Listo para la jungla urbana

Imaginación y estilo para una carrocería en dos colores diferente al resto.
Prueba | Kia Stonic Prueba | Kia Stonic

El Stonic llega a la ciudad para convertirse en una referencia en diseño, sin olvidar el espacio, la tecnología ni la eficacia mecánica

ALEX ADALID BERLÍN Lunes, 2 octubre 2017, 17:54

Aunque la gama SUV de Kia es muy amplia, la marca no podía dejar de ampliar su oferta a un nuevo segmento muy pujante: el de los crossovers urbanos. Así que al exitoso Sportage, el gran Sorento, el híbrido Niro y el simpático Soul se suma un nuevo hermano: el urbano Stonic, con un diseño llamado a convertirse en el nuevo icono de la marca.

Con 4,14 metros de largo, el Stonic apuesta por una estética muy atractiva, con un alto frontal en el que destaca su parrilla de color gris y los faros con luces LED, una trasera con pilotos similares a los del Sportage y un lateral con cinco puertas en el que, si elegimos combinaciones en dos colores, el tono de la carrocería sube hasta la trasera del techo, con un original efecto tipo targa.

Por dentro, calidad

El acertado exterior da paso a un habitáculo más sobrio, aunque se puede solicitar en opción con apliques de color naranja. Lo que es de serie es la alta calidad y lo último en tecnología. El salpicadero es el mismo que el del Kia Río, pero el material que lo conforma es más mullido. Destaca la pantalla multimedia, con casi todo lo que se le puede pedir a un coche de hoy en día: es grande, fácil de usar, con cámara de marcha atrás y un completo navegador. Con unos buenos asientos delanteros, la trasera también es apta para dos adultos, que además están bien tratados: agarraderos en la parte superior, una toma USB para cargar cualquier complemento y elevalunas eléctricos aparecen en estas plazas, que no cuentan, en cambio, con el habitual apoyabrazos central.

Bonito diseño, tres motores, tracción delantera y un precio para romper en su sector, 12.900 euros

El maletero tiene 350 litros de capacidad y doble fondo, puede llevar rueda de repuesto pequeña y resulta útil y fácil de cargar.

El Stonic utiliza el mismo chasis y mecánica que el Kia Río, con el que comparte gama de motores. En España presenta tres opciones, un 1.2 gasolina de 85 CV, un 1.0 turbo gasolina de 120 CV y el 1.6 diesel de 116 CV.

Buen empuje mecánico

Iniciamos nuestra prueba con un bonito Stonic de color amarillo, el motor tres cilindros turbo gasolina de 120 CV, totalmente equipado. Con esta combinación el precio es de 17.500 euros, así que el coche debe ofrecernos muchos atributos. Circulamos por las carreteras alemanas con cuatro pasajeros y su equipaje de mano a bordo, unos 350 kilogramos extra que no le hacen perder brío.

El motor empuja con fuerza en todo momento, es muy suave en su uso y tira muy bien del coche. Como estamos en Alemania, llegamos a ver 170 por hora en el marcador, pero como su cometido no es ser el más veloz, bajamos el ritmo para quedarnos en los 130 por hora, con consumos por debajo de los 7 litros cada 100 km. así que el consumo real debe rondar los 6,5 litros, razonable teniendo en cuenta lo bien que anda. Si somos finos con el acelerador, lo podemos reducir más, pero disfrutaremos menos de la conducción.

Probamos también el diesel de 116 CV, que cumple con su cometido, con menores consumos, pero es más ruidoso y sus vibraciones no están tan aisladas como en el caso del gasolina o como sí sucede en el Sportage, así que el confort se resiente. Si vamos a hacer muchos kilómetros mejor el diesel, pero para un uso habitual es mejor optar por el modelo de gasolina de 120 CV. El motor de 85 CV no lo hemos probado, pero en la ficha señala que acelera de 0 a 100 en 13,2 segundos frente a los 10,2 del 120 CV, y se debe notar al volante.

Todos tienen arranque y parada automáticos y detalles como los discos de freno traseros, poco habituales en un coche urbano.

Una gama crecida

La gama se extenderá en 2018 con una versión con cambio automático tanto en gasolina como en diesel, y también con el motor un litro turbo en versión de 100 CV. También llegarán las versiones deportivas GT Line, pero el Stonic no tendrá entre sus opciones la tracción 4x4.

El Stonic se pone a la venta con cuatro acabados -Concept, Drive, Drive plus y Tech, y un precio desde 12.900 euros para las versiones base hasta los 18.600 de los diesel tope de gama. Es una buena tarifa para un modelo que podría ser el más vendido de Kia en España, y es que se suma el acierto de su diseño a la pujanza del sector, destinado a convertirse en 2018 en uno de los sectores con mayor número de novedades.

Conclusión

Kia acierta apostando por un crossover urbano de diseño, pero sin perder de vista el espacio interior, el sentido práctico del coche o sus cinco puertas. Se dirige así al público joven o a los que buscan un segundo coche para la casa de perfil más atractivo, pero con alta calidad y buen precio.

Secciones
Servicios