Avalancha de prestaciones

La nieve se convirtió, como nunca, en protagonista de la prueba. La tracción total nos salvó de muchos apuros./
La nieve se convirtió, como nunca, en protagonista de la prueba. La tracción total nos salvó de muchos apuros.
Prueba | Audi RS3 Sedán

Con 400 CV, turbo, tracción total y cambio secuencial, el Audi RS3 tiene las cualidades de un deportivo en un coche de uso cotidiano

REDACCIÓN MOTOR

Hasta hace poco más de diez años, un coche con 400 CV, tracción total, un peso inferior a 1.500 kilos y frenos de carbono solo lo ofrecía Porsche con su todo poderoso 911 Turbo, y ahora podemos disfrutar de algo así en un Audi A3, y por un precio de algo más de 65.000 euros que, aunque es alto, no es ningún disparate.

En esta ocasión estamos ante el RS3 2018, que ha sufrido una importante puesta al día y aporta la posibilidad de elegirlo en carrocería sedan, como la de nuestra prueba, además de Sportback de cinco puertas. La de tres puertas, que ya no se ofrece en la gama A3, nunca existió para este RS3 'tope de gama'. El principal protagonista de la renovación es el espectacular motor de 5 cilindros y 2,5 litros que sube de potencia de 363 hasta los 400 CV, bajando también el consumo.

Hay que reconocer que la carrocería berlina del RS3 sedan es elegante y discreta. Son pequeños detalles como los escapes ovalados, llantas, el spoiler trasero, y difusores los que lo diferencian del A3, pero siempre con la elegancia de los RS de Audi, deportivos para los entendidos, pero más bien discretos para el resto.

El sonido del motor cinco cilindros turbo es sensacional, parece nacido para competir

Cargamos a tope el coche -su maletero pasa de 425 a sólo 315 litros debido a la tracción total, aunque el espacio es aprovechable- para una escapada a Pirineos y nos ponemos por fin al volante. Lo primero que llama la atención es el impecable acabado de su interior. Volante en alcántara, excelentes bacquets de cuero, inserciones en aluminio y tono rojo... hay que reconocer que Audi está por delante de la competencia en presentación interior, por lo menos en esta categoría de compactos. Siguen las sorpresas agradables, y es que el cuadro de relojes digital 'virtual cockpit' es de serie, e incluye personalización a nuestro gusto. La pantalla multimedia se despliega de manera eléctrica en el centro del salpicadero y el diseño es elegante. Arrancamos y el bramido del cinco cilindros nos avisa de lo que tenemos por delante.

Excelente polivalencia

Por autovía y en modo confort el RS3 es un coche cómodo y silencioso, el cambio de marchas de doble embrague S-Tronic de 7 marchas funciona de manera impecable y rápida. En cuanto llegamos a las carreteras nacionales, pasamos a modo 'dynamic' y el escape cambia su sonido, convirtiéndose en un bramido que recuerda incluso a su hermano mayor el R8 V10, y es que la musicalidad de este cinco cilindros nos recuerda los éxitos de Audi con este tipo de mecánica en el Mundial de Rallyes. Sube de vueltas con fuerza y transmite una sensación que ningún cuatro cilindros, por potente que sea, puede igualar. Su capacidad de aceleración es brutal, y hemos cronometrado el 0 a 100 por hora en 3,88 segundos.

Cuesta algo más de 65.000 euros, pero a cambio tenemos las prestaciones de un supercoche premium

Ya en Pirineos nos encontramos con la nevada más grande de la temporada, y salen a relucir las cualidades del sistema de tracción total Quattro. Con un modelo convencional no podríamos haber seguido nuestro viaje, pero sí con este deportivo. Ya con mejor tiempo, en rutas enrevesadas el RS3 se disfruta muchísimo y su comportamiento se puede ajustar con el acelerador gracias a la tracción total. Mención aparte merecen los frenos que, en opción, pueden ser de carbono, como los de competición y por tanto tienen una resistencia y capacidad de frenada impresionantes. Muy pocos coches pueden seguir a este Audi RS3 en carreteras húmedas y con curvas, con un motor siempre lleno de fuerza, un cambio que hace muy sencillo ir siempre en la marcha correcta, unos frenos impecables y un comportamiento seguro y deportivo que transmite confianza y diversión a partes iguales. Incluso en condiciones muy adversas como las que nos encontramos y con neumáticos muy deportivos como los que montaba nuestra unidad de pruebas, el Audi RS3 permite avanzar sobre la nieve de manera impecable.

El nuevo Audi RS3 se convierte en la referencia por prestaciones de la categoría, donde también es el más potente. Un capricho de uso cotidiano con impecables acabados, practicidad y un equipamiento muy completo. Cuesta, ya lo hemos dicho, algo más de 65.000 euros, y la carrocería sedán resulta poco vista en España, pero más elegante que la de cinco puertas. Es, en cualquier caso, un coche excepcional.

Conclusión

Conducir el Audi RS3 sedán es como poder permitirnos un Porsche 911 turbo de hace una década. Tracción total, turbo, 400 CV, cambio secuencial y un uso sencillo con diversión y seguridad.

Fotos

Vídeos