Con lujo y deportividad

Catorce modelos y versiones S componen la gama deportiva de Audi./
Catorce modelos y versiones S componen la gama deportiva de Audi.
Presentación | Audi Gama S

Audi culmina cada uno de sus modelos con versiones de altas prestaciones y carácter sport que brillan por su rendimiento y calidad

ALEX ADALID

Las versiones deportivas de los modelos premium cada vez se venden más, y por eso los departamentos de ingeniería de los fabricantes trabajan, desde el momento del diseño inicial, en estas versiones de alta potencia y rendimiento. Es el caso de Audi que, desde el lanzamiento del primer S2 en 1993, ha ido llevando este acabado deportivo a toda su gama, del urbano A1 al enorme Q7. El resultado son coches que aúnan altas prestaciones, refinamiento y disfrute de la conducción, pero con total seguridad. Todos los Audi S cuentan con motor con sobrealimentado, tracción total Quattro y cambio automático, a excepción del pequeño Audi S1 en cuyo chasis cabía o la tracción quattro o la caja automática, pero no ambas combinadas, de modo que utiliza tracción quattro y cambio manual.

A prueba en circuito

Las prestaciones son muy altas, pero sin perder de vista la seguridad ni el confort de marcha

La propuesta, preparada por Audi España, consiste en recorrer la provincia de Navarra, desde su capital, Pamplona, hasta el circuito de los Arcos, casi en la frontera riojana, para disfrutar allí de los modelos de su gama S. El trayecto en autovía lo hacemos a bordo del nuevo Audi S5. Estrena motor V6 biturbo con 354 CV de potencia -78.060 euros-. El aspecto es atractivo, con cambios en paragolpes y llantas que lo convierten en algo más que un Audi S-Line, pero sin llamar la atención como un RS de 450 CV, que tiene carrocería modificada con grandes pasos de ruedas. En un interior de lujo y con cuadro de mandos digital, es fácil alcanzar altas velocidades con aplomo.

En la pista tenemos la suerte de contar con una tormenta que va y viene al estilo de las largas tardes de Le Mans, de modo que hay zonas donde llueve, pero el asfalto todavía está seco, y otras donde está húmedo pero sin llegar a empaparse, lo que nos permite probar la diversión de la gama S y la seguridad de la tracción Quattro en tandas de tres vueltas por modelo.

Tomamos primero los mandos del S7 Sportback -450 CV, 103.200 euros-. El coupé 'familiar' de Audi es enorme, quizás el coche de este formato con más espacio interior y confort. Destaca por su alta eficacia en aceleración. En curvas se defiende bien, pero hay un balanceo e inclinación propio de sus dos mil kilogramos que hacen que no esté tan a gusto en curva como en recta. Es rápido y muy seguro, aunque no deportivo.

Los reyes de la pista

Pasamos al nuevo S4 -354 CV, 73.590 euros-. Mucho más ligero y con un motor de respuesta más inmediata, la pequeña berlina de Audi, tanto en formato cuatro puertas como familiar, vuela en la pista comparado con su hermano mayor, y al límite reacciona casi como un tracción trasera, aunque sin derrapajes, fruto de un reparto de tracción que prima el eje trasero en conducción deportiva.

'Saltamos' al S3 Sportback -310 CV, 49.200 euros-, un 'caramelo' con motor de cuatro cilindros y suspensión más dura que los dos 'S' que acabamos de probar. Es muy bueno en curvas, fácil de llevar, incluso resulta cómodo y amplio. Al límite se nota que es un chasis nacido para ser de tracción delantera, y eso permite entrar demasiado rápido en algunas curvas sin problemas, ya que con levantar el pie y volvemos a la trazada buena. Es también el más sensible a la pista mojada, donde más se nota el cambio de comportamiento, más fino sobre asfalto seco.

Tomamos después el volante del más deportivo de todos, el TTS -310 CV, 60.850 euros-. Su chasis de acero y aluminio y su pequeña carrocería coupé lo convierten en el más rápido en curva de toda la saga. También tiene la suspensión más dura y el manejo más deportivo, donde frenadas, aceleraciones y apoyos se sienten a la perfección. El circuito navarro es exigente, y con el coupé podemos hacer diabluras con total seguridad. Visto como va este TT, el RS de 400 CV -unos 20.000 euros más- debe ser un 'avión'.

Por último, el A1 y su caja de cambios manual -231 CV, 36.000 euros- son una excelente propuesta para iniciarse en el mundo S, y uno de los coches más divertidos del grupo por su ligereza y lo mucho que implica al conductor en su conducción.

Detalles sport

Todos tienen un detalle mejorable, y es que las levas para cambiar desde el volante son pequeñas y da pereza utilizarlas. Esto es, en gran parte, porque las cajas automáticas en modo 'sport' funcionan de maravilla, pero no deja de ser curioso que modelos más sencillos de otras marcas tengan unas levas excelentes, y una gama tan deportiva como estos Audi, unas pequeñas piezas de plástico. La otra pega es que ninguno de ellos se siente como favorito para un 'track-day' o días de tandas en circuito, donde la tracción total, muy segura, evita las reacciones deportivas que estimulan la adrenalina de los aprendices de piloto. El TTS sí, pero para pista, mejor los Audi RS.

Por carreteras navarras

Nos queda una segunda jornada por los montes de Irati, donde tomamos el volante de los modelos que no estaban en la pista. El nuevo SQ7 -435 CV, 113.000 euros- impresiona con su motor diesel tri-compresor, con un empuje que asombra en un coche de casi 2.2 toneladas de peso. La calidad interior, como en todos sus hermanos, es excepcional, y el comportamiento en carretera, de diez. En cuanto al SQ5 -354 CV, 80.110 euros-, de momento se ofrece con motor gasolina a la espera de la llegada del diesel. Va de maravilla, y se comporta bien en todo momento. Los más solicitados fueron los cabrios S3 y S5. Ambos son fenomenales, y el S3 -310 CV, 59.000 euros- sorprende por, en un tamaño compacto y con un precio relativamente ajustado, ofrecer aspecto y tacto de coche más grande. No tiene la rigidez de carrocería del S5 -354 CV, 87.060 euros-, auténtica estrella si lo que queremos es rodar con lujo, carisma y prestaciones.

La prueba llega a su fin, y Audi ofrece con sus S coches de altas prestaciones que, para muchos, serán su tope de gama, y para otros, un paso intermedio antes de comprar un RS de Audi, una gama no tan amplia y con modelos mucho más radicales. Nosotros entendemos que estos S tienen el equilibrio perfecto entre la calidad, diseño y confort habituales en Audi con un carácter muy deportivo.

Fotos

Vídeos