ELECTRIFICACIÓN

Esta palabra, prácticamente nueva en el mundo del automóvil, va a ser muy escuchada en los próximos años por todos: especialistas, equipos comerciales y, finalmente, clientes. El futuro del automóvil se van desenredando poco a poco, y los salones del automóvil, siempre propicios para ver este futuro, nos han dejado una muestra en Frankfurt, un salón en el que la electrificación es la palabra de moda.

La cita alemana, que se celebra cada dos años, coincide con el segundo aniversario del 'Dieselgate', el escándalo que descubrió que varios fabricantes alemanes engañaban a las autoridades con las emisiones de sus vehículos diesel. El asunto puso el foco en las altas emisiones de óxido nitroso que producen estos motores, emisiones que son en gran parte responsable de la atmósfera contaminada que hay en las ciudades más grandes del mundo, de París a México o Pekín. Por este motivo las urbes con este tipo de problemas -afortunadamente Valencia no está entre ellas- empiezan a planear prohibiciones sobre ciertos vehículos, en especial los diesel más veteranos, y el comprador, siempre atento a estas tendencias, está volviendo a comprar coches con motor de gasolina, tanto que las fábricas tienen más lista de espera en modelos con motor de gasolina que en versiones diesel.

El siguiente paso a comprar motores de gasolina es la electrificación, es decir, la conversión de los modelos convencionales en híbridos con motores de gasolina y eléctricos, con baterías que se recarguen en la red mediante enchufe, y la llegada de eléctricos 'puros' con mayores rangos de autonomía, diseños más atractivos y precios más asequibles. No vemos aún una correlación entre la gran cantidad de novedades presentadas y las ventas de los eléctricos e híbridos en el mercado, pero el movimiento es imparable. Es muy posible que, en menos de diez años, todos los modelos tengan versiones 'electrificadas', una tendencia a tener en cuenta si vamos a comprar coche.

Fotos

Vídeos