Un viajero de primera división

Un viajero de primera división
#CrossoverLifeStyle

El 5008 se convierte en un SUV en el que se viaja en primera clase, con mecánica excelente, buen confort y amplísimo equipamiento

A. ADALID

Peugeot posiciona al 5008 como un SUV, y lo es, pero es uno de los coches que más aprovecha el concepto crossover, ya que su bastidor es similar al de un monovolumen, pero al que se añaden las ventajas de una mayor altura al suelo para pasar por terrenos difíciles, la opción de un sistema de control de tracción inteligente y un diseño claramente SUV. Más que de sobra para, a pesar de no tener versiones 4x4, ser un SUV de los más atractivos del sector, pero con muchas ventajas para un uso muy familiar.

Atractivo Confort

El origen de su bastidor, diseñado para un amplio conjunto de coches, de monovolúmenes a compactos, SUVs o furgones, permite que el espacio interior sea impresionante. Por ejemplo, las plazas traseras no sólo son enormes, sino que acomodarse en ellas es facilísimo y, aún mejor, acomodar a los niños es cosa sencilla. La gran puerta y su ángulo de apertura permiten que ‘atar’ a un bebé o a un niño de corta edad en su silla sea mucho más cómodo que en otros SUV. Las ventanillas tienen, en esta versión, cortinillas laterales para evitar el sol en estas plazas, un detalle que se agradece en largos viajes. Además, las mesitas tipo avión permiten que dos de los pasajeros traseros puedan disfrutar de su propia ‘tablet’ o reproductor DVD.

En cuanto al pasajero central, está mejor tratado que en cualquier otro SUV. Al no haber versiones de tracción total, el 5008 tiene el suelo central plano, así que no hay problemas para poner los pies de forma cómoda. Si además contamos con un asiento individual y corredero, el panorama mejora. Si somos de los que hacemos un montón de kilómetros ‘del tirón’ y llevamos tres niños detrás, este es de los mejores coches del mercado para este cometido.

Este modelo es muy acertado para las familias numerosas, logrando siete plazas con buen confort

Las dos plazas traseras extra están muy bien resueltas. Se despliegan y pliegan con gran facilidad desde su hueco en el maletero, de modo que cualquier usuario podrá hacer la operación sin mayores complicaciones. Se despliegan de una en una, así que podemos ir con seis pasajeros. Su acceso, si bien no es sencillo, tampoco es complejo gracias a las grandes puertas de las que disfruta este modelo. Viajar con siete pasajeros no será la nota habitual, pero se pueden realizar incluso trayectos medianos.

Disfrutando del desnivel

Esta semana hemos pisado tierras de Teruel. El camino desde Valencia es exigente,con una buena autovía, pero con las pendientes que suponen subir desde el nivel del mar de Valencia hasta los más de 1.000 metros en los que se ubica la capital mudéjar. Los puertos del camino los resuelve este Peugeot con nota. A media carga y con varias maletas, los 120 CV del motor 1.6 diesel parecen multiplicarse para no perder el ritmo. El cambio automático ayuda, y en algunos repechos inserta la quinta de sus seis marchas para no perder velocidad.

Sería innecesario, porque si fuera manual perderíamos algo de fuerza en los repechos para ganar luego velocidad en las bajadas, pero lo cierto es que en quinta sube de maravilla. El motor es muy silencioso en largos viajes. Apenas se oye, lo que redunda en un confort interior todavía mayor. Este acabado GT Line cuenta con un modo ‘sport’ que se activa con una tecla tras el cambio de marchas. Con este modo, los cambios se hacen a mayores revoluciones, pero, por ejemplo, donde antes insertaba quinta ahora introduce la cuarta velocidad y, francamente, no lo vemos muy deportivo y sí un poco inconfortable, por lo que mejor dejarlo para zonas de curvas donde la retención de una marcha es bienvenida. El acabado GT Line conlleva unos enormes asientos delanteros muy cómodos. Los paneles de las puertas son cóncavos, de modo que se gana espacio para los ocupantes, ya muy abundante, y el relax abordo permite echarse una siesta en el asiento del pasajero casi a pierna suelta.

Listo para los retos

Volver un domingo de fin de semana significa atasco seguro. El 5008 hace de las suyas y se convierte en un buen coche para desenvolverse en circunstancias de tráfico complicado. Amplios retrovisores, buena visibilidad, un sistema de seguridad siempre alerta con mensajes como ‘vehículo muy cerca delante’ o, directamente ‘frene’ nos avisan sobre la distancia que tenemos que mantener con los coches de delante. El sistema de mantenimiento de carril mueve el volante de forma poco intrusiva, y el cuadro de mandos se ve a la perfección por encima del volante, algo que no ocurre del mismo modo en otros modelos de la marca que lo equipan.

Con un consumo final en un viaje como este de unos 6,6 litros, un precio competitivo –33.500 euros para un 7 plazas full equipe es una gran tarifa–, una calidad percibida muy alta y un espacio de récord, el 5008 nos parece una opción perfecta para los que buscan un SUV amplio, familiar y con opción de siete plazas, y también razonable para los que quieren un 3008, pero no desean esperar tanto como supone el SUV mediano de Peugeot, ya que el 5008 no tiene los retrasos en la producción de su hermano.

Con una gama a la venta desde 25.000 euros, nos parece una de las mejores opciones del sector, y el mejor de su gama si lo que más valoramos es el espacio y el confort para la familia, siempre con estilo y bajo consumo.

Fotos

Vídeos