Las Provincias

APUESTA POR LA SEGURIDAD

En estas semanas de numerosos desplazamientos es donde realmente se aprecia la elevada seguridad tecnológica de los modelos de última generación: aviso de salida de carril, radar de pre-aviso de colisión, corrección automática de trayectoria, aviso de coches en el ángulo muerto o cámara trasera con aviso de tráfico cruzado empiezan a ser habituales en los acabados de gama alta de todos los nuevos coches, gracias el ímpetu de las marcas por ofrecer modelos más seguros y competitivos.

En este punto nos preguntamos cuanto por detrás está la administración europea de la capacidad tecnológica del mercado. La Unión Europea sigue sin imponer como cualidad obligatoria para la venta este tipo de elementos, dejando a los fabricantes su montaje según convenga, algo que las marcas desestiman en las versiones base, en muchos casos las más vendidas, para no encarecer el producto. La duda está en si vale la pena obligar a incluir esos alrededor de mil o mil quinientos euros más que supone toda esta tecnología y hacerla obligatoria para todos los modelos nuevos, o si este mayor precio hará que se resientan las ventas.

Personalmente creo que las administraciones podrían hacer más por la seguridad no sólo en la normativa de los automóviles, también en unificar y expandir todos los elementos de seguridad que existen en las carreteras europeas, tales como marcas viales, señalización, quitamiedos, dimensiones de los carriles o de los arcenes, etcétera.

Así que nos encontramos que son los fabricantes los que más apuestan por la seguridad, y también debemos hacerlo los conductores, con un mantenimiento estricto del automóvil, respetando las reglas cuando circulamos, especialmente en los fines de semana complicados, como el pasado de Semana Santa, este puente de San Vicente o el próximo del primero de mayo, y mantener la calma al volante. De poco sirve la tecnología si al final, la pieza más importante, no actúa de forma conveniente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate