Adiós al aburrimiento

El Cactus pierde los airbumps, y tiene ahora una presencia más seria y madura./
El Cactus pierde los airbumps, y tiene ahora una presencia más seria y madura.
CITROËN C4 CACTUS 2018

El Citroën más rompedor abandona el mercado crossover y crece en ligereza y comodidad para pelear en el sector de los compactos

ALEX ADALID MADRID

Citroën es, sin ninguna duda, una marca diferente. Mientas todos los fabricantes trabajan para tener más y más crossover a la venta, el Citroën C4 Cactus recibe una puesta al día y abandona este segmento. Sí, han leído bien, un coche que deja de ser SUV para convertirse en 'convencional' ¿Es posible? Con una marca con la imaginación de Citroën sí.

El Cactus fue el primer modelo con el nuevo diseño de la marca, y se aprovechó su imagen y la carrocería protegida por los 'airbumps' para situarlo en el sector 'crossover', aunque sus cualidades lucían y lucen, sobre todo, en carretera y ciudad: ligereza, bajo consumo, ergonomía y buen precio han hecho que más de 260.000 unidades se hayan fabricado en Madrid en sólo cuatro años.

Pero llegada a la mitad de su vida, y con el segmento SUV cubierto por el nuevo C3 Aircross, Citroën ha decidido que el Cactus pase a competir en el sector de los compactos convencionales, como son los Opel Astra, Ford Focus o Renault Mégane.

El precio es atractivo, con 13.500 para la versión turbo bien equipada y 16.900 para el tope de gama

Para ello la imagen del renovado Cactus es más convencional, con el logo de la marca integrado en el capó y unido a las luces diurnas, una carrocería lisa y sin airbumps y una trasera con pilotos horizontales que remarcan la anchura del coche. Del aluvión de colores disponibles anteriormente se ha pasado a nueve, combinables con varios tonos para las barras del techo y los antinieblas.

El interior también varía, con asientos más grandes, mucho más mullidos y con mayor confort, palabra clave de la nueva Citroën. El cuadro de relojes y la pantalla táctil permanecen invariadas, con toda la información muy visible, y el salpicadero se ofrece con cuatro elegantes tonos.

A nivel técnico hay muchos cambios. El motor 1.2 gasolina turbo se sigue ofertando con 82, 110 y 130 CV. El de 110 CV es el más interesante, y podemos elegirlo con caja manual o con la nueva caja automática de seis marchas. En diesel el motor 1.6 se vende con 100 o con 120 CV. No hay de momento ni híbridos ni versiones a gas GLP o GNC; así que el Cactus se queda sin la etiqueta 'eco' de la DGT.

El confort como mantra

No es el único cambio técnico, porque Citroën estrena en el Cactus los amortiguadores 'advanced confort' en los que el tope no es rígido, sino de una dureza regulada para que el coche sea más confortable. Además, el modelo recibe más aislantes en su carrocería y cristales más gruesos que aumentan el silencio de marcha. Aunque el peso aumenta hasta los 1.100 kilos, el Cactus es unos 150 kilogramos más ligero que la competencia, y eso se nota al volante y en el consumo.

Conduciendo por Madrid el coche es fácil de llevar y tiene un bajo consumo. Es perfecto para empresas o para usuarios que no necesiten mucho espacio. Este es uno de los handicaps, especialmente unas plazas traseras más pequeñas que la media y que, en altura, quedan reducidas con el techo de cristal opcional. El maletero es de buen tamaño, unos 350 litros, pero no ofrece el habitual doble fondo, e introducir grandes bultos en su interior no es tan fácil como en otros rivales.

El Cactus destaca por una carrocería bien protegida contra rozaduras en los pasos de ruedas y contorno y, como es algo más alto que la media, también tenemos mayor visibilidad al volante. El sistema de tracción inteligente 'Grip control' se ofrece en opción junto a otros once sistemas de seguridad avanzada, desde control de velocidad con radar a todo tipo de avisos de colisión.

Uno de los grandes atractivos del Cactus es el precio. La oferta de lanzamiento permite comprar la versión 1.2 turbo de 110 CV, muy bien equipada, por 13.500 euros, unos 1.500 euros menos que rivales semejantes. Y una nueva versión con todo el equipo de serie y opcional está a la venta por 15.900 euros con motor gasolina y 16.900 con el diesel. Debe ser el coche 'full equipe' más barato el mercado, y eso que incorpora detalles como el aviso de coches en el ángulo muerto, grip control, techo de cristal, etcétera. Sin duda, una muy buena oferta para este 'ex-crossover' que destaca por su peculiaridad y atractivo, y en el que el confort, la facilidad de uso y el bajo consumo y precio son las bazas principales.

El Cactus cambia su posición en el mercado, y ahora es un poco menos crossover y un poco más turismo. Como tal destaca por su confort, equipamiento, bajo consumo y buen precio, y mantiene su originalidad.

Fotos

Vídeos