Soplo de frescura

El confort es el protagonista en la carretera.
El confort es el protagonista en la carretera.
Presentación | Citroën C3

El nuevo C3 se convierte en un modelo joven, atractivo, diferente y muy confortable, dispuesto a conquistar la ciudad con sus buenas ideas

A. ADALID

Citroën sigue lanzando éxitos, y tras el boom en ventas del peculiar C4 Cactus, ahora le llega el turno a la gama C3, que recibe el mismo proceso de diseño para presentarse con una imagen moderna, joven y atrevida.

Ofertado con carrocería de cinco puertas, el C3 mantiene su chasis, pero crece en tamaño interior y exterior, con un formato que toma algunos matices del sector crossover, ya que presenta protecciones en la carrocería y pasos de rueda y grandes llantas. Cuenta con un buen acceso a las plazas traseras y un maletero bastante amplio para un coche urbano, con 300 litros de capacidad. Un último vistazo al diseño nos descubre luces traseras tipo 3D y una delantera con luces diurnas en formato LED y unos faros principales que parecen antinieblas venidos a más. Original y atractivo.

Su diseño es fresco y diferente, poco deportivo y con detalles 'crossover'

Muy personalizable

Las combinaciones de colores son muchas, con techo, espejos y detalles en antinieblas o protecciones en distinto tono con respecto al resto del coche que hacen que el C3 destaque entre el tráfico. A nuestra redacción, en cambio, llega en versión azul y blanca de gran atractivo.

Por dentro el formato es algo más convencional que, por ejemplo, su 'hermano' el C4 Cactus. El C3 sí tiene relojes tras el volante, este es de tamaño grande y achatado en su parte baja y los controles son 'los de toda la vida', incluyendo una palanca de cambios de recorrido muy largo, único 'pero' a una conducción excelente.

A lo que no renuncia el C3 es a una pantalla central multimedia grande y accesible, que incluye el control del climatizador. La calidad general sigue en aumento en Citroën, y aunque todavía hay muchos plásticos duros, como corresponde a un modelo con precios muy competitivos, la botonería general es excelente en tacto y diseño.

Nos ponemos en marcha, y aunque tenemos un buen rato de autovía por delante -los 370 kilómetros de Madrid a Valencia- el C3 no se amilana, y su motor de tres cilindros, con turbo y con 110 CV de potencia muestra simpatía por los grandes viajes, con bajo ruido, buena respuesta y un consumo reducido. No nos extraña que en este sector cada vez más clientes elijan los motores de gasolina en lugar del diesel, ya que, con consumos por debajo de los seis litros y un andar exento de vibraciones, el motor 1.2 turbo PureTech de Citroën es muy agradable. No hemos probado una de sus grandes innovaciones: la ConnectedCAM, una cámara desde el interior del retrovisor que graba lo que sucede fuera, y lamentamos no haberla configurado, porque en el camino un incidente con un camión provocaba un tremendo atasco en el lado contrario de la autovía, una exclusiva que bien habría servido a nuestros compañeros de la sección de noticias, así que siempre es un equipamiento interesante.

Muy ágil en ciudad

Ya en Valencia nos quedan muchos trayectos urbanos e interurbanos antes de devolver el coche. Facilidad de uso, con una dirección muy suave, aunque un volante algo grande, una cámara trasera muy nítida para aparcar mejor, y equipamiento útil para el día a día conforman un modelo muy atractivo, que se aparta de la tendencia premium del mercado para ofrecer un coche simpático, fácil de conducir, bien equipado y con tarifas económicas. Entre sus pegas, un acceso a las plazas traseras menos cómodo que en el anterior C3.

Este C3 con acabado Shine y el motor tope de gama se vende por 17.500 euros, pero los precios de lanzamiento son bastante más atractivos, desde 9.950 euros.

El C3 tiene un diseño de inspiración crossover, amplio espacio, buenos motores y un equipamiento al día. Con un buen precio, se convierte en el coche perfecto para el día a día urbano y viajes ocasionales.

Fotos

Vídeos