La Marina vive el mar

El Sessa Key Largo 34 fue uno de los barcos que más interés suscitó./
El Sessa Key Largo 34 fue uno de los barcos que más interés suscitó.
XI SALÓN NÁUTICO DE DÉNIA

El «nuevo» Salón Náutico de Dénia cierra su undécima edición con un rotundo éxito de público y expositores

L. CARBONELL

Coincidiendo con el cierre de la última edición del Salón náutico de Dénia, su presidente, Gabriel Martínez, se expresaba así de rotundo: «Esta edición va a marcar un antes y un después en el Salón». Tras un cambio de formato respecto a ediciones anteriores, este evento ya referente ha registrado cifras récord tanto de expositores como de visitantes.

La undécima edición del Salón organizado por el Puerto Deportivo y Turístico Marina de Dénia será recordada como la del no va más. El evento, que había alcanzado un tope de ocupación bajo su anterior formato, ha sabido reinventarse, -y fruto de una gran labor de la organización- acoger a más del doble de expositores en sus 13.000 metros cuadrados de exposición que en ediciones anteriores.

Un esfuerzo que han reconocido tanto empresas participantes como los propios visitantes, al acudir en masa al Salón Náutico de Dénia aprovechando un largo Puente de mayo -el miércoles también era fiesta en Madrid, una de las zonas que más clientes potenciales aporta al sector náutico de la zona-, una meteorología que ha acompañado tras un duro invierno y un ambicioso programa de actividades «sin ratos muertos, que ha propiciado que el Salón se llene de gente», como destacaba uno de los expositores.

Un sector en auge

Para el director del Salón Náutico de Dénia, la participación de las empresas náuticas instaladas en la zona, es muy importante «ya que son compañías que mueven el mercado náutico de la comarca y este salón es un escaparate, tanto para sus clientes como para nuevos compradores».

En la misma línea se han manifestado una gran cantidad de los expositores, que han destacado la calidad media de los visitantes, con muchos clientes «interesados en comprar o alquilar», una mayor afluencia de gente que en años anteriores, con especial hincapié en la población extranjera que reside en la Marina Alta, y la idoneidad de organizar un evento de estas características en un puerto con tantos amarres y servicios como es Dénia, uno de los destinos turísticos y náuticos más importantes de toda la geografía costera española.

Pero si algo caracteriza a este Salón Náutico de Dénia frente a otros certámenes más convencionales, es que se trata de un evento de diferentes experiencias, con actividades dirigidas a todos los públicos, lo que permite atraer «a mucha gente interesada por la actividad náutica» en cualquiera de sus disciplinas.

Un salón para todos

Al margen de embarcaciones, se han ido incrementando año a año las actividades complementarias con el objetivo de hacer del de Dénia «un Salón muy participativo», como indica Gabriel Martínez. Durante cinco días los visitantes han podido participar gratuitamente en todo tipo de actividades como bautismos en kayak o paddle surf, visitas guiadas a la Reserva Marina del Cabo de San Antonio o simulacros de rescate realizados por Salvamento Marítimo.

Ha sido también un Salón familiar, otra de las claves de su éxito. «Los interesados en el tema náutico vienen con toda la familia», destacaba Edu Lucuriaga, de Maremoto, uno de los patrocinadores del evento. Talleres infantiles, charlas formativas, barcos teledirigidos o la suelta de una tortuga boba recuperada en el ARCA del Mar del Oceanogràfic han sido algunas de las actividades predilectas por los niños. Y es que como insiste año tras año Gabriel Martínez, «nuestra misión es inculcar el amor del mar a los niños, y hemos tenido el puerto lleno de niños». El lema del evento este año, «Nos gusta el mar», es toda una declaración de intenciones.

Fotos

Vídeos