asientos están disponibles en tres tipos de piel, e incluyen, además de múltiples regulaciones, hasta siete tipos de masaje y tres intensidades diferentes. Los pasajeros traseros pueden disponer de todo tipo de equipos multimedia, pantallas con TV y hasta masaje en los pies, pensado para los que tienen chófer.

La lista de elementos de confort, asistencia al conductor, y seguridad es interminable, muchas de ellas opcionales, lo que permiten al comprador obtener un Audi A8 a medida.

En cuanto a la mecánica, La gama de motores está compuesta inicialmente por dos motores de seis cilindros en uve con tres litros de cilindrada; un gasolina turbo con 340 CV y un diesel que ofrece 286 CV. Más adelante llegaran los ocho cilindros con 435 y 460 CV y un V12 de 585 CV.

Por supuesto, Audi ofrecerá una versión híbrida enchufable con motor de gasolina y una autonomía eléctrica de 50 km. Esta batería se podrá recargar sin cables en opción.

Todas las versiones tienen un cambio automático de nueve velocidades, suspensión neumática y tracción total, a lo que se añade en opción dirección a las ruedas traseras y diferencial activo.

Sobre todo, silencio

Para el recorrido por autovía entre Córdoba y Sevilla nos decantamos por la versión Diesel de 286 caballos de potencia. Al sentarnos en el puesto de conducción apreciamos un entorno repleto de lujo y confort, la facilidad con la que se manejan todos los controles y la calidad e de la información disponible.

Este motor destaca por su tremenda suavidad, y pese a su elevada potencia y lo bien que responde el cambio automático, es eficaz y progresivo, ofreciendo un confort de marcha digno del mejor exponente de la marca.

Para la segunda jornada, nos quedaba por probar la versión equipada con el motor de gasolina de 340 CV de potencia, en un recorrido repleto de curvas y con buen firme, por la sierra norte de Sevilla. Lo cierto, es que no detectamos grandes diferencias entre este motor más potente y el diésel, ya que ambos son muy silenciosos. Lo más sorprendente es que este nuevo A8 afronta las zonas muy viradas con la agilidad propia de sus hermanos menores, ya que la suspensión activa y todas las ayudas a la conducción, actúan de modo ejemplar, lo que evita cualquier tipo de balanceo de la carrocería.

Casi autónomo

Audi anuncia una conducción autónoma de nivel 3 -sobre los cinco posibles- en el Audi A8, pero lo cierto se que aún no incorpora el cambio autónomo de carril, que ya ofrecen Mercedes o Tesla, por lo que tendremos que esperar algunos años para que el coche conduzca por nosotros.

Por último, nos permitimos la licencia de ocupar una plaza de pasajero trasero, en la que disfrutamos de los masaje de su asiento, y del sumo confort que disfrutarán sus ocupantes.

Con unas tarifas competitivas, más que un éxito de ventas el A8 es el escaparate tecnológico de una de las mejores marcas del mundo.

Conclusión

Totalmente nuevo, hiper-confortable y repleto de tecnología, el A8 es una de las mejores berlinas del mundo. Sólo la ausencia inicial de una versión 'eco' empaña un resultado de matrícula de honor para un automóvil sobresaliente en todos los ámbitos.

Fotos

Vídeos