Las Provincias

Con pasaporte valenciano

Interior conocido y fácil de usar, aunque el diseño está un poco recargado.
Interior conocido y fácil de usar, aunque el diseño está un poco recargado.
  • El Ford Kuga es uno de los SUV de referencia en Europa y, fabricado en Almussafes, se ha puesto al día en estilo, tecnología y deportividad

  • FORD KUGA 1.5 150 CV ECOBOOST ST LINE

Como todas las marcas, Ford está apostando fuerte por su gama SUV, una de las más multinacionales del mercado, formada por el pequeño Ecosport, que llega a Europa desde Asia, el SUV de gran tamaño Edge, fabricado en Estados Unidos, y el Kuga, que luce la etiqueta 'made in Valencia', y que desde aquí se exporta a más de ochenta países de todo el mundo.

El modelo se renovó a fondo en 2016, con un nuevo diseño y, sobre todo, versiones más atractivas en la parte alta de la gama, como el lujoso Vignale o este ST Line de aire deportivo. En cuando a motores, a los diesel 1.5 y 2.0 se ha unido un gasolina 1.5 litros turbo con versiones de 150ó 180 CV. La versión de 150 CV, con caja manual y tracción delantera, se convierte en una de las más 'de moda', ahora que el diesel tiene algunas pegas como los catalizadores de mayor tamaño y consumo o el hecho de que algunas ciudades muy contaminadas amenacen con limitar su uso a medio plazo.

Mucho más atractivo

Con estas premisas llega a nuestras manos un Kuga 1.5 turbo de 150 CV y acabado ST Line. El diseño luce ahora más robusto, con una gran parrilla delantera y muchos detalles en tono 'sport', como la parrilla, las llantas, los pilotos en tono oscuro o el kit aerodinámico de spoiler, faldón y taloneras laterales.

Por dentro el Kuga ha ganado en atractivo. El ST Line tiene un tapizado en ante y piel de tacto agradable. El cuadro de mandos se ha liberado de botones y cuenta con una gran pantalla táctil. El diseño resulta peculiar, porque tiene el cambio algo alto, lo que agradecerán las conductoras de talla media y baja, y mucha información para el conductor. El espacio delante es amplio, de los mejores de su clase. Detrás los respaldo se pueden reclinar además de plegar por completo y tiene buen espacio en todas las medidas, aunque es mejor viajar cuatro que cinco ocupantes. El maletero, con portón de apertura eléctrica, no destaca por su gran volumen pero sí por su forma cuadrada.

Un SUV bastante ágil

Nos ponemos en marcha y vamos descubriendo más detalles del coche. La dirección es suave y precisa, y el comportamiento del Kuga, como todos los Ford, es ejemplar. Al motor le cuesta un poco tirar del coche ya que, a pesar de su alta potencia, el empuje a bajas revoluciones no es muy fuerte y el Kuga pesa casi 1.600 kilos. La factura de este peso repercute también en el consumo, ya que homologa algo más de seis litros pero estaremos rondando los 8 de forma habitual y, si vamos ligeros, alcanzará los diez litros cada 100 kilómetros, algo alto para un modelo de esta potencia, pero lógico si hacemos más ciudad que autovía.

Al llegar a zonas fuera de carretera hay que tener cuidado con la menor altura y con los faldones laterales. Por lo demás el modelo de Ford es sumamente robusto y destaca por su aplomo y silencio en todo momento.

Este ST Line a tope de equipo sale por unos 27.500 euros, ofertas aparte, aunque hay gama desde 18.700 euros, una tarifa competitiva en un sector lleno de propuestas, pero con sólo un candidato fabricado en nuestra tierra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate