Polivalencia con carácter urbano

Por primera vez el Fiesta contará con versiones Vignale y un 'Active' tipo crossover.
Por primera vez el Fiesta contará con versiones Vignale y un 'Active' tipo crossover.
Presentación | Ford Fiesta

Ford presenta la edición más ambiciosa de su reconocido Fiesta, asegurando más confort y mayor atractivo para un modelo cargado de tecnología

MARIO ESCAT

La marca del óvalo elegía Valladolid y su precioso entorno de la Ribera del Duero para la presentación internacional de su nuevo Ford Fiesta, que nació hace ya más de 40 años en la planta de Almussafes y que llega para sustituir al modelo actual, que nació con pasaporte valenciano pero que desde 2013 se fabrica en exclusiva en Alemania.

Con idéntica plataforma que la anterior versión, y por tanto versiones de 3 y 5 puertas, el Ford Fiesta 2017 crece 7 centímetros de longitud, llegando a las 4,04 metros, gracias a los cuales los ocupantes de los asientos traseros podrán disfrutar de más de espacio. La inclusión de acero especial en su fabricación aseguran un modelo con mayor ligereza y mejores prestaciones, mejorando la precisión, el confort y el agarre en un modelo que ya era líder en dinamismo al volante.

Tradición Fiesta

Estéticamente, conserva las líneas básicas de su antecesor, pero tiene una carrocería más afinada, un diseño de los laterales nuevo, con pasos de rueda musculosos y una zaga modificada, incluyendo por primera vez pilotos traseros horizontales. También, ofrece mayores posibilidades de personalización y un interior completamente renovado, más ergonómico y confortable. Hay muchos menos botones en la consola central, y pasan a reubicarse estos mandos en la pantalla táctil de ocho pulgadas. Según versión, esta pantalla puede sustituirse por una táctil de 6.5 pulgadas o una pantalla de 4.2 pulgadas, combinadas con el nuevo sistema 'MyFord Dock', que permite a los usuarios almacenar y cargar dispositivos móviles.

El portón trasero de la nueva generación del Fiesta es más ancho. Se ha mejorado el espacio de almacenaje para efectos personales con una guantera un 20 por ciento más grande y mayor número de huecos portaobjetos.

Más tecnología

En cuanto a seguridad hay un gran salto, ya que los sensores del Fiesta monitorizan 360 grados alrededor del vehículo y hasta 130 metros por delante, y pueden detectar peatones que estén cerca de la carretera o que puedan cruzarse en el camino y hasta frenar de forma automática si es necesario.

Además, aparcar el Fiesta nunca ha sido más sencillo. Los sensores pueden localizar plazas de estacionamiento adecuadas y el Fiesta puede realizar las maniobras del volante mientras el conductor se encarga de operar el freno y el acelerador. Las novedades se extienden hasta los sistemas multimedia, que permiten controlar el audio, la navegación y los smartphones utilizando comandos de voz sencillos que el Fiesta entiende con facilidad.

Para los amantes de la música, el modelo ofrece el sistema de sonido 'B&O Play' con diez altavoces, incluido un subwoofer en la parte trasera del coche y un amplificador de 675 vatios.

Una gama completa

Los usuarios pueden elegir entre cuatro diferentes versiones: una Vignale de gama alta, una deportiva ST-Line, la elegante Titanium y el básico Trend. Cada variante del nuevo Fiesta, incluidos los modelos Fiesta Active, inspirado en el segmento SUV y Fiesta ST, que saldrán al mercado el próximo año, ofrece una personalidad y aspecto únicos, dando a este urbano más polivalencia que nunca. Por su parte, el atractivo ST-Line cuenta con un acabado exterior deportivo que incluye diseños exclusivos de llantas, rejillas, nuevos paragolpes y de faldones laterales. El interior cuenta con asientos deportivos, pedales de aleación y suspensión deportiva.

El nuevo Fiesta llega con dos propulsores de gasolina: el 1.0 litros EcoBoost, de 100, 125 y 140 CV y caja de cambios de 6 velocidades, y un 1.1 litros, de 70 u 85 CV con 5 marchas. También, se podrá optar por las versiones diésel, que monta el motor 1.5 TDCi, de 82 y 120 CV de potencia. Opcionalmente, habrá una versión automática de doble embrague y 6 velocidades, con el motor 1.0 de 100 CV.

Para nuestra primera toma de contacto en un recorrido por las viradas carreteras vallisoletanas elegimos en primer lugar el Fiesta dotado del diésel de 120 CV. La primera impresión al sentarnos al volante, es la de estar ante un más que renovado Fiesta, tanto por las buenas regulaciones del volante y el asiento, como por la de encontrarnos ante un salpicadero más manejable. Este motor, ya conocido, tiene unos buenos bajos y sube de revoluciones con soltura. Tanto la dirección, muy precisa, como la suspensión, más absorbente, convierten al Fiesta en un coche muy manejable y de excelentes prestaciones.

Posteriormente probamos el nuevo Vignale con motor de gasolina de 100 CV, que añade un aspecto más lujoso a este compacto. En el habitáculo, dotado de techo panorámico, destaca este acabado con una tapicería más trabajada y detalles que dan mayor sensación de lujo. Con este motor, menos ruidoso que el diésel, el Fiesta se maneja de forma muy suave, con un alto nivel de confort. La dirección con sus llantas específicas de 18 pulgadas y neumáticos de mayor tamaño, se hace algo más imprecisa, pero sigue siendo un coche estable y sencillo de conducir.

Los precios de partida, sin promociones, comienzan en los 12.645 euros y llegan hasta los 21.995 euros, que convierten al Fiesta en una sólida opción como urbano polivalente, especialmente atractivo en las versiones ST-Line y Vignale, a la espera de los nuevos Active y ST.

Fotos

Vídeos