Todavía más brillante

Con 612 CV, el Clase S es el modelo más potente de cuantos hemos probado.
Con 612 CV, el Clase S es el modelo más potente de cuantos hemos probado.
Presentación | Mercedes-Benz Clase S

Mercedes pone al día la Clase S con motores actualizados y los últimos avances para seguir reinando entre las limusinas de gama alta

ALEX ADALID

Circular en un modelo de 612 CV de potencia en medio de un atasco en una autopista alemana no es la mejor manera de probarlo... o quizás sí. Activamos el control de velocidad y en el cuadro de mandos se ilumina un volante de color verde. Se acabó el conducir, nuestro Clase S 63 AMG con motor V8 biturbo de nuevo diseño se desplaza al ritmo que marca el tráfico, entre parado y treinta por hora. Y lo que sería un tanto molesto, al andar acelerando y frenando, se convierte en un juego de niños. Tanto que reclinamos el asiento para desaparecer de la línea de visión del resto de los conductores, que ven como un coche avanza sin conductor a bordo, moviendo por sí mismo el volante y con el copiloto muy atento, pero sin evitar la sonrisa. Así es el sistema de conducción autónoma en los atascos de Mercedes.

Pero la restricción termina y, ya con velocidad libre, todos los que antes circulaban a veinte por hora salen disparados, y no queremos ser menos. El S63 avanza una barbaridad, y conectamos el modo Sport Plus, con suspensión más dura y respuesta más rápida del acelerador para, en un santiamén, alcanzar los 250 por hora, cuando se activa el límite automático. A esta velocidad en España acabamos en la cárcel, en el telediario, o ambas cosas, pero, está más que permitida en Alemania, donde este coche se autolimita para no correr más. Por su potencia seguro que supera los 300 a todo confort.

También podemos viajar detrás, donde la configuración perfecta es de dos asientos con control eléctrico de los mismos y, si lo queremos, la carrocería larga tipo 'L', que no parece necesaria en este caso. Viajamos mejor que en business de cualquier compañía aérea o de tren, sobre todo por el mullido de los asientos, con función masaje, y porque delante tenemos una pantalla con mando a distancia para ver lo que deseemos, bien del disco duro o conectados al móvil, con recarga inalámbrica en el reposabrazos trasero. Los asientos nos los llevaríamos a casa para las siestas de verano, tal es su confort.

Renovación tecnológica

Así es el Clase S, un coche de contrastes capaz de aunar lujo, tecnología y prestaciones. Siempre lo ha sido, y todavía más en la última generación. Ahora el Clase S reúne a toda la gama alta de Mercedes: los Maybach y los Mercedes coupé de la gama CL son ahora Clase S, y también hay un enorme y bonito descapotable y una impresionante limusina tipo Pullman.

Las novedades para 2017 no son muchas en el exterior, con nuevos paragolpes algo más atractivos en los AMG, juegos de llantas y luces delanteras con tres líneas de luz diurna.

Bajo el capó, en cambio, aparece una nueva generación de motores de seis cilindros en línea con sistema eléctrico de 48 voltios incluido. El diesel rinde 286 o 340 CV, este último siempre con tracción total. El motor de gasolina alcanza 367 o 435 según la versión elegida. Los cuatro tienen el sistema eléctrico de alta tensión que permite arranques y paradas más suaves, menor consumo y desconexión del motor en carretera, ya que el sistema eléctrico mantiene la potencia necesaria para manejar la dirección o los frenos.

El motor V8 de la versión AMG también es nuevo, tiene 4 litros de cilindrada, proviene del AMG GT y rinde 612 CV, 25 más que antes. Acelera de 0 a 100 en 3,5 segundos, ayudado por una caja de cambios AMG Speedshift de 9 marchas. La suspensión tiene cuatro niveles de dureza que se corresponden con los programas de uso del coche. El consumo puede rondar los diez litros a ritmo tranquilo y, sorprende que podamos ir en la parte trasera como en la mejor limusina del mundo o, al volante, como si lleváramos un vibrante deportivo.

Probamos también el diesel, y aunque no tiene el tirón del AMG -pocos coches lo tienen, de hecho- destaca por su extrema suavidad y gran silencio, y será la versión más vendida en España.

Los precios parten de los 102.500 euros, del 350d 4Matic, que también se ofrecerá con tracción trasera por menos de cien mil euros. Son tarifas elevadas, pero Mercedes señala que el Clase S es, simplemente «el mejor coche del mundo», un coche capaz de conducir solo en los atascos o a alta velocidad sin perder confort ni compostura.

A los mandos del Clase S volvemos al aeropuerto, donde un avión cuyos asientos no se parecen ni lejanamente a los de este Mercedes, nos devolverá a casa. Preferiríamos volver en el Mercedes o que la marca diseñara aviones de los que vuelan. De los que van por el asfalto AMG ya fabrica unos cuantos...

Conclusión

Aunque por fuera estamos ante un coche similar al lanzado hace tres años, el Clase S incorpora ahora todas las ayudas a la conducción de la marca y estrena gama de motores, por lo que se convierte en un modelo más completo y competitivo, sin olvidar confort, lujo y tecnología.

Fotos

Vídeos