Cambio de rumbo

El Audi Summit contó con un espectacular despliegue audiovisual para presentar la nueva berlina de la marca./
El Audi Summit contó con un espectacular despliegue audiovisual para presentar la nueva berlina de la marca.
Presentación | Audi A8

Audi presenta su nuevo buque insignia, el A8, con conducción autónoma, máxima tecnología y un enfoque futurista y digital

A. ADALID

Las marcas de coches están cambiando a pasos de gigante. El mercado aún no lo pide, pero hay dos tecnologías, la del coche eléctrico y la conducción autónoma, tan avanzadas a nivel de ingeniería y con nuevas empresas en liza, que los fabricantes de coches tradicionales no se quieren quedar atrás.

Este es el caso de Audi, que renunció a una presentación convencional del nuevo Audi A8 para lanzarlo con un evento al estilo 'Keynote' de Apple. Dos mil invitados pasaron por un amplio pabellón de la Fira de Barcelona donde, además del nuevo modelo, se mostraron las versiones clave de su actual gama: SUVs, deportivos y modelos equipados con energías alternativas, como los híbridos e-tron, los de gas g-tron o lo futuros Audi de hidrógeno, los h-tron. El despliegue en imagen, sonido y efectos especiales fue tan exagerado como efectivo, y las palabras del presidente de Audi, Rupert Stadler, calaron en el público: «Audi será una compañía premium de movilidad conectada».

Con el nuevo A8 Audi envía un mensaje a su competencia más tecnológica: «Estamos preparados»

Líder autónomo

El principal protagonista fue el nuevo Audi A8, cuya cualidad más innovadora es su conducción autónoma de Nivel 3, en una escala en la que 0 son los coches convencionales y 5 los que podrán viajar con el conductor como un pasajero más. El A8 puede moverse hasta 60 por hora de forma autónoma, con el conductor dedicándose a otras funciones. El coche acelerará, girará y frenará con el tráfico y, cuando supere esta velocidad, indicará al conductor que tome el volante. De hecho este sistema ya existe bajo el nombre 'Traffic Jam Assist' en el resto de la gama Audi, aunque si soltamos el volante, el sistema avisa al conductor para que tome el volante.

La tecnología necesaria: cámara, radar y sensores, también permite en el Audi A8 la conducción autónoma en alta velocidad, pero Audi prefiere seguir aprendiendo en ese campo, teniendo en cuenta además que las leyes aún no permiten su uso.

Por lo demás estamos ante un modelo relativamente 'convencional'. Tiene un diseño más dinámico, con una enorme calandra, faros tipo Led o láser, y una bonita trasera con pilotos de luces tipo OLED con imágenes en relieve. Entre ambos extremos, aparece una esbelta carrocería de aluminio con algunas piezas de magnesio para mantener un peso reducido. Todos los A8 tienen tracción total quattro, cambio automático y un nuevo sistema eléctrico de alta tensión que permite arranques y paradas más suaves y circular en autovía desconectando el motor en algunos momentos, lo que reduce el consumo en unos 0,7 litros cada 100 kilómetros. Hay más innovaciones técnicas, como la dirección en las ruedas traseras o la suspensión activa que 'lee' la carretera mediante cámaras y ablanda o endurece la suspensión según lo que venga por delante. En motores no hay grandes cambios, con los V6 diesel de 286 CV y gasolina de 340 CV. Le seguirán los V8 gasolina y TDI y culminará la gama con un W12. Hay dos carrocerías, corta y larga, y un interior lleno de lujo y tecnología, con variadas pantallas táctiles y delicatesen como el masaje para los pies del pasajero trasero, entre otras muchas novedades dedicadas al confort a bordo.

El modelo, con una gran carga de diseño y tecnología, se pone a la venta desde 97.000 euros

El A8 llega al mercado en noviembre con precios desde 97.000 euros, y ya se han abierto los pedidos para los clientes que quieran reservar uno de los coches más tecnológicos del mundo. Se encontrarán con una sorprendente berlina preparada para un futuro tecnológico.

Más

Fotos

Vídeos