Sencillez para el día a día

Nuevos LED delanteros, faros, llantas y colores actualizan la imagen.
Prueba | Citroën C-Elysée

La berlina compacta de Citroën sorprende con un precio de menos de diez mil euros que incluye espacio, confort y maletero para toda la familia

ALEX ADALID

La llegada de una marca de coches de bajo coste ha revolucionado el concepto de movilidad, ya que por un precio ajustado se puede comprar ahora un coche más grande de lo habitual. Este es el caso de Citroën, que respondió al éxito de esa nueva marca con un coche sencillo, pero de gran éxito, ya que su tecnología está muy cerca de la del resto de la gama de la marca.

El Elysée es una berlina con un precio de algo más de diez mil euros y que se produce en la planta de Vigo, en Galicia, junto al tecnológico C4 Picasso y a los comerciales Berlingo. Esto conlleva una calidad de montaje similar a la del resto de los modelos de la marca, aunque el diseño no sea el mismo.

Ofrece mucho espacio y buena calidad con un precio de algo más de 11.000 euros

Mecánica contrastada

El Elysée aprovecha el chasis del Citroën C3 para, aumentando su longitud, convertirse en un sedán con bastante espacio interior y un gran maletero. El coche tiene porte, y también tiene buena altura al suelo, algo que se valora mucho en los países que no tienen una red de carreteras como la nuestra. En España esta altura viene muy bien para adentrarse por caminos de monte. El modelo ha recibido retoques de cara a la temporada 2017 que se plasman en un frontal con luces led y faros con un diseño mejorado, nuevas llantas y colores y unos pilotos con efecto 3D.

Por dentro también hay cambios, como la aparición de una pantalla táctil que permite conexión Apple Car Play y cuenta con cámara de visión trasera. El interior es amplio, pero muy básico para lo habitual en un coche moderno. Los mandos, como los de retrovisores o elevalunas, no están en las puertas, sino en la consola central y su diseño no está a la última, así que su uso no es tan satisfactorio como en otros modelos.

Bien equipado

En la parte positiva cuenta con climatizador y dos mandos adicionales tras el volante para manejar la radio y el control de velocidad.

Nos ponemos en marcha y el motor 1.2 litros de tres cilindros y 82 CV 'PureTech' muestra la mejor de sus voluntades. Es un coche para andar relajados, y aunque podemos pisarle a fondo para extraer su potencial, las prestaciones no son su fuerte. Sí lo es el consumo, entre 6 y 6,5 litros a ritmo habitual y unos 8 exigiendo mucho al motor en recorridos interurbanos.

Dos gasolina, un Diesel y un motor GLP con etiqueta ECO componen la gama

Al volante es fácil de llevar, rebota un poco por sus suspensiones más bien rígidas y no es un prodigio de precisión, pero permite cargar el maletero con más de 500 litros y llevar cuatro pasajeros o hasta cinco si algunos son niños sin mayores pegas.

Robusto y honesto

Tras varios días a sus mandos, lo aparcamos por última vez antes de devolverlo a Citroën. El Elysée no es un modelo con lo último en tecnología, pero permite estrenar un coche amplio, de correcto equipamiento y muy buena presencia por muy poco dinero, con la fiabilidad y garantía de un coche recién salido de una fábrica española y con una mecánica moderna y eficiente. De hecho nuestra unidad 'tope de gama' sale por unos 12.000 euros.

Por tanto, si buscamos espacio y no queremos gastar mucho, el Elysée es una buena opción frente a los coches que ofrece el mercado de ocasión. Además de este motor gasolina, hay otro 1.6 más potente con 115 CV que se puede equipar con cambio automático y también con gas GLP como combustible. La versión diesel de 100 CV resulta recomendable sólo si hacemos muchos kilómetros al año.

Conclusión

El C-Elysée llega para captar a los clientes que buscan un coche nuevo, sin complicaciones, con espacio para todo tipo de usos y económico, pero que no lo parezca por su diseño. Fabricado en España, el Elysée cumple a la perfección con este cometido. Cuenta con una buena calidad de fabricación, un equipamiento correcto y marcha bien en carretera, aunque podría ser más preciso.

Fotos

Vídeos