Revolución SUV en Mini

fotogalería

La firma alemana da un salto tecnológico y de confort en su nuevo Countryman, aprovechando para sorprender con un vehículo que gana en longitud y amplitud.

  • La segunda generación Countryman suma espacio y tecnología para convencer a familias urbanas y aventureras

  • MINI COUNTRYMAN

En el año 2010 aparecía el Countryman, primer Mini con cuatro puertas, cinco plazas y tracción total. Siete años después y tras un innegable éxito en ventas, la firma británica presenta una segunda generación que llega plagada de muchos nuevos argumentos para que este Countryman repita el éxito que le ha llevado a triunfar entre los SUV compactos.

Mucho más grande

El nuevo Countryman, desarrollado sobre la plataforma BMW ya utilizada en el BMW X1, crece veinte centímetros en longitud hasta llegar a los 4,29 metros, y también en anchura, lo que le permite ampliar la capacidad interior y del maletero hasta los 450 litros, gracias en parte a un asiento trasero corredero. El Countryman, aunque se parece al modelo actual, es completamente nuevo y, como es habitual, el diseño es inconfundible: aunque no hubiera logotipos, este coche sólo puede ser un Mini. Los faros LED son de serie en todas las versiones y el aluminio aumenta su presencia en las defensas delantera y trasera.

El interior gana en espacio, calidad y tecnología. El salpicadero tiene unas líneas más rectas que el de su antecesor, posee huecos portaobjetos de mayor tamaño y tiene asientos más grandes y cómodos. La gran ganancia está en la trasera, donde se ha pasado de un espacio justo a otro más amplio, especialmente si utilizamos la banqueta corredera. Por último, el maletero puede incorporar una bandeja externa para sentarnos, al estilo campero.

El equipamiento ofrece da un salto considerable, ya que el anterior Countryman pecaba de austero, e inaugura una era tecnológica en la marca, con todas las ayudas de seguridad disponibles en su marca hermana BMW, como mantenimiento en el carril, frenada de emergencia, instrumentación en el parabrisas, etcétera. También sorprenden los sistemas como el 'Mini Country Timer', que registra cuanto tiempo hemos rodado fuera de vías asfaltadas, como ya ocurre con el contador de horas descapotado que tiene el Mini Cabrio. Además, este crossover introduce la pantalla táctil con conexión a internet y aplicaciones específicas Mini.

Potencia alemana

La nueva generación del Countryman ofrece seis motores distintos, cuatro convencionales y dos más exclusivos. Entre los primeros hay dos diesel con 150 y 190 CV y dos gasolina de 136 ó 192 CV. Todos se pueden combinar con tracción delantera o 4x4 y cambio manual o automático. En cuanto a los más exclusivos, se trata del Cooper S Works, de 231 CV, manual o automático pero siempre con tracción total, y el innovador híbrido enchufable SE Countryman 4x4, el primer híbrido enchufable de la marca. Ofrecerá 40 kilómetros de autonomía eléctrica con una potencia conjunta de 224 CV. Los dos llegarán de cara al próximo verano.

Conducción muy 'Mini'

Para nuestro recorrido hacia la sierra madrileña elegimos el acabado Cooper S All4 automático, que monta el motor de 2 litros de 192 CV y caja de ocho velocidades. Este nuevo Countryman sube de vueltas con mucha alegría y destacamos su docilidad posicionándolo en el modo 'Green', que hace que la dirección sea muy precisa, soprendiéndonos con una suspensión mucho más confortable que la de sus hermanos de gama. Cuando nos decantamos por la opción 'Sport', el Countryman se transforma y aparecen unas reacciones más vivas y una suspensión más enérgica.

Aprovechando que disponíamos de una versión 'All4' con tracción total

Revolución SUV en Mini

hicimos una excursión fuera de carretera por una zona de tierra en buen estado, y, nuevamente, este Countryman demostró su polivalencia que, sin llegar a ser un todoterreno puro, sí nos permite adentrarnos por caminos de forma segura.

Con precios que parten del entorno de los 28.000 euros, el Countryman ha dejado de ser el segundo coche premium de la casa para convertirse en una alternativa al sector de los SUV compactos tipo Nissan Qashqai. Juega con ventaja en tamaño frente al Audi Q2 y en precio contra el Mercedes GLA, y si queremos algo más de espacio, la marca hermana BMW ofrece, con el X1, una excelente alternativa.