Guapo, listo y muy divertido

Guapo, listo y muy divertido
#CrossoverLifeStyle | Seat Arona 1.6 TDI Xcellence

El nuevo Seat Arona encanta a todo el que lo conoce. Simpático, seguro, fácil de conducir y con 'marcha' este SUV es un seductor

ALEX ADALID

Nos subimos este mes en el Seat Arona, y lo hacemos con ganas, porque la marca española está encadenando un éxito tras otro, y su llegada al sector de los SUV era muy esperada. Tras el lanzamiento en 2016 del Ateca, llega el Arona, un modelo derivado del Seat Ibiza que llega para convertirse en la alternativa más urbana de su hermano mayor.

El diseño del Arona gusta. No es tan 'campero' como otros SUV urbanos, ni tan 'turismo' como alguno de los recién llegados, y cuenta con el equilibrio exacto entre el atrevimiento estético que tienen los Seat y la serenidad que se le supone a un modelo de una marca del grupo Volkswagen. El frontal es atractivo, sobre todo con las luces 'full-led' opcionales por 600 euros, y el acabado Xcellence, que cuenta con la parrilla con cromados o la carrocería en dos colores. El lateral tiene dos pliegues que dan carácter a esta zona, y dan paso a una trasera más sencilla, pero que permite una buena capacidad interior.

Amplio como un León

Este es uno de sus grandes atractivos, un interior amplio y un buen maletero de 400 litros, un poco más que un Seat León, por poner un ejemplo. Además, nuestro Arona tiene un puesto de mando muy atractivo, con paneles en blanco en combinación con el color de la carrocería, volante y pomo del cambio en cuero con un bonito pespunte, una pantalla multimedia opcional -500 euros- cuyo aspecto no desentonaría en coches mucho más caros.

Detrás hay bastante sitio, aunque no es una limusina, y en nuestro caso hemos instalado una sillita infantil sin quejas por parte del ocupante, siempre más exigentes a cortas edades. El maletero es profundo, pero no tiene una gran superficie, por lo que vienen bien detalles como los asientos traseros plegables, el suelo del maletero en dos posiciones, ganchos y perchas que usaremos a menudo.

Debajo del capó el Arona tiene tres motores con cinco potencias. El 1.0 turbo se ofrece con 95 y 115 CV, las mismas potencias que tiene el 1.6 TDI, a los que se añade un 1.5 turbo gasolina de 150 CV. Probamos el 1.6 TDI más potente, con caja de seis marchas, un modelo que aún no aparece en el listado de precios de Seat, así que nos ceñimos a los datos del 1.6 de 95 CV.

Ágil y muy urbano

Nada más arrancar -sin usar la llave y con botón- destaca el sonido del motor diesel, escaso, pero más evidente que en un gasolina. Nos gusta su posición al volante porque es alta, y además el Arona tiene mucho cristal, de modo que la sensación de control a nuestro alrededor es perfecta, algo que agradecemos en ciudad. El Arona se mueve con la suavidad y facilidad habituales de los coches del grupo Volkswagen, permite aparcarlo e casi cualquier sitio, y cuenta con cámara trasera y sistema de autoaparcamiento si fuera necesario. Nos está gustando mucho en el día a día en la ciudad, lo que hace que miremos el precio con más curiosidad de lo habitual.

La marca dice que cuesta 23.500 euros, y aunque hemos añadido los casi 3.000 euros de opciones de nuestro coche, pero tiene un gran descuento, así que la cifra final es mejor conocerla en el concesionario. La gama parte de los 13.900 euros y, quizá, nos interese más el motor de gasolina. De momento el Arona nos encanta, pero aún nos quedan semanas de pruebas.

Fotos

Vídeos