El rey del entrenamiento

Alerón, faldones y escape se unen al color azul claro, nuevo para las versiones N./
Alerón, faldones y escape se unen al color azul claro, nuevo para las versiones N.
Presentacióm | Hyundai i30 N

Hyundai se estrena en el sector de los GTI con el i30 N, un modelo con 275 CV puesto a punto por los mejores ingenieros alemanes

CARLOS PANADERO MADRID

En el segmento de los deportivos compactos hay un nuevo candidato, el Hyundai I30 N. Un modelo que ha pasado a fondo por el gimnasio para convertirse, por derecho propio, en uno de los mejores deportivos de su clase. Para ello ha contado con uno de los mejores entrenadores, el alemán Albert Biermann, llegado desde BMW Motorsport y que se encarga ahora de la puesta a punto deportiva de los modelos de Hyundai y de Kia.

Para el primer modelo de la saga deportiva de la marca, ya que Hyundai N aspira a convertirse en el equivalente a las divisiones racing de otros fabricantes, el i30 con este apellido se ha diseñado a conciencia, y en lugar de buscar cifras rimbombantes de potencia o un diseño alocado, se ha apostado por la seriedad y la efectividad habituales en la marca coreana.

Sin extravagancias

Se ofrece con dos versiones de 250 o 275 CV y un afinado chasis con precios desde 27.400 euros

Tomando la base del i30 de serie, Hyundai actualiza el diseño de la versión deportiva con elementos que consiguen un aspecto más dinámico. En el frontal encontramos nuevos faros oscurecidos, paragolpes rematados en rojo y llantas de hasta 19 pulgadas que se coronan con pinzas de freno de alto rendimiento. En la zaga, el nuevo alerón alberga una nueva luz de freno triangular, mientras que la doble salida de escape remata un conjunto homogéneo. La suspensión, mucho más baja, remata la imagen de la carrocería de cinco puertas, única disponible.

El interior no cambia en exceso, pero aparecen nuevos asientos tipo backet y detalles propios de modelos con carácter como el nuevo volante con selector de modos de conducción y una palanca de cambios manual con tintes deportivos.

El motor es un cuatro cilindros con dos litros y turbocompresor que se ofrece, siempre con tracción delantera y cambio manual, con dos versiones, una con 250 CV y otra con el llamado paquete 'perfomance' que alcanza los 275 CV. Sin buscar récords de aceleración, Hyundai utiliza la experiencia adquirida en la competición para ofrecer un modelo muy completo en cuanto a rendimiento, caja de cambios, dirección o chasis. No estamos ante el coche más potente del segmento -algunos superan ya los 300 CV-, pero su acertada combinación entre todos loa elementos consigue que sea un coche de sensaciones, divertido y con un sonido de espectáculo.

Hora de conducir

Si al conjunto se suma la capacidad de modificar el comportamiento del vehículo con varios modos de conducción, el resultado es un coche que sirve para 'ir a por el pan' o para los circuitos.

Una vez conocido el modelos, Hyundai nos tiene preparada una completa ruta que incluye tramos de autovía, carreteras convencionales y la subida al puerto de Navacerrada, en Madrid, con curvas recién asfaltadas de diferente radio y buena visibilidad.

Subidos a nuestra unidad de pruebas, con 275 CV, comenzamos el test con los modos de conducción Eco y Normal, que ofrecen un comportamiento neutro y reduce el sonido del motor dentro del habitáculo. Aquí es donde el i30 muestra su carácter polivalente, gestionando la electrónica del coche para hacerlo más útil en la rutina diaria.

Salimos de la autovía y por delante tenemos kilómetros de carreteras donde debe mostrar lo mejor de sí mismo. Conectamos el modo de conducción 'N', el más deportivo de los cinco disponibles, y aparece un sonoro petardeo del escape que avisa de lo que tenemos entre manos. Tras las primeras curvas y con el asfalto húmedo por las bajas temperaturas, el compacto muestra todas sus virtudes, el agarre en curva es sublime gracias a un chasis muy fino, mientras la dirección es precisa y nos lleva exactamente por donde queremos ir. Otro elemento a destacar es el cambio manual, de corto recorrido, pero muy directo y que combina a la perfección con un motor que ofrece todo lo que se espera de una versión como esta.

En definitiva, y tras un test completo, el i30 N es el reflejo de una marca que no para crecer y que empieza a lanzar deportivos más allá del diseño, con una gran sustancia tecnológica. Los precios, con descuentos, son de 27.400 euros para el modelo de 250 CV y de 31.400 euros para el de 275 CV con el completo pack 'performance'.

Fotos

Vídeos