Las Provincias

El premium más ecológico

Incluso en las versiones de acceso a la gama, el diseño es claramente premium.
Incluso en las versiones de acceso a la gama, el diseño es claramente premium.
  • Lexus refuerza la oferta del CT200 con la etiqueta 'eco' que le concede su mecánica híbrida, protagonista de su confort, silencio y atractivo

  • LEXUS CT200 HÍBRIDO

Lexus está en una posición privilegiada en este momento. Con el mercado virando hacia coches más ecológicos en todos sus sectores y con algunas ciudades anunciando futuras restricciones de uso, la gama del fabricante premium japonés puede alardear de ser totalmente híbrida. De hecho hay modelos, como el CT200h, que no ofrecen otra opción mecánica más que la tecnología de bajas emisiones que combina motor de gasolina y eléctrico.

En el caso del CT200 combina una mecánica de gasolina con 1.8 litros y 99 CV con un motor eléctrico que rinde más de 80 CV, aunque la potencia conjunta es de 136 CV, que es el máximo que otorgan cuando ambos motores trabajan en su zona apta de rendimiento. Con esta mecánica el CT combina los arranques urbanos en modo eléctrico y sin emisiones, un modo eléctrico que también se activa de forma automática en retenciones, donde se recarga la batería, o por medio de un botón, que nos permite utilizar este modo totalmente eléctrico a baja velocidad durante unos segundos.

Fácil para el conductor

Estamos ante un híbrido que no se recarga en la red eléctrica, sino cuyas baterías se van recargando en marcha y ayudan al motor de gasolina en arrancadas y aceleraciones. El sistema funciona a la perfección en ciudad y en vías interurbanas, donde las aceleraciones y frenadas son frecuentes. En estos casos el CT se convierte en un excelente compañero para el día a día, ya que suma a su confort un consumo que ronda los cinco litros cada 100 kilómetros, incluso a veces por debajo, y gastar menos es algo que gusta a todo el mundo. Como todos los híbridos, este CT200 h tiene cambio automático, lo que hace aún más sencillo su uso.

Para manejarlo, en lugar de utilizar una gran palanca, el pequeño Lexus utiliza un selector compacto que libera un gran espacio en la consola central, donde se ubican la rueda que permite seleccionar tres modos de conducción: Eco, normal y Sport, además del eléctrico, y otra rueda para el navegador multimedia.

Precisión en el interior

A bordo encontramos un ambiente de alta calidad, con lujosos guarnecidos en napa y un silencio excepcional que se nota incluso al hacer algo tan sencillos como accionar un intermitente. Parece que cada mecanismo se ha adaptado a un modelo híbrido donde el silencio es protagonista, ya que ningún elemento entorpece el confort interior.

En marcha y a ritmo tranquilo sorprende la gran cantidad de ocasiones en las que la luz 'EV', que indica que el coche funciona solo en modo eléctrico, está encendida. En ciudad su manejo es perfecto, y dado su tamaño compacto, el coche se mueve perfectamente.

En autovía hay que pisar un poco más para obtener buenas prestaciones, lo que eleva el consumo hasta unos siete litros. A ritmo normal es muy satisfactorio, y si aceleramos un poco más, aunque el motor de gasolina funciona a altas revoluciones, las prestaciones aparecen rápidamente. No es un coche muy veloz pero tampoco es lento, y un largo viaje lo afronta perfectamente.

Interior suficiente

Para viajar el espacio en la trasera es correcto, aunque los pasajeros no van muy holgados. El maletero no es especialmente grande, ya que entre las baterías y el sofisticado eje trasero se deja un portaequipajes en algo más de 350 litros.

Muy competitivo

El precio del CT200h es cada vez más atractivo. Fabricado en Japón, la devaluación de la moneda nipona, el yen, ha permitido que, al cambio, su tarifa sea cada vez más competitiva. Ahora mismo, por menos de 23.000 euros, es uno de los compactos premium más atractivos del mercado, y es también el modelo de gama alta con etiqueta 'eco' más asequible del mercado. Son muchos argumentos a favor de este modelo, el más asequible de la gama Lexus.