Un invento atractivo y divertido

Recorridos por ciudad, carretera y campo son propicios para una moto como ésta./
Recorridos por ciudad, carretera y campo son propicios para una moto como ésta.
Prueba | Honda X-Adv

La Honda X-ADV combina la versatilidad en cualquier medio con el confort y la calidad típicamente Honda

CARLOS PANADERO

Durante estas semanas la Honda X-ADV ha sido uno de los protagonistas de nuestra sección 'crossoverlifestyle', y tras diferentes pruebas en ciudad, carretera y pistas, se puede decir que la marca japonesa ha vuelto a revolucionar el mercado. Ha lanzado una moto que marcará el camino del resto de fabricantes durante los próximos años. Con su concepto innovador, la X-ADV atrae a cualquier usuario que busque divertirse a los mandos de una motocicleta, sobre todo si el modelo se presenta con tecnología de vanguardia y un conjunto bien resuelto en cuanto a diseño, manejo y capacidad de carga. Y es que combinando el chasis de la Honda Integra con la parte ciclo de la Honda Africa Twin, la marca ha fabricado una motocicleta polivalente y camaleónica que sirve para todo.

Ciudad y carretera

La X-ADV seduce al usuario gracias a un diseño y acabados pensados para la conducción urbana. Ahí están los faros led, la llave inteligente, el freno de mano o el hueco portaequipajes para hacernos la vida más fácil, pero no hay que olvidar las llantas multirradio, la horquilla delantera, la instrumentación tipo Dakar, el parabrisas regulable o los neumáticos mixtos.

La parte dinámica está muy bien resuelta. En la ciudad, siempre y cuando se ruede con soltura, la X-ADV hace gala de un comportamiento sobresaliente. El motor bicilíndrico de 745 c.c. con 54 CV de potencia es la solución idónea para un esmerado cambio de doble embrague que es tan rápido y eficiente que no se echa de menos el manual.

El conjunto de seguridad con frenos ABS, pinzas radiales o centro de gravedad muy equilibrado consigue una conducción confortable. Además cuenta con un radio de giro bueno para moverla en la urbe, y aunque no es un scooter 125, resulta una buena opción para disfrutar de la rutina diaria.

En carretera, la posición de conducción es perfecta para devorar kilómetros, pero sin duda alguna el cambio DCT se lleva todos los honores. Gracias a este sistema, no tenemos maneta de embrague, y aunque para los puristas de la moto no será lo mismo, el funcionamiento garantiza grandes diversión y más apoyo del freno motor.

Fuera de carretera

Teniendo en cuenta que no es una moto trail pura, la X-ADV consigue su objetivo con nota. Evidentemente tiene limitaciones en el peso, 238 kilos, anchura, longitud de las suspensiones o la imposibilidad de desconectar el ABS, pero con el ritmo que se suele llevar en pistas forestales, el conjunto de llantas, neumáticos, postura y motor, garantiza un uso polivalente.

El X-ADV nos convence. El confort es inmejorable, y su equipamiento tecnológico es tan completo que parece más económica de lo que realmente es. Sin duda, el trabajo realizado por la marca japonesa es excelente, lo que justifica su precio, de algo más de 11.500 euros.

Fotos

Vídeos