Un regalo para el verano

El perfil sin capota destaca por su sencillez, y mide sólo 4,4 metros.
Prueba | Audi A3 Cabrio

Si estamos pensando en comprar un descapotable, el A3 se ha convertido en uno de los más atractivos y asequibles entre los premium

A. ADALID

Los descapotables son para el verano, o al menos eso dicen las listas de ventas, ya que es en estos días es cuando sube su demanda tanto en las casas de alquiler de coches como en los concesionarios. Lo mejor es que, con la tecnología de hoy en día, un cabrio se disfruta todo el año y apenas tiene pegas con respecto a las versiones coupé. Y tanto mejor, ya que son la primavera y el otoño las estaciones más propicias, aunque, claro está, no hay nada como disfrutar de un cabrio en una fresca tarde de verano.

Un cabrio perfecto

Para ello existen coches como el Audi A3 descapotable. El modelo se ha convertido en uno de los premium de este tipo más accesibles, y aunque Smart, Mini, Fiat 500 o DS3 también presumen de versión Cabrio, ninguno tiene el espacio y la utilidad de este bonito Audi, mucho más apto para un uso polivalente.

La silueta sorprende, porque al A3 de tres puertas habitual se le ha sumado el maletero de la versión sedán, de modo que la carrocería, con la capota puesta, es como de un coupé de gama media. El diseño gusta, y tiene detalles muy modernos, como los leds tanto delante como detrás o los intermitentes dinámicos. Esta versión S-Line todavía es más atractiva. Diferentes paragolpes, llantas, taloneras, salidas de escape... el estilo sport le sienta especialmente bien, tanto por fuera como por dentro.

En el interior un par de muy buenos asientos S-Line se suman a un equipamiento en el que el cuero aparece tanto en las butacas como en el pomo del cambio o el volante, todo ello de altísima calidad. Sentados destaca el espacio, y es que si bien delante no suele haber problemas, en la trasera este es uno de los cabrio 'básicos' más amplios. Eso sí, dos pasajeros irán algo justos si vamos cerrados y terminarán quejándose por el viento si vamos descapotados, así que más vale olvidar los viajes a cuatro o con niños a pleno sol. Los descapotables se disfrutan mejor solos o en pareja, y para ello Audi ofrece un práctico cortavientos.

Agradable mecánica

Esta versión equipa el eficaz motor 1.4 turbo de 150 CV unido a un cambio automático de siete marchas. El motor responde con vivacidad, y si bien no es un cañón en prestaciones, baja de los 9 segundos de 0 a 100. El chasis no es tan rígido como el de un A5, y notamos algún crujido propio de un coche que no está pensado para ir 'a fuego', sino para paseos con ritmo. Es la única pega, lo demás nos encanta, en especial un interior que es incluso demasiado bueno, y que tiene una pantalla retráctil que seguro que se perderá en futuros modelos en favor de una fija más económica en su montaje.

Conducirlo es un placer, tanto que es difícil no desviar la vista hacia la lista de precios. Este modelo, ya con cambio automático, sale por unos 38.000 euros, y con 2.500 llega el pack S-Line Edition.

Si nos parece algo alto, la propia red Audi tiene unidades de ocasión 'Selection Plus' garantizadas desde unos 25.000 euros muy tentadores, sobre todo para un coche que se puede utilizar perfectamente durante todo el año.

Si queremos empezar a disfrutar de un cabrio, este sorprendente Audi nos dejará con una sonrisa que durará más que nuestro bronceado.

Conclusión

El nuevo A3 Cabrio tiene un aspecto y tecnología que lo acercan al Audi A5 descapotable, todo un halago para este descapotable compacto de alta calidad y grandes cualidades, con un precio atractivo.

Fotos

Vídeos