Las Provincias

VALENCIA EN FALLAS, CON CALMA

Valencia es una de esas ciudades que, en Fallas, funciona por el acierto de la teoría del caos, como si la 'mano invisible' de Adam Smith abandonara el mundo de la economía para meterse entre el tráfico, las calles cortadas, las numerosas carpas, 'food-trucks' y, ahora también, las bicis, para que todo funcione.

Nos sorprende encontrar a estas alturas a conductores que pierden los nervios en los inicios del mes de marzo, como si no supiéramos, año tras año, lo que sucede con el tráfico en Fallas. Ni más ni menos que el desarrollo normal de una gran ciudad que celebra una gran fiesta combinada con aquéllos que no están de celebración y deben ir cada día al trabajo. Los que no tengan que ir a trabajar, harían bien en no coger el coche o atenerse a las consecuencias. Por nuestra parte el taxi es un gran compañero estos días, ya que nos permite llegar a todas partes sin mayores problemas y, lo que es mejor, sin stress.

Durante estas fallas hemos disfrutado ya de las visitas de grandes amigos y compañeros de profesión, de jefes de prensa, de departamentos de comunicación y de muchos foráneos que, al unísono, añoran vivir en una ciudad como la nuestra, con el sol siempre brillando, un tráfico sin el agobio de las grandes capitales y unas fiestas asombrosas.

Así que por nuestra parte el consejo es relajarse, disfrutar de las fiestas o programar un largo fin de semana fuera de la ciudad para los menos afines a las Fallas.

En este ambiente fallero hemos optado por pasearnos por la ciudad con uno de los coches de nuestro especial 'crossover lifestyle', y hemos podido disfrutar, como hacía tiempo que no lo hacíamos, de los rincones más populares de la fiesta. No se pierdan tampoco en este número el reportaje de la familia Zapp, que por fin visitan nuestro país y nuestra ciudad y son un ejemplo de vitalidad, energía y valor, al enfrentarse con naturalidad a lo que, para otros, sería imposible. Disfruten con la lectura.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate