Las Provincias

Citroën C5 Aircross, nueva generación

  • La marca presenta en el Salón de Shanghái el futuro SUV que llegará a Europa en el segundo semestre del año que viene

Citroën apuesta por China. En el Salón de Shanghái acaba de dar a conocer el nuevo C5 Aircross, un SUV que se empezará a vender a partir de octubre en el mercado asiático y cuya comercialización para Europa está prevista en el segundo semestre del año que viene. Entre las motorizaciones se va a incluir un híbrido enchufable con dos motores eléctricos y una potencia de 300 caballos.

El nuevo modelo se basa en el prototipo C-Aircross dado a conocer en el pasado Salón de Ginebra, un SUV que marca una nueva etapa en la estrategia de producto de la marca. Un segmento que ya representa cerca de una cuarta parte de las ventas en todo el mundo y que crecerá en un futuro cercano. Los diseñadores han trabajado en unos parámetros que empiezan a ser habituales en este tipo de coche, como las grandes ruedas, líneas musculadas y volúmenes fluidos.

Imagen impactante

La carrocería del C5 Aircross sorprende por una imagen impactante con un capó elevado, voladizos cortos y algunos elementos típicos de los SUV como las protecciones de los pasos de rueda y de los bajos de la carrocería. En el frontal, se aprecia la identidad de Citroën con los chevrones y la firma luminosa full led en dos niveles sobre una calandra de gran tamaño. Las ópticas superiores, que incluyen las luces diurnas y los intermitentes, se delimitan por una línea cromada, mientras que las luces inferiores van encastradas en la calandra.

La superficie acristalada incorpora una línea cromada en forma de C, como un guiño al Concept Aircross. Las ópticas traseras en relieve con cuatro módulos 3D de led forman una firma luminosa característica. También equipa los protectores para las puertas, los Airbump, que reflejan un toque de color. El coche equipa ruedas de gran diámetro y dispone de una gama de llantas de 17, 18 y 19 pulgadas, las dos más grandes diamantadas para proporcionar un acabado prémium.

El nuevo C5 Aircross se va a empezar a vender en el mercado asiático en octubre y no llegará a Europa hasta el segundo semestre del año que viene.

China, primer mercado

El nuevo C5 Aircross se va a empezar a vender en el mercado asiático en octubre y no llegará a Europa hasta el segundo semestre del año que viene.

Es un vehículo que mide 4,5 metros de longitud, y gracias a una distancia entre ejes de 2,73 metros se garantiza un buen espacio para los pasajeros en las plazas traseras. En el interior destaca un salpicadero robusto con una consola central ancha, de materiales suaves y tonos cálidos. El maletero admite una capacidad de casi 490 litros.

En el interior del nuevo C5 Aircross la posición de conducción es elevada, con un interior espacioso donde se combina estilo y funcionalidad. El cuadro de instrumentos incluye una pantalla digital de 12,3 pulgadas. En el centro, hay una segunda pantalla táctil capacitiva HD de 8’’, equipada con una tira de comandos táctil, que refuerza aún más la robustez percibida. Hay adornos cromados y otros en negro lacado. El ancho reposabrazos esconde huecos prácticos.

Una de las novedades mecánicas que destaca Citroën en este modelo es la suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos, tecnología que será trasladará a los futuros vehículos de la gama. El objetivo es mejorar la calidad del filtrado, con un principio de funcionamiento muy simple. Mientras que en una suspensión clásica hay un amortiguador, un muelle y un tope mecánico, el nuevo sistema añade dos topes hidráulicos – uno de extensión y uno de compresión, a un lado y a otro. El amortiguador trabaja así en dos tiempos, no se produce efecto rebote y en la práctica el confort de marcha mejora ante las irregularidades de la carretera.

El nivel sonoro se ha cuidado especialmente gracias a un aislamiento acústico muy reforzado. Se reducen los ruidos de rodadura y aerodinámicos gracias a los cristales delanteros y traseros laminados de doble espesor con una capa aislante, lo que asegura un notable aislamiento de la carretera. También se ha mejorado el aislamiento del bloque motor. Por otra parte, dispone de un sistema para filtrar la calidad del aire en el habitáculo y el climatizador cuenta con un filtro de carbón activo que filtra las partículas exteriores para proteger a los pasajeros de la polución exterior. El año que viene se visualizará en la pantalla la calidad del aire filtrado.

En cuanto a conectividad y sistemas de navegación, dispone de la última generación conocida en la marca como Citroën Connect Nav. Con una pantalla de 8 pulgadas capacitiva en la que es suficiente tocar con la punta del dedo, incorpora reconocimiento de voz e integra la función Mirror Screen que permite aprovechar las aplicaciones de un smartphone, móvil que se puede recargar por inducción.

No faltan los sistemas de ayudas a la conducción en el C5 Aircross, como el reconocimiento de las señales de velocidad y de recomendación, faros Smartbeam con cambio automático de las luces de carretera a las de cruce y viceversa, frenado de seguridad activo, aviso de cambio involuntario de carril, sistema de vigilancia del ángulo muerto activo y visión 360 que muestra en la pantalla el entorno del vehículo en vista aérea gracias a las cámaras 180° situadas delante y detrás del vehículo.

Para una conducción más segura en todo tipo de firme, el nuevo CItroën monta el sistema Grip Control, junto con neumáticos especiales para barro y nieve. Ya conocido en otros modelos de la marca, se trata de un sistema antipatinaje evolucionado, integrado en el control de estabilidad, que gestiona el exceso de tracción de las ruedas delanteras motrices gracias a diferentes modos de uso. El Grip Control lleva cinco modos de funcionamiento: estándar, arena, todocamino, nieve y desconexión del control de estabilidad.

En las versiones para China se emplean motorizaciones de gasolina de última generación de 165 y 200 caballos de potencia, con caja de cambios automática EAT6. Además, será el primer vehículo Citroën en adoptar el sistema híbrido enchufable, compuesto por un motor térmico de 200 CV y dos propulsores eléctricos (uno delante y otro detrás), con una potencia global de 300 CV; se anuncia una autonomía en modo solo eléctrico de hasta 60 kilómetros. Esta versión se convertirá en el Citroën de serie más potente de la historia.