El camino hacia el futuro

El A8 se ofrece con carrocería corta y larga, tracción total y motores gasolina y TDI entre 286 y 585 CV./
El A8 se ofrece con carrocería corta y larga, tracción total y motores gasolina y TDI entre 286 y 585 CV.
Presentación | Audi A8

El nuevo Audi A8 supone un gran salto para la enseña, estrena conducción autónoma, tecnología híbrida y lo último en confort y lujo

ALEX ADALID VALENCIA

No solemos señalar la ciudad cuando las noticias suceden en Valencia, pero permítannos la excepción en este caso, ya que Audi ha elegido nuestra ciudad para que la prensa pruebe su modelo más avanzado e inteligente: el nuevo Audi A8, el primero de una nueva generación de coches destinada a cambiar nuestra idea del mundo del automóvil.

Con el epicentro del evento en el edificio Veles e Vents, en el corazón de la Marina de Valencia. Hemos recorrido -nosotros y la prensa europea- todo tipo de parajes valencianos, de la Albufera a las carreteras de la Calderona, y el Audi A8 se ha encargado de seducirnos, con una tecnología que supone el eslabón entre el automóvil que hasta ahora conocíamos y el que nos conducirá de forma autónoma en el futuro.

Decenas de sensores, radares y lectores láser permiten la auto-conducción a baja velocidad del A8 Disponible desde 97.500 euros, en 2018 llegará una versión híbrida con autonomía de 50 kilómetros

Máxima tecnología

El A8 estrena carrocería y, por tanto, diseño. Podríamos entretenernos en los hasta seis tipos de tecnología de faros que presenta o en los pilotos con iluminación OLED, pero su principal novedad es la conducción autónoma de 'nivel 3' de los cinco previstos. El quinto significará que el coche nos lleve por sí mismo a cualquier destino y, de momento, el nivel tres significa que el Audi A8 se moverá por sí mismo en los atascos hasta 60 por hora. Acelerar, frenar y girar será cosa de nuestro automóvil, algo no muy relevante hoy en día en España, pero que para un usuario de Los Ángeles o Shanghai podrá suponer tener unas dos horas más de tiempo al día para dedicarse a otros asuntos mientras está en el asiento del conductor.

Autónomo en los atascos

Nosotros lo hemos probado con las palmas de las manos en el volante, ya que en España aún no está permitido que el coche 'conduzca' solo. Y funciona bien, aunque la exigencia de suavidad lo hace un poco más lento que si conducimos nosotros. La tecnología permitiría que este A8 avanzara solo a cualquier velocidad, como ya hacen, por ejemplo, los modelos de Tesla en otros paises, pero de momento Audi no ofrece la conducción autónoma en carretera, aunque el A8 sí esté preparado para ello.

Pero este artilugio, el más mediático del nuevo modelo, no nos debe 'nublar' la vista. El A8 estrena una suspensión neumática inteligente que lee la carretera y anticipa su reacción a los baches -para así apenas notarlos-, puede incorporar dirección en las ruedas traseras y equipa hibridación de pequeño formato, con un motor de arranque más grande que hace que las aceleraciones y paradas sean más suaves y ahorradores. Los motores son convencionales: TDI de 286 ó 430 CV y gasolina con 340 y 460 CV. Llegará más adelante un V12 de 585 CV y un híbrido enchufable con 450 CV y batería para recorrer 50 kilómetros. Todos son automáticos y tracción total.

El interior es fastuoso, lleno de pantallas, con multitud de 'teclas digitales' que sustituyen a los botones y con un equipamiento disponible para las plazas traseras que va desde las multi-pantallas con tablet a los asientos con masaje y calefacción en los pies.

Podríamos pasarnos el día contando cosas de su interior o su tecnología, pero nos ponemos en marcha y... ¡sorpresa! El A8 es muy similar a cualquier coche hasta ahora conocido. Acelera con fuerza, frena con rigor y se sujeta en curva de forma adecuada, aunque la suspensión es más rígida que en algunos competidores. Las ayudas a la conducción, aparte del sistema autónomo, hacen que el coche se mantenga en el carril, nos avise con una vibración del pedal del acelerador que nos salimos del mismo y hasta se detenga si detecta que nos hemos dormido o nos hemos desvanecido al volante. Entre curvas el A8 se sujeta de forma adecuada, aunque es muy grande para ir veloz fuera de autopistas rápidas donde devora kilómetros sin cansar a los ocupantes.

Volvemos a Valencia completamente aislados del mundanal ruido. El A8 es un cochazo, pero ahora que tanto los adinerados y el común de los mortales, estamos seducidos por los SUV, el Audi Q7 es más económico, más amplio e igualmente confortable, aunque su tecnología está un paso por detrás A8.

Desde 97.500 euros

El buque insignia de la marca está a la venta desde 97.500 euros. Es perfecto para ejecutivos que, con o sin chófer, quieran lo último en tecnología y conectividad. Para ellos el A8 es un coche excepcional, con una imagen personal y dinámica, un equipamiento de elite y unos motores que, si bien podrían ser eléctricos o híbridos, reúnen lo mejor de la tecnología actual: silencio, bajas emisiones y altísimo rendimiento. En resumen, un coche excepcional.

Conclusión

El A8 es el eslabón entre los coches actuales, con motores gasolina o diesel realmente rápidos, y los del futuro, que nos llevarán por sí mismos y serán eléctricos. Lo hace con el máximo de clase, tecnología y lujo.

Fotos

Vídeos