El ecologista más deportivo

El diseño permite cuatro plazas interiores y un pequeño maletero de 200 litros./
El diseño permite cuatro plazas interiores y un pequeño maletero de 200 litros.
Prueba | Lexus LC500 Hybrid Sport Plus

El Lexus LC500 equipa una mecánica híbrida de 350 CV para convertirse en un coupé de gama alta de altas prestaciones

REDACCIÓN MOTOR

En la película 'Black Panther', que se estrena estos días y que tiene como protagonista a un nuevo superhéroe de Marvel, el Lexus LC500 tiene un destacado papel. Sin duda la filial americana de la marca de lujo ha querido demostrar las diferentes vidas que puede tener un coche como el LC500, que tan pronto puede ser un rabioso deportivo como protagonizar un largo paseo nocturno o viajes de cientos de kilómetros.

Lo cierto es que la imagen del LC500 engaña, ya que estamos acostumbrados a que los coches con un diseño tan atractivo y radical, sean muy deportivos y, por tanto, también incómodos, ya sea por ruido, dureza de suspensiones, espacio interior o un poco por todo. El LC500 se aparta de esa realidad, con un coche que resulta de extraordinaria belleza por fuera, pero en cuyo interior se viaja con todo tipo de lujos.

Espectacular diseño

La carrocería es muy diferente a lo habitual en la marca. Hay varios detalles del deportivo Lexus LF-A, que hace unos años deslumbró con su potente V10 derivado de la competición. En este caso, el coche es algo más 'sencillo', si se puede aplicar este adjetivo a semejante máquina, y se trata de un coupé con motor delantero, tracción trasera y espacio interior para cuatro ocupantes. Faros, pilotos y llantas destacan en el diseño, como lo hace el techo de fibra de carbono a la vista, más ligero, o los cromados y salidas de aire de la carrocería.

En el interior estamos ante un ambiente de berlina de lujo, aunque vamos sentados claramente más bajos y estirados que en cualquier coche convencional.

El conjunto rinde más de 350 CV, que llevan al LC hasta los 100 por hora en sólo cinco segundos

El motor es un V6 de tres litros de cilindrada y 300 CV de potencia, rendimiento que alcanza sin ayuda de ningún turbo. Al motor de gasolina se añade otro eléctrico para un rendimiento conjunto de 354 CV. No es una barbaridad para este tipo de coche, pero proporciona prestaciones de sobra para alcanzar los cien por hora en cinco segundos y superar los 250 de máxima. Si queremos más deportividad, Lexus ofrece un motor V8 de 477 CV capaz de enfrentarse con los mejores del sector en Europa.

Lujo y refinamiento

Pero aquí se trata de disfrutar de un coche que, tan pronto sale de los semáforos de forma calmada y totalmente en silencio, como arranca desde un peaje para alcanzar los cien por hora en un suspiro, ayudado por una caja de cambios automática que puede tener hasta diez marchas prefijadas. Para que cambiar entre estos dos caracteres sea más sencillo, el selector de modos de conducción se ubica en la parte alta del cuadro, sin necesidad de apartar la vista de la carretera. Y su acción funciona de forma inmediata, ya que al pasar a Sport el cuadro se vuelve rojo y las revoluciones del motor aumentan esperando que el acelerador transmita sus órdenes.

La mayor sorpresa del interior es el confort. No sólo hay espacio, sino que hay mucho silencio y, mejor todavía, un buen aislamiento térmico. No es la primera vez que pasamos calor en un modelo de este tipo debido al que emana de su motor. Como el LC500 tiene la mecánica en la parte delantera, los escapes están mejor aislados y detrás de los asientos del piloto y copiloto hay dos pequeñas plazas auxiliares. Eso sí, las baterías del sistema eléctrico han tomado parte del maletero, que tiene un volumen reducido de unos 200 litros. Con una dirección suave pero muy directa, lo que más destaca del LC es la suavidad en una conducción rápida nunca vista en modelos 'eco'.

La gama se completa con un LC500 con motor V8 de 477 CV, menos ecológico pero más prestacional

Si miramos la cuenta, el LC500 híbrido cuesta 120.000 euros, diez mil más en versión Sport plus, como la de nuestra prueba. Por 10.000 más tenemos el motor V8 de 477 CV, que también tiene otra versión de 140.000 euros más equipada. ¿Caro? Barato no es, pero su tarifa no es ningún disparate, está muy bien equipado y tiene etiqueta 'eco' ¿alguien da más?

Conclusión

Lexus ha unido el diseño de un auténtico deportivo con la calidad de un coche de lujo y una mecánica híbrida de brillante respuesta que otorga altas prestaciones con elevado confort. Su precio es competitivo y es el deportivo con etiqueta 'eco' más económico.

Fotos

Vídeos