Opel Insignia GSi, poder germano

Opel Insignia GSi, poder germano

Se presenta en el Salón de Ginebra aunque no se empieza a vender hasta diciembre

Es la versión deportiva de la gama. Unas siglas, GSi, que recuerdan a modelos anteriores y que son sinónimo de mayores prestaciones y disfrutar al máximo en todo tipo de carreteras. Con tracción a las cuatro ruedas y cambio automático de ocho relaciones, este Insignia se comercializará en diciembre, tanto en carrocería sedán como familiar (Sports Tourer) desde un precio de 45.500 euros.

Característica de la generación actual del Insignia es la combinación de una carrocería con un bajo centro de gravedad y una imagen exterior especial junto a una elevada potencia del motor de dos litros turbo. Con adornos cromados en la parte delantera y un eficiente alerón trasero para la carga aerodinámica, la imagen del Insignia GSi es más llamativa. Los asientos deportivos tapizados en piel, desarrollados para este modelo, el volante deportivo de cuero y los pedales de aluminio añaden un toque especial en el habitáculo.

Nuevo chasis

La puesta a punto final del Insignia GSi se realizó en el legendario circuito de Nürburgring. Los ingenieros han desarrollado un chasis completamente nuevo. La suspensión reduce la altura de la carrocería al suelo, con muelles más cortos y los amortiguadores deportivos hacen que el balanceo de la carrocería en las curvas sea una mínima expresión. Los frenos son firmados por Brembo, con pinzas de cuatro pistones (discos de 345 milímetros) y la dirección es más directa.

El coche va a equipar de serie el chasis electromecánico FlexRide, que adapta los amortiguadores y la dirección en fracciones de un segundo. El conductor puede elegir entre los modos Standard, Tour y Sport, y en función del modo seleccionado, se modifica la dirección, la respuesta del acelerador y las relaciones de cambio de la caja automática. Exclusivo del GSi es el modo Competición, que se activa a través del botón del ESP; una doble pulsación permite desconectar el control de tracción.

La estabilidad es otro de los apartados destacados de esta versión. Con el chasis deportivo, la tracción integral con reparto vectorial del par, los neumáticos Michelin Pilot Sport 4S y las llantas de 20 pulgadas, los niveles de agarre en curva son de primer nivel. En el interior, los nuevos asientos deportivos con un respaldo alto y reposacabezas integrado, incorporan regulación eléctrica, ventilación, calefacción, función de masaje y apoyos laterales regulables; se puede elegir entre cuero negro o brandi, con un discreto logotipo de GSi en el respaldo.

La gama de motores se reduce a un gasolina y un diésel con la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades y el programa de relaciones específico para el propulsor de gasolina. En ambos casos, es un dos litros de 260 caballos con 400 Nm de par en el gasolina y de 210 CV el de gasóleo con un consumo combinado a partir de 7,0 l/100 km.

Al igual que sus homólogos de serie, el Insignia GSi ofrece un maletero con volumen de carga de 560 litros, ampliable a 1.665 litros y la opción de asientos traseros con respaldos plegables en secciones 40/20/40, que permiten una configuración más flexible del espacio de carga. El portón trasero se puede abrir y cerrar con un pequeño movimiento con el pie bajo el parachoques trasero.

Como ya es norma en los nuevos modelos de la marca, el GSi lleva tecnologías punteras que van desde el innovador sistema de iluminación matricial IntelliLux, alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada automática de emergencia. Otros dispositivos son el sistema multimedia IntelliLink y la conectividad OnStar.

Fotos

Vídeos