Aún más competitivo

El acabado Ultimate incluye llantas de 19 pulgadas y techo en color negro./
El acabado Ultimate incluye llantas de 19 pulgadas y techo en color negro.
OPEL GRANDLAND X 2.0 TURBO D ULTIMATE

Opel estrena el motor dos litros diésel de 177 CV con el nuevo acabado Ultimate para elevar la categoría del SUV Grandland

ALEX ADALID SAN SEBASTIÁN

Las ventas de los SUV funcionan, de eso no cabe duda, tanto que los clientes piden más opciones y más equipamiento de lo habitual, una tendencia que también se está dando en el lanzamiento del Opel Grandland, y el motivo principal por el que la marca presenta el nuevo acabado Ultimate como tope de gama.

No es la única novedad, ya que el SUV de Opel estrena un nuevo motor diesel de 177 CV con cambio automático de ocho marchas, mecánica que se suma a la gama actual, compuesta por el motor gasolina 1.2 turbo de 130 CV, que incorpora también este nuevo cambio automático, y el diesel 1.6 litros de 120 CV. Durante este 2018 llegarán a la gama un nuevo diesel 1.5 de 130 CV y un motor gasolina 1.6 litros con 180 CV.

No todo el mundo conoce el modelo, ya que el Grandland sólo lleva seis meses en el mercado. Se trata de un 'hermano mayor' del Opel Mokka, es decir, un SUV compacto, el sector de mayor demanda en Europa, con una imagen muy atractiva, pero sin tracción 4x4 ni sistemas de control específicos para salir fuera del asfalto. Es, por tanto, un modelo para viajar por carretera, que destaca por una gran amplitud interior y un buen volumen de maletero en un tamaño exterior compacto, de 4,47 metros, y con un diseño acertado.

Espacio, confort y diseño hacen del Grandland un SUV compacto muy competitivo El acabado Ultimate y el nuevo motor 2.0 diésel de 177 CV llevan al Grandland a ser un coche más rutero

Equilibrio interior

El exterior presenta los rasgos habituales en los últimos Opel, con los faros led de serie en esta versión Ultimate, que también incorpora el techo en color negro en toda la gama. Por dentro destaca la ergonomía del interior, con una buena pantalla central de uso intuitivo y los mandos de la climatización fácilmente accesibles en la consola central. Los asientos de cuero tienen calefacción y ventilación, y la calefacción se aplica también al volante, el parabrisas y las plazas traseras.

En marcha el motor da un mayor brío que la mecánica actual de 120 CV. No es un prodigio de prestaciones, aunque acelera de 0 a 100 en poco más de 9 segundos, lo que le da una carácter ágil, pero no deportivo. El cambio, automático de ocho marchas, no tiene diferentes modos de uso, y en parte esto nos gusta, ya que los habituales modos eco, confort o sport terminan por no ser utilizados por muchos conductores. Pero echamos de menos que el cambio no tenga levas en el volante para reducir con el freno motor.

Funciona muy bien en autovías, con un paso suave entre las marchas y una buena selección de la más adecuada en todo momento. En ciudad, con tantas marchas, a veces tarda un poco en seleccionar la más adecuada, y depende del momento podemos rodar bajos de vueltas en una marcha muy larga y necesitar una reducción de dos o tres velocidades. La contrapartida es un consumo ajustado, entre 7 y 7,5 litros en el recorrido de la presentación, con bastantes desniveles y con dos pasajeros a bordo. Homologa 4,8 litros cada 100 kilómetros, por lo que las cifras habituales deben rondar los 6 litros.

El interior es silencioso y está bastante aislado del exterior. La amplitud es la norma, ya que es bastante ancho por dentro, de modo que el espacio facilita que tres pasajeros suban detrás mejor que en otros coches de este tipo. El techo de cristal tiene una cortina que tapa bien el sol, pero no es del tipo abrible, sino fijo. A cambio su coste es muy reducido, sólo 775 euros.

Al amplio maletero -514 litros- se une el portón eléctrico con apertura automática y un doble fondo de fácil uso, además de redes para que los bultos, si son pequeños y ligeros, no vayan de un lado a otro de la carrocería.

Precios para todos

Hora de hablar de precios, y es que este Grandland Ultimate con motor de 177 CV y caja automática tiene un precio de tarifa de algo menos de 40.000 euros que, con las diferentes promociones, se queda en poco más de 35.000, una buena oferta para un coche muy completo. Si lo que nos interesa es el acabado Ultimate, pero con un motor menos potente, el 1.2 turbo gasolina de 130 CV se ofrece por 31.350 euros en precio de tarifa y algo más de 28.000 con las promociones de financiación habituales.

Contar con un SUV moderno y a tope de equipamiento por menos de treinta mil euros es una oferta tan atractiva que seguro que muchos de los compradores del Grandland termina decidiéndose por este nuevo acabado Ultimate. Otra cosa es el motor, reservado sólo para los que quieren más desahogo en carretera, ya que el separan casi 11.000 euros del diesel de 120 CV automático.

Siguiendo la estela del éxito del Mokka, el nuevo Grandland es más amplio y familiar y, con su nuevo motor diesel de casi 80 CV, un coche más rutero y veloz, muy equipado y con un precio competitivo.

Más

Fotos

Vídeos