Un diesel con refinamiento

Las versiones FR añaden faldón con doble salida de escape y llantas de más tamaño./
Las versiones FR añaden faldón con doble salida de escape y llantas de más tamaño.
Presentación | Seat Ibiza TDI

El nuevo Ibiza estrena versión TDI, con un motor 1.6 de hasta 115 CV, completo sistema anti-emisiones y precios entre 16.500 y 20.800 euros

CARLOS PANADERO IBIZA

El aumento de ventas de Seat durante este año no es casualidad. Modelos como el León, el Ateca o el Arona han conseguido que la marca española sea una de las favoritas del gran público. Pero entre todos los modelos de su gama, el Seat Ibiza es uno de los vehículos de mayores ventas y, con la nueva generación de motores TDI, la marca espera seguir creciendo al mismo ritmo que lo ha hecho durante este año.

La cuarta generación del modelo completa su gama con tres versiones TDI que se basan en el mismo motor, el 1.6 litros de cuatro cilindros, pero con varios niveles de potencia: 80, 95 y 115 CV. No habrá Ibiza TDI con motor 1.4 ni 2.0, como en la gama anterior, pero sí podría haber versiones más potentes si el mercado lo demanda. Además, todos los motores equipan el dispositivo anti-contaminación AdBlue, y se ponen a la venta con un precio desde 12.760 euros, descuentos mediante financiación incluidos.

Mucho más tecnológico

Al igual que sucede en las versiones gasolina, el icono de la marca da un salto cualitativo en diseño, calidad de interiores y prestaciones. Por fuera, los cambios son los mismos que el modelo presentado el pasado mes de mayo, es decir, nuevo chasis con mayor anchura, capacidad interior y de maletero, nuevo diseño de carrocería e interior, y toda la tecnología de seguridad que equipa la gama Seat.

La gama se compone de un sólo motor 1.6 TDI cuatro cilindros con 80, 95 ó 115 CV

En el interior, lo más llamativo es la pantalla de ocho pulgadas integrada en el salpicadero, pero todos los elementos del habitáculo ofrecen mejor tacto y calidades.

En cuanto al motor TDI, sus tres potencias se unen a la carrocería de cinco puertas y a diferentes acabados según su potencia. Mecánicamente los de 80 y 95 CV son de cinco marchas, el de 115 incorpora caja de seis velocidades, y el de 95 CV puede equipar una caja automática DSG de siete marchas.

De prueba en Ibiza

Como no podía ser de otra forma, la marca española presentó el Ibiza TDI en la famosa isla balear. Acostumbrados al sol, las playas y la música 'chillout' de la isla, Ibiza nos recibe con una intensa lluvia poco habitual en esta tierra. Recién aterrizados, nos subimos a nuestro coche de pruebas, la versión de 115 CV con el acabado FR para comenzar el test que nos lleva a una de las zonas más tradicionales de la isla blanca, Ses Escales.

Las versiones TDI y TSI de 95 CV tienen una diferencia de precio de 2.200 euros a favor del gasolina

La primera impresión es la de un coche muy bien acabado. Está claro que llevamos el tope de gama con equipamiento deportivo, pero las inserciones de cuero en el salpicadero, los nuevos plásticos acolchados y los distintivos deportivos del volante, palanca de cambio y asientos consiguen que el nuevo Ibiza TDI ofrezca un habitáculo de calidad en el que podemos realizar largos recorridos con confort. Además la pantalla de ocho pulgadas ofrece un uso muy intuitivo y tiene conexiones a smartphone.

Lo que más destaca es la amplitud. Delante hay muchos centímetros entre el conductor y el pasajero, detrás dos adultos viajarán de forma holgada y el maletero, con 355 litros, es tan capaz como lo era el del León hace pocos años, casi de uso familiar.

La entrega de potencia es constante, y a pesar de que el asfalto es resbaladizo, en cada marcha tenemos la suficiente potencia para obtener un comportamiento dinámico. Como utilitario, el nuevo Ibiza es muy completo ya que ofrece más capacidad, una conducción sencilla pero que transmite buenas sensaciones al volante, y un bajo consumo que será el objetivo de los usuarios más jóvenes. Por su parte, la marca ha realizado un buen trabajo de insonorización consiguiendo, incluso en la versión FR, que apenas notemos los ruidos de rodadura.

El enemigo, en casa

El Ibiza TDI contará con los acabados Reference, Style, Xcellence y FR, que varían en un equipamiento más deportivo o tecnológico según las necesidades del usuario. El precio inicial con descuento es de 12.750 euros, pero si nos ceñimos a los precios de tarifa, las dos versiones diesel y gasolina de 95 CV tiene una diferencia de 2.200 euros, ya que el gasolina tampoco paga impuesto de matriculación -antes los Ibiza de gasolina sí pagaban- y el TDI es más caro por el nuevo catalizador de AdBlue. La diferencia nos obligará a hacer muchos kilómetros al año para que la compra del TDI salga a cuenta, y aún así es más ruidoso y tiene más vibraciones, por lo que hay que tener clara su compra.

Una vez decididos por el TDI, el Ibiza juega su atractivo, pero debe estar atento a las ofertas del SUV Arona, un coche muy de moda, y a las de su hermano mayor, el León TDI, que ofrece precios muy competitivos, ya que su motor aún no está obligado a utilizar el sistema 'Adblue'.

Conclusión

El Ibiza TDI sigue siendo uno de los mejores utilitarios diesel de su clase, pero su éxito se ve 'amenazado' por el salto que han dado los motores de gasolina de Seat y por la pujanza de los SUV como el Arona. Aun así, gran coche y muy buena compra en su categoría.

Fotos

Vídeos