Las Provincias

Listo para la Semana Santa

La imagen del Kuga es moderna y muy atractiva.
La imagen del Kuga es moderna y muy atractiva.
  • Nuestro Ford Kuga está de tour por la Comunitat Valenciana, con parajes en los que disfrutar de su amplitud y talento

  • FORD KUGA 1.5 150 CV ECOBOOST ST LINE

Ford tiene en el Kuga uno de los mejores valores de la marca, un sensacional SUV que, ya en su primera generación, supo unir a las cualidades de este segmento una agilidad de marcha similar a la de un turismo. La segunda generación, fabricada en Valencia, es todo un éxito. De hecho la planta no fabrica más porque la línea en la que se monta el SUV de la marca está técnicamente saturada. Entre 80.000 y 100.000 unidades salen cada año de la planta de Almussafes camino de alguno de los setenta países a los que se exporta, y claro, Ford quiere venderlos a buen precio.

Para aumentar la tarifa la mejor manera es ofrecer un producto más atractivo, y eso es lo que ha hecho la marca tras el restyling, añadiendo las versiones ST Line, en la imagen, y Vignale, que probaremos la próxima semana, al catálogo de versiones de la marca. Un diseño más atractivo, con más equipamiento y tecnología de seguridad se unen a las tradicionales cualidades del Kuga: diseño, espacio, polivalencia y agilidad.

Un motor gasolina

La versión 1.5 Ecoboost de 150 CV es una de las que está recibiendo un impulso por parte de la marca. El motor es bueno por su respuesta, pero como todos los motores de gasolina de baja y media cilindrad que se enfrentan a modelos de un peso medio elevado, el gasto es alto. No es un disparate, pero moverse entre 8 y 10 litros cada 100 kilómetros es la tónica habitual, por lo que los que vayan a hacer más kilómetros al año harán bien en elegir una versión diesel.

Si nos olvidamos del consumo el coche es ágil y rápido, frena muy bien y la dirección es precisa. No es tan vivo como el anterior Kuga, y aún así brilla en un sector en el que la agilidad no es una de las premisas de muchos modelos de la competencia.

Espacio para la familia

El espacio es amplio, y el Kuga es, sobre todo, más alto que la competencia, lo que da un mayor desahogo al interior. En anchura o longitud las cotas con las del sector, e incluso el maletero es algo pequeño para su tamaño exterior, cosas de un diseño pensado también para salir de forma habitual pro caminos.

El chasis del Kuga deriva del Focus, pero está muy modificado para ofrecer más robustez en caminos y salidas fuera de carretera. No será el uso habitual con el Kuga ST Line, con faldones y alerones que lo hacen más deportivo, pero fuera del asfalto el coche se defiende muy bien.

Seguridad ante todo

Viajar en familia es una gozada, y tanto delante como detrá la visibilidad exterior es óptima y podemos disfrutar del camino tanto como del destino. Es sin duda otro de los puntos fuertes de los SUV, al ir más altos, podemos divisar más el paisaje.

El precio de toda esta tecnología es muy ajustado, y es que por 27.00 euros, el Kuga ST Line nos parece uno de los coches más atractivos de su clase, una apuesta segura en el segmento de mayor demanda del mercado.