Mercedes-AMG GT S Roadster

Mercedes-AMG GT S Roadster

Espectacular versión descapotable con 522 caballos y una aceleración de cero a cien de 3,8 segundos

Mercedes-AMG amplía su gama de vehículos deportivos con el nuevo GT S Roadster, otra espectacular variante para el conductor más exigente que quiere lo «máximo» en un descapotable. Con este nuevo modelo, la familia AMG GT se compone de 12 turismos: cuatro cupés de dos puertas, tres roadsters, dos vehículos de competición para clientes privados y tres cupés de cuatro puertas.

El nuevo S, con 522 CV, representa la versión intermedia de la gama AMG GT Roadster, entre medias del primer modelo, que dispone de 476 caballos y el más potente C de 557; los tres con el mismo motor 4.0 V8 biturbo. Otros órganos mecánicos del AMG GT S Roadster son el chasis de aluminio, cambio de doble embrague de siete velocidades, bloqueo del diferencial trasero y una suspensión deportiva de dobles triángulos realizada en materiales ligeros.

Aparte de la potencia, el par máximo alcanza un valor de 670 Nm, disponible desde 1.900 vueltas hasta 5.000 rpm. La aceleración de 0 a 100 km/h es de 3,8 segundos y la velocidad punta llega a los 308 km/h. Los turbos se ubican en el interior de la V, entre las dos bancadas del V8.

Como en sus hermanos de gama, la transmisión se realiza mediante un cambio deportivo automático de tipo doble embrague de siete relaciones, dispuesta en el eje trasero. Esta ubicación favorece un reparto de pesos ideal para una conducción deportiva con un 47 % delante y un 53% detrás. También incorpora un diferencial trasero controlado electrónicamente, que mejora la tracción de las ruedas motrices por lo que aumenta la velocidad de paso por curva.

Para el sistema de frenado se recurre de serie a discos de material muy ligero. En el eje delantero se monta una medida 390 milímetros de diámetro, con pinzas de seis émbolos (pintadas en rojo con el logo AMG) y 360 mm y pinzas con un émbolo en el trasero. En opción, se ofrece frenos cerámicos con discos de mayor tamaño; un sistema más eficaz con distancias de frenado muy cortas, una precisa presión de frenado y una sobresaliente resistencia al uso continuado incluso bajo condiciones extremas de conducción.

El AMG GT S Roadster equipa de serie el sistema de amortiguación adaptativa. Un dispositivo que regula la suspensión de cada rueda, según el estado del piso, el estilo de conducción y el modo de suspensión seleccionado. Además, el conductor puede seleccionar desde un mando modos de conducción con distintos parámetros de configuración, como la respuesta del motor, las relaciones del cambio, la dureza de la suspensión, dirección, control de estabilidad y el ruido del escape.

Fotos

Vídeos