Auténtico, pero muy polivalente

Diseño similar al Grand Cherokee, pero en un formato más compacto y 'popular'.
Diseño similar al Grand Cherokee, pero en un formato más compacto y 'popular'.
#CrossoverLifeStyle

El nuevo Compass se convierte es un SUV capaz de lidiar con la ciudad, la carretera y todo tipo de terrenos

ALEX ADALID

La marca Jeep está viviendo un crecimiento continuo que le ha llevado de vender 300.000 coches en el año 2009 a más de 1,6 millones en el 2016. Esta manera de multiplicar por cinco la producción tiene tres motivos.

Parece mentira que Jeep, bajo la batuta de su anterior propiedad, no pudiera o no supiera lanzar coches que calaran a fondo entre el público, pero lo cierto es que Jeep lo está bordando, y el nuevo Compass es prueba de ello.

El modelo sustituye al Compass anterior, y tiene un acertado diseño que lo sitúa muy cerca de la imagen del Grand Cherokee. Esto ya es muy positivo, pero lo es aún más el interior. Tanto el diseño como los materiales mezclan la calidad europea con la facilidad de uso que exigen los clientes americanos. El climatizador, por ejemplo, se puede controlar mediante botones o a través de la pantalla, y da gusto conectar el iPhone por Bluetooth y que el sistema te indique como activar el asistente Siri. Además la pantalla central es grande, los asientos cómodos y el espacio, abundante en todos los parámetros. Incluso el maletero es suficientemente amplio tiene dos alturas y es fácilmente ampliable.

Cambio de 9 marchas

La mecánica también está al nivel que se exige en Europa... e incluso por encima. Este diesel es el dos litros de 140 CV muy popular en la marca -lo equipan también los Jeep Renegade y Cherokee, y se une a una caja de cambios de nueve marchas y a la tracción total habitual en los Jeep, aunque también hay versiones Compass de tracción delantera y cambio manual.

Nos ponemos en marcha y destaca el buen nivel de equipamiento y la facilidad de conducción. El coche se siente ligero y con buena respuesta. La dirección es muy suave, perfecta para movernos por ciudad o para aparcar en sitios estrechos. Para ello se echa de menos la cámara de marcha atrás, y este es, junto a los pocos espacios para dejar objetos en la parte delantera, el único handicap del coche.

El precio de este 'Opening Edition' es de casi 40.000 euros, aunque cuenta con ofertas. Aún con todo, es muy completo y, sobre todo, es el mejor de su clase fuera del asfalto, como veremos en próximas semanas.

Fotos

Vídeos