Un crossover muy en forma

#CrossoverLifeStyle #CrossoverLifeStyle

Tras dos años en el mercado, el Sportage disfruta de un gran éxito con una suma muy completa de imagen, calidad y precio

A. ADALID
Lunes, 11 septiembre 2017, 11:08

El Kia Sportage se ha convertido en uno de los modelos que mejor reflejan la fiebre por los SUV que vive el mercado del automóvil español y también europeo. ES el Kia más venido en Europa, y en España se venden más de 15.000 unidades al año de un modelo lleno de cualidades.

Para someterlo a pruebas más largas, rutas y viajes, Kia nos ha cedido una elegante unidad en color negro de la versión 2.0 CRDi GT Line de 136 CV. Tiene tracción delantera y caja de cambios manual, la configuración más vendida en nuestro mercado. Para los que hace tiempo que no se suben en un Kia e incluso los que provienen de marcas premium, donde todo el equipamiento tiene un precio, la sorpresa es mayúscula. Portón trasero eléctrico, espejos que se despliegan cuando nos acercamos al coche, entrada y arranque sin sacar la llave del bolsillo, asientos de cuero ventilados y calefactables… la lista es larga, con extras como el techo panorámico incorporado de serie. De hecho solo hay una opción, el pack premium que, por 2.700 euros, reúne elementos de seguridad y confort, como asientos eléctrico o volante calefactable. El resultado es que, por poco más de 33.000 euros tenemos un coche ‘con todo’, y eso tiene cada vez más valor en el día a día.

Mucha seguridad

En cuanto a ayudas a la conducción, el Sportage ofrece el aviso de tráfico cruzado trasero combinado con la cámara de marcha atrás, que además tiene una excelente pantalla, aviso de coches en el ángulo muerto, asistente de salida de carril y frenado automático de emergencia con preaviso. Con todos estos parámetros nos ponemos en marcha en nuestro habitual Madrid-Valencia por autovía. Destaca, sobre todo, el refinamiento de marcha y la calidad de todos los componentes. Kia se ha puesto el listón muy alto, y es imposible encontrar detalles que sean mejorables en el coche. Tiene conexiones para recargar todo tipo de accesorios, huecos para vaciar bolsillos, las bolsas de las puertas son grandes, los relojes se ven perfectamente e incluso el navegador es muy preciso. Quizá un detalle, habitual en los coches con asientos ventilados, es que hacen un poco de ruido.

En la parte trasera se viaja con gran confort. Los asientos se pueden inclinar un poco más de lo habitual y, si solo viajan dos pasajeros, pueden extender el reposabrazos central. No tiene, en cambio, ni cortinillas en las ventanillas ni bandeja tipo avión, detalles de monovolumen que ya van llegando a los SUV más familiares.

En cualquier caso, si tenemos que quedarnos con una cualidad del Sportage es su confort de marcha. Es capaz de meterse en autovía y devorar kilómetros con total serenidad y con una calidad de rodadura de la que hasta hace poco sólo disfrutaban marcas de elite. El motor es suave, pero no tan potente como otros modelos de dos litros, y el consumo es algo más alto que en sus competidores más eficientes. Podemos reducirlo comprando el 1.7 CRDI de 116 CV, pero no se ofrece con este acabado GT Line, que incluye llantas de mayor tamaño, paragolpes más deportivos y con unas luces de niebla más atractivas o un interior con detalles ‘sport’ como el volante achatado.

Desde 17.400 euros

Nos esperan ahora varias semanas más de rutas, recorridos y viajes en familia, con amigos y a destinos dispares en los que poner a prueba este SUV y descubrir por qué es uno de los que más gustan en el mercado español. Lo visto hasta ahora nos gusta y, aunque esta versión ronda los 30.000 euros, la gama se estrena en España desde 17.400 euros.

Temas

Kia
Secciones
Servicios