Superviviente fuera del asfalto

El nuevo Compass recibe en el diseño una clara herencia del Grand Cherokee.
El nuevo Compass recibe en el diseño una clara herencia del Grand Cherokee.
Prueba | Jeep Compass

El nuevo Compass hereda una silueta inspirada en el Jeep Grand Cherokee y combina con maestría un uso familiar con cualidades todo terreno

CARLOS PANADERO

El fabricante americano Jeep ya tiene entre sus filas la segunda generación del Compass, un SUV compacto que se sitúa a medio camino entre el Renegade y el más amplio Cherokee, pero con un diseño claramente emparentado con el Grand Cherokee. Con un precio de lanzamiento de 25.500 euros, el nuevo Compass está destinado a convertirse en el modelo más vendido de la marca, superando al Renegade, actual éxito de la marca.

Estilo inconfundible

A primera vista es evidente que el nuevo Jeep Compass hereda alguno de los rasgos del Grand Cherokee, todo un acierto por parte de la marca. Ahí están los pasos de rueda con forma poligonal o la parrilla con siete barras verticales para recordarnos que estamos delante de un Jeep, aunque su imagen se actualiza con faros LED, un portón trasero con apertura remota y una línea cromada en el techo.

En el interior, encontramos materiales de mayor calidad, muchos de ellos son plásticos blandos que conjugan a la perfección con el moderno diseño de la botonería. Pero la guinda del pastel, la pone la pantalla de 7 pulgadas del cuadro de instrumentos y la táctil de hasta 8,4 pulgadas del sistema multimedia. Gracias a ellas, se controla todos los parámetros del Compass de una forma muy intuitiva. Mención especial para los asientos y el volante, que ofrecen una sujeción y tamaño casi perfectos.

Además, el equipamiento de seguridad activa se incrementa con sistemas como el aviso de colisión frontal, aviso de salida de carril, detector de coches en el ángulo muerto, aviso de tráfico posterior cuando insertamos la marcha atrás, cámara de visión trasera, asistente de aparcamiento y control de velocidad adaptativo.

Disponible con cuatro acabados diferentes, Sport, Longitude, Limited y Opening Edition, el nuevo Compass ofrece dos opciones de gasolina, un 1.4 turbo con 140 CV, transmisión manual y tracción delantera, y el mismo motor con 170 CV cambio automático de nueve marchas y tracción total. Por su parte, los motores diesel cuentan con tres opciones. El primero un 1.6 de 120 CV con cambio manual y tracción delantera. Una segunda opción 2.0 con 140 CV disponible con cambio manual o automático, y el de 170 CV vinculado al cambio automático y tracción total.

Como novedad, los sistemas 4x4 permanentes 'Jeep Active Drive' y 'Drive Low' se encargan de repartir automáticamente hasta el cien por cien del par hacia cualquier rueda en función de la adherencia del terreno. Ambos sistemas desconectan la tracción al eje trasero siempre que las condiciones lo permitan, para ahorrar combustible.

Aptitudes off-road

Para comprobar las virtudes del nuevo Jeep Compass nos subimos a nuestra unidad de pruebas que utiliza el motor 2.0 diesel de 140 CV de potencia y vinculado al cambio automático y transmisión 4x4, que tiene un precio de 39.600 euros sin descuentos.

Comenzamos el test circulando por la ciudad, y gracias al tamaño del Compass, sólo 4,4 metros de largo, su conducción es muy sencilla. Goza de una visión privilegiada gracias a la postura de conducción, mientras el motor tiene la suavidad suficiente para ofrecer trayectos confortables y sin sobresaltos.

En carretera, el Compass destaca por su eficiencia, aunque a veces se nota su peso de 1.509 kilos. La buena noticia es que tanto la suspensión como la dirección se han adaptado a la perfección a los gustos europeos. Además, la insonorización interior es excelente, por lo que es un coche para devorar kilómetros.

Lo que realmente destaca el nuevo Compass es su capacidad todoterreno. Dependiendo del tipo de tracción, se puede circular por nieve, barro o arena, y gracias a su mayor ángulo de entrada y de salida, ayudado por el control de descenso y el sistema inteligente Active Drive, es capaz de enviar toda la fuerza a una sola rueda para sobrepasar cualquier obstáculo.

Con todo esto, el nuevo Compass se asegura una posición destacada en el segmento SUV y se convierte en una gran alternativa para los que buscan un vehículo que destaca por su aptitudes off-road. Compite tanto con los habituales del sector como con las opciones premium, con la garantía de una marca líder en 4x4 y con coches de destacado uso familiar.

Fotos

Vídeos