La hora de la verdad

El diseño es uno de los puntos fuertes de la gama DS, con un aspecto muy llamativo./
El diseño es uno de los puntos fuertes de la gama DS, con un aspecto muy llamativo.
Presentación | DS7 Crossback

Con el DS7 Crossback, la marca entra en el mercado del lujo con un modelo lleno de tecnología, diseño y espacio desde 31.950 euros

ALEX ADALID BARCELONA

El lanzamiento de un coche tan importante como el DS7 Crossback merece un poco de cronología, porque pocas veces podemos presenciar el nacimiento de una nueva marca de coches, y esta es una de esas ocasiones.

La nueva generación de vehículos DS nace ya como una marca diferente a Citroën, con una exclusiva red de concesionarios y con nuevos modelos de los que el primero es, como no podía ser de otro modo, un SUV, al que seguirán cinco novedades en los próximos cinco años.

Tras conocer el coche y entrevista a su diseñador, Thierry Metroz, en el Salón de Ginebra, y poder subirnos en el con ocasión de las carreras de Fórmula E, teníamos ganas de ponernos al volante y disfrutarlo en carretera.

A la venta entre 31.950 y 44.900 euros, el DS7 ofrece lujo y calidad con tarifas razonables

El DS7 es un SUV de 4,57 metros de largo, que se inserta en el segmento de compactos premium europeo. DS es inteligente, y sabe que, además de diseño y equipamiento, un poco más de espacio no viene mal, y el interior y maletero del DS7 es más amplio que el de sus competidores.

El diseño es diferente a lo convencional, y resulta exclusivo y con un punto de extravagancia. Tiene una gran parrilla delantera con el logo de la marca y unos faros cuyas luces se mueven de forma consecutiva cada vez que nos acercamos al coche a modo de bienvenida. Las líneas generales no son sorprendentes, con un lateral suave que da paso a una zaga de nuevo innovadora, con una fina línea de luz nos descubre unas luces en tres dimensiones realmente innovadoras, con intermitentes secuenciales dinámicos y otros detalles cromados que llaman mucho la atención, como comprobamos en las calles de Barcelona, donde numerosos viandantes giraban sus cabezas.

El diseño y la personalización son las claves del éxito de este premium fabricado en Francia

Sensacional interior

El interior está lleno de sensaciones, con un cuadro de relojes que se ofrece únicamente en formato digital, y que es configurable con todo tipo de visualizaciones, una de las más sorprendentes la que ofrece por la noche la cámara de infrarrojos, que detecta el calor y movimiento delante nuestro y nos avisa de la presencia de peatones o de animales en la carretera.

También hay otra enorme pantalla táctil de doce pulgadas -en versiones básicas es de ocho pulgadas- donde se muestran todos los sistemas de control del coche. El siguiente punto de atención, al arrancar, recae en el reloj central, firmado por la relojera B.R.M. y que emerge girando sobre sí mismo para darnos la hora de manera original. Los materiales con los que se confecciona el interior merecen un punto y aparte. No sólo el cuero es de alta calidad, sino que la napa envuelve paneles, salpicadero, asientos, techo y otros guarnecidos.

Conducción inteligente

En cuanto a tecnología, y especialmente en ayudas a la conducción, DS estrenará todo lo que sea innovador dentro del grupo. Por ejemplo el DS7 equipa una cámara que 'lee' la carretera y ablanda la suspensión para sortear los baches con mayor confort. A ello se suma un sistema de mantenimiento de carril que no sólo avisa de la salida del mismo, sino que mantiene el coche en su centro y, mediante el radar del control de velocidad, aplica conducción semi-autónoma. Otro detalle extra es el sistema de parking automático, que detecta el hueco y mueve no sólo el volante, sino también la caja de cambios para que el conductor tenga manos y pies libres. Por último, el sistema de sonido puede ser un Focal Electra de altísimo rendimiento, lo que combinado con los cristales dobles del habitáculo proporciona una sensación de estar en un concierto realmente óptima.

Con semejante despliegue tecnológico, los motores tienen que estar a la altura, y DS apuesta por mecánicas con tracción delantera y 130 ó 180 CV en versiones gasolina y 180 ó 225 CV en versiones diesel, casi todos ellos con cambio automático. La gama cuenta con los acabados Bastille, Opera, Rivoli, Faubourg y Performance Line, además del 'La Premiere' de lanzamiento ya agotado, así que nos ponemos en marcha.

Nos 'toca' un precioso DS7 Performance Line en rojo intenso, con todos los detalles cromados cambiados por el tono negro. El aspecto exterior impresiona, pero no tanto como el interior, donde los asientos recogen de forma excelente el cuerpo, el equipamiento abunda y sólo podemos echar de menos una mejor ergonomía, ya que algunos botones, como elevalunas o retrovisores eléctricos, no están donde normalmente los encontramos.

Por fin, al volante

Nos ponemos en marcha y el motor diesel tiene un sonido muy amortiguado. Responde con rapidez, y las ocho marchas del cambio permiten apurar el par motor, con bajas revoluciones y muy buena respuesta. El coche se encarga de leer las señales de tráfico y adaptar su velocidad a la misma, avisar de la presencia de radares fijos, controlar el clima automático y mostrar en su pantalla la información que deseemos. El confort es sensacional, sobre todo con unas suspensiones suaves que permiten dirigir el coche con maestría.

Lo cierto es que la aproximación al lujo de DS es distinta a la habitual. Si en otros coches prima la robustez de cada pieza, aquí destacan los materiales en los que ha sido fabricada, con detalles que encontramos en bolsos o mobiliario de lujo rodeando al conductor y pasajeros.

Sensaciones aparte, los clientes apreciarán el amplio espacio de las plazas traseras, el mejor de su clase, o el gran maletero, que no sólo tiene volumen, sin mucha superficie. Al aparcar las cámaras nos guían con eficacia mostrando el perímetro del coche, y el consumo parece bajo en este primer contacto de apenas cien kilómetros.

De vuelta a la ciudad condal tras movernos por Sitges y las curvas del Garraf, estamos convenidos de que el DS7 Crossback es un coche extraordinariamente bueno. Su gama de precios va de los 31.950 a los algo más de 48.000 euros, por lo que es muy competitiva habida cuenta de su equipamiento.

Con una nueva red de concesionarios en los que la calidad del servicio es la prioridad, estamos seguros de que DS se abrirá camino tan rápido como despliegue la nueva gama de modelos.

Conclusión

Original, lujoso, amplio, muy confortable, bien equipado y con precios competitivos dentro del sector del lujo, el DS7 Crossback tiene muchos detalles para conquistar a los clientes más exigentes, una alternativa necesaria a los habituales modelos premium que copan el segmento

Fotos

Vídeos