Las Provincias

Perfecto para elegir coche

Volkswagen impulsa su gama eléctrica y enchufable en Valencia.
Volkswagen impulsa su gama eléctrica y enchufable en Valencia.
  • ¿Gasolina, diesel o ECOMOV? El evento de LAS PROVINCIAS permitirá ver y probar los modelos con etiqueta ECO del 26 al 28 de mayo en el Puerto de Valencia

  • II EDICIÓN ECOMOV

A la hora de comprar un nuevo coche, ¿Diesel, gasolina o ecológico? Cada tipo de coche tiene su público, pero cada vez más nos preguntan sobre las nuevas tecnologías: eléctricos, híbridos, enchufables y, en los últimos meses, también los impulsados por gasolina y gas GLP y gasolina y Gas Natural.

Todos se darán cita en la II Edición de Ecomov, que se celebrará del 26 al 28 de mayo en el Puerto de Valencia, junto al Tinglado número 2, y que permitirá conocer las últimas novedades y también probar los coches, cuya reserva se puede realizar a través de la web www.ecomov.es.

Todos los combustibles tienen ventajas y pegas. Las de los gasolina y diesel las conocemos: un coste de combustible alto, más en la gasolina que en los diesel, y unas elevadas emisiones al medio ambiente, superiores en el caso de las partículas y el óxido nitroso en el diesel con respecto a la gasolina. Esto está haciendo que gobiernos y ciudades primen coches más ecológicos, que cuentan con un combustible mucho más barato y que permite muchas menos emisiones y un coste de uso muy reducido. Estas son, en resumen, las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

Eléctricos

Con cero emisiones, un gran confort de marcha, un coste de uso mínimo y una mecánica con mantenimiento y averías tan reducidos como los de una nevera, el coche eléctrico parece la solución a la contaminación que genera el automóvil convencional. Pero tiene todavía tiene algunas pegas. El sobrecoste suele rondar entre 5.000 y 10.000 euros, pero el menor coste de las baterías hace que esta cifra sea cada vez más reducida. A la pega del precio se suma la autonomía real, que oscila entre los 200 y 400 kilómetros según el modelo y el tipo de conducción que realicemos. Más que esta pega, la más importante es que no existen puntos de recarga rápida. En España sólo Tesla cuenta con una red de super-cargadores. El resto de las marcas no las han promovido -ni tienen porqué hacerlo, como tampoco son propietarias de gasolineras- pero sorprende que las compañías eléctricas no se lancen a este mercado. La Administración, por su parte, pone muchas trabas con la figura del gestor de carga, para que una empresa monte una 'electrolinera' y nos venda electricidad para nuestro coche.

En cualquier caso, quien compra un coche eléctrico ni lo vende ni se cambia de combustible. Compensa más cuantos más kilómetros realicemos cada día y cuantas más veces recarguemos en los puntos más económicos (normalmente en casa, por la noche y con tarifas valle para recarga eléctrica). El ahorro de 4 euros cada 100 km significa que, si recorremos 10.000 km. Al año ahorraremos 400 euros euros en combustible más unos 100 en tasas e impuestos. Parece poco, pero si sumamos años y kilómetros son miles y miles de euros.

Híbridos

Los coches híbridos tienen la ventaja de la etiqueta ECO, el menor consumo en ciudad y las menores tasas e impuestos que pagan. Técnicamente combinan un motor de gasolina convencional con uno eléctrico, no hay que recargarlos en la red eléctrica, ya que sus baterías se recargan en las frenadas y tienen, como los eléctricos, cambio automático, lo que les dota de gran confort. El sobreprecio de un híbrido con respecto a un gasolina o diesel se podría fijar en alrededor de 1.500 euros, pero la cada vez es menor, como lo es su consumo, más reducido que un diesel o gasolina, sobre todo en ciudad.

La conducción es idéntica a los coches convencional, es más cómodo y tiene menor mantenimiento y averías, además de mínimas emisiones. Entre las pegas la única reseñable es un mayor consumo en carretera si tendemos a ir deprisa. Quizá otra pega es que no hay mucha oferta de híbridos convencionales, aunque Toyota los tiene en todos los segmentos: de utilitarios a SUVs o monovolúmenes.

Híbridos enchufables

Son similares a los híbridos, pero su batería se recarga en la red y el coche puede circular con electricidad entre 30 y 50 kilómetros. El sobreprecio respecto a un diesel o gasolina es más alto, de unos 5.000 euros en adelante, pero el consumo si usamos la energía eléctrica es cero en gasolina y muy poco en electricidad. Ahorra más cuanto más usemos el modo eléctrico, y también tienen menos impuestos y mayor confort por su bajo sonido.

Las únicas pegas es que para sacar partido del bajo consumo eléctrico hay que recargarlos a diario, también pesan algo más, lo que resta dinamismo y, si circulamos por carretera con el motor de gasolina, tienen un mayor consumo que un diesel.

Gas GLP-gasolina

Conocidos como coches de AutoGas, GLP o bi-fuel, su precio es muy similar al de un modelo gasolina o diesel, e incluso con la compra suelen regalar algún bono de repostaje que compensa el coste de compra o instalación -podemos transformar un coche a GP ya fabricado por unos mil euros-. El precio del gas GLP es casi la mitad de la gasolina, por lo que el coste de uso baja entorno al 40 por ciento. Tienen menos emisiones, etiqueta ECO, pagan menos impuestos, son más confortables y, si utilizamos los depósitos de gas y gasolina, podemos recorrer unos 1.200 kilómetros.

Como únicas pegas, la recarga de gas es más engorrosa, el depósito es más pequeño y tiene menos autonomía que el depósito de gasolina y, aunque hay más de 500 puntos de repostaje, tenemos que localizar los más próximos a nuestros trayectos para aprovechar todo el ahorro.

Gas GNC-gasolina

Los coches con Gas Natural Comprimido o GNC son similares a los de GLP, pero con un gas de mayor rendimiento que reduce el consumo y el coste de uso. Tienen las mismas ventajas: economía, ecología y confort, con la pega de contar con menos puntos de repostaje.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate