Un 'millennial' responsable

La trasera es similar a la del modelo anterior, pero con pilotos más 'tecnológicos'./
La trasera es similar a la del modelo anterior, pero con pilotos más 'tecnológicos'.
VOLKSWAGEN POLO 1.0 TSI 115 SPORT AUTO.

El Polo siempre ha sido joven y desenfadado, y esta nueva edición mantiene su carácter, pero con más espacio, diseño, tecnología y madurez

CÉSAR RODRIGO

El Polo siempre ha sido uno de los modelos estrella de la marca alemana que, con esta nueva generación, pretende destacarse dentro del segmento con un coche que no solo crece en tamaño, también en calidad, acabados y equipamiento.

Más espacio

Por fuera mantiene el diseño fresco y juvenil, pero añade un toque tecnológico con muchas aristas, tal y como es tendencia. Se ofrece solo con cinco puertas, lo que mejora el acceso a las plazas traseras, y en esta versión Sport destaca su atrevido color naranja y las llantas de 17 pulgadas. Las ópticas led, delante y detrás, rematan un diseño acertado que sigue la línea de otros modelos de la marca.

El Polo está a la venta desde 11.900 euros con ofertas como las del Polo Sport, desde 275 euros al mes

El interior, con casi siete centímetros más de anchura, resulta mucho más amplio que antes, algo que se nota mucho delante, donde conductor y pasajeros están más separados de lo habitual en un utilitario urbano.

El diseño es muy moderno, con una gran pantalla bien integrada y accesible, botones muy bien ubicados y robustez en las piezas, con un tapizado en napa de tacto lujoso y un volante que no desmerecería en un Golf GTI, por ejemplo. El equipamiento es muy completo e incluye un sistema multimedia compatible con Apple y Android, navegador, pantalla táctil, control de velocidad con radar y una batería de sistemas de seguridad. Atrás también aumenta el espacio y el maletero crece hasta los 351 litros.

Nos ponemos a los mandos de una de las versiones más completas de la gama, el nuevo 1.0 turbo de 115 CV con caja automática y acabado Sport.

En ciudad la dirección es ágil y directa, se aparca con facilidad -cuenta con cámara de visión de trasera- y su cambio automático ayuda a tener una respuesta inmediata del motor en todo momento. A través de su pantalla táctil se pueden seleccionar distintos modos de conducción, que varían la respuesta del motor, y la dureza de la dirección, de modo que podemos alternar según las necesidades entre modo ecológico, confortable, deportivo o personalizado.

Aplomo en carretera

Llega el momento de salir a autovía, donde las velocidades de circulación son mayores y la exigencia del conductor también. En estas carreteras es donde más sorprende. La sensación de aplomo y el confort son propios de un vehículo de un segmento superior y sus 115 CV unidos las siete velocidades de su cambio automático lo hacen muy rápido, pero con un consumo que, incluso yendo deprisa, resulta razonable. Su motor homologa un consumo de 4,8 litros cada cien kilómetros, lo que en la práctica se traduce en algo más de seis litros, dependiendo del tipo de conducción.

En carretera destaca, sobre todo, el aplomo, y podemos cubrir gran cantidad de kilómetros sin cansancio, gracias al escaso rumor del motor, el buen aislamiento y el trabajo de las suspensiones.

La versión de la prueba, que cuenta con cambio automático, acabado 'Sport' y el motor de 115 CV, cuesta algo más de 20.000 euros o, lo que es lo mismo, 275 euros al mes. La gama Polo empieza por 14.750 euros y acaba en el GTI de 200 CV , por lo que hay versiones para todas las necesidades. A estos precios habría que restarle los descuentos promocionales, que dejan la gama actual disponible desde 11.900 euros.

El resultado es que, si dejamos aparte las marcas premium, el Polo es uno de los mejores coches de su clase en todos los aspectos, con dos valores extra: una gran duración y un buen valor de reventa en el futuro, a lo que sumamos una capacidad casi familiar para viajar por carretera.

Con un acertado diseño, motores para todos los gustos y mayor espacio y aplomo, el nuevo Polo lo tiene todo para convertirse en un éxito de ventas. Los precios son cada vez más competitivos.

Fotos

Vídeos