Un Mini híbrido y muy ecológico

El Mini Cooper S Countryman All4 es el primer modelo híbrido enchufable de la marca.
El Mini Cooper S Countryman All4 es el primer modelo híbrido enchufable de la marca.
Presentación | MINI COOPER SE COUNTRYMAN ALL4

El Countryman Cooper suma a su motor turbo otro eléctrico para ofrecer 224 CV de potencia y una autonomía sin gasolina de 42 kilómetros

CARLOS PANADERO

Mini se suma a la tecnología híbrida enchufable con un nuevo miembro para su gama crossover, el Cooper SE Countryman All4, el primer modelo 'plug-in' de la marca, que cuenta con una mecánica gasolina de 136 CV y un motor eléctrico de otros 90 CV para una potencia total de 224 CV. Además el motor eléctrico funciona con una batería recargable que homologa 42 kilómetros de autonomía.

La novedad sale a la venta con un precio de 37.900 euros, y se convierte en uno de los modelos más caros de la gama actual, por debajo del deportivo John Cooper Works.

Con el objetivo de conocerlo a fondo viajamos a Barcelona para conducir un modelo que saca pecho en tecnología y mantiene el carácter deportivo de la saga Cooper S.

El Mini es capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en 6,8 segundos

Un Mini diferente

Con un diseño recientemente renovado, el nuevo Countryman SE se distingue del resto de la gama con elementos externos e internos que delatan que estamos ante la versión híbrida enchufable del crossover de Mini. El frontal mantiene el diseño de la saga, pero incluye una parrilla específica con la insignia 'E' en amarillo. La conexión del cable de carga lateral y entradas de aire son del mismo tono, y el Mini se viste con llantas de 17 pulgadas.

El interior mantiene el diseño del resto de la gama, con pantalla de 6,5 pulgadas y volante deportivo, pero introduce un toque de distinción con molduras personalizadas y un botón de arranque en el color asociado a la versión 'plug-in'. Debajo de las plazas traseras se sitúan las baterías, por lo que la banqueta sube tres centímetros sin comprometer el espacio de los ocupantes. El maletero pierde algo de carga, pero aun así ofrece 405 litros, mucho para lo habitual en un Mini.

Bien pensado

La tecnología híbrida del Countryman utiliza un motor 1.5 gasolina turbo de tres cilindros -el de la versión Cooper- que transmite 136 CV a las ruedas delanteras. Después hay dos motores eléctricos, uno para las ruedas traseras con 88 CV, y otro, junto a la caja de cambios automática, que puede apoyar al motor de gasolina con sus 20 CV o, en retenciones, recargar la batería, que es su cometido principal. El resultado son 224 CV y tracción total.

El Mini se convierte en uno de los modelos con etiqueta 'eco' más atractivos del mercado

Las prestaciones son buenas, y el Mini es capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en 6,8 segundos, con un consumo homologado de 2,1 litros y 49 gramos de emisiones CO2 en los primeros 100 km. siempre que utilicemos con suavidad el coche para alcanzar los 42 km. de autonomía oficial, que serán entre 25 y 30 en uso real. La batería, de 7,6 kilowatios, se carga entre dos o tres horas, aunque su presencia reduce el depósito de gasolina hasta los 36 litros, por lo que la autonomía, cuando vayamos por carretera, será algo más reducida que en un Mini Countryman convencional.

Prueba exigente

Subimos a este novedoso híbrido y notamos que el puesto de conducción es más amplio de lo esperado, con unos asientos de calidad y un interior que destaca por su pantalla táctil opcional de 8,8 pulgadas y una nueva semiesfera en la instrumentación que sustituye al cuentarrevoluciones. Una vez en marcha, el botón eDrive permite seleccionar tres modos de conducción. El primero, denominado 'Auto eDrive', utiliza el modo eléctrico hasta los 80 por hora, a partir de esa velocidad entra en funcionamiento el motor de gasolina. En el modo 'Max eDrive', con cero emisiones el motor eléctrico se mantiene hasta los 125 por hora, y también tiene un modo que guarda la batería eléctrica para su uso, por ejemplo, cuando llegamos a zonas urbanas.

Para el tramo de ciudad escogemos el modo auto 'eDrive' que es la mejor opción para circular con agilidad con el mínimo consumo. Dinámicamente, ofrece el típico tacto de la marca, con un pequeño toque de dureza que resulta agradable al conducir. Transmite aplomo y confianza en el paso por curva, mientras el cambio automático genera un pequeño vacío en marchas cortas que penaliza en zonas muy reviradas, obligando a ir un poco más alto de vueltas. Con todo, Mini ha realizado un buen trabajo con el Countryman SE All4, el primer modelo ecológico de la marca. perfecto para la ciudad y que también dispone de la energía necesaria para disfrutar de la carretera.

Como en todos los híbridos enchufables, el coche es perfecto si realizamos recorridos cortos y recargamos la batería cada noche. Si no, resulta más económico un motor diesel y más divertida la versión de gasolina, ambas algo más económicas que el nuevo híbrido enchufable, aunque el placer de moverse sin gastar gasolina es algo que sólo tiene este Mini.

CONCLUSIÓN

Conducir un coche ecológico y muy atractivo ya es posible con el Mini Countryman. El precio es alto, pero si dejamos de gastar gasolina y sumamos la etiqueta eco, resulta rentable.

Fotos

Vídeos