El rey de la tecnología

El uso del aluminio permite reducir en 100 kilogramos el peso de esta gran berlina.
El uso del aluminio permite reducir en 100 kilogramos el peso de esta gran berlina.
  • BMW apuesta por un Serie 5 repleto de innovaciones, con copiloto autónomo y con un alto confort, pero sin olvidar el dinamismo al volante

  • BMW SERIE 5

Si te gusta conducir, compras un BMW, y esta máxima, que parecía totalmente aceptada, también está cambiando, y no es que los BMW sean ahora menos dinámicos, menos deportivos o menos atractivos, sino que son mucho más confortables y equipan una tecnología a bordo que hace que parezca que viajamos en un Airbus, copiloto automático incluido.

La nueva Serie 5 es la excusa perfecta para mostrar de nuevo este vuelco tecnológico en la marca, que ya se había dado en el Serie 7, una berlina de lujo donde este enfoque es muy adecuado, pero que no esperábamos en tal alta medida en el Serie 5.

Completamente nuevo

El modelo cambia al completo, y renueva sus chasis, carrocería, gran parte de los motores, tecnología de seguridad y conectividad. La marca ha vendido 2,2 millones de unidades de la última generación del modelo, al sumar a la berlina de cuatro puertas y el familiar Touring la carrocería Gran Turismo, que ha dado buen resultado y que se lanzará también en la actual generación.

Adentrándonos en la berlina, que será el modelo más vendido en España, el Serie 5 crece ligeramente en tamaño para rozar los cinco metros de longitud. La carrocería es más atractiva, con salidas de aire laterales o una parrilla delantera muy marcada, además de luces led de bonito diseño. El interior es lo que más sorprende y, al menos en las versiones altas de gama probadas, deslumbra con su lujo. Un suave acolchado por encima de los asientos, grandes pantallas para la información o el equipo multimedia -esta última por fin táctil- o incluso pantallas en los reposacabezas traseros dan lugar a un espacio suntuoso en el que madera y cuero de alta calidad no faltan a la cita.

Más tecnológico

Al volante destacan los múltiples botones y controles, con uno muy especial:

El rey de la tecnología

el del copiloto activo. Este sistema permite al coche reconocer el carril por el que circulamos y, mediante la cámara delantera y el radar, girar siguiendo el carril o frenar si tenemos un coche más lento delante. El conductor tiene que intervenir, pero con un leve toque de volante cada treinta segundos, sería suficiente para circular entre el tráfico de autovía. En marcha, el trazado de las curvas no lo hace de forma tan precisa como lo haríamos nosotros, y da varios toques de volante por giro, por lo que, aunque resulta eficaz, la conducción autónoma aún tiene mucho margen de mejora, eso sí, como asistente de seguridad es una maravilla.

A los mandos del 540i -seis cilindros, turbo, 340 CV y 67.500 euros, el Serie 5 se desliza por la carretera con un inusual silencio y confort. El aislamiento es patente, e incluso el equipo de sonido Bowers&Wilkins -una opción de 5.500 euros- suena como un auditorio, a pesar de estar rodando por carretera.

Aunque el sonido no entra en el interior, el coche no está completamente aislado, porque la dirección mantiene la precisión habitual de la marca. En ello influye las dirección en el eje trasero, una novedad en la gama que permite ganar mucho en precisión en curvas y cambios de carril, además de facilitar las maniobras en garaje. BMW ofrece también la tracción total xDrive, de la que podemos adelantar una primicia: se equipará de serie en el futuro BMW M5, con un tarado deportivo. En el Serie 5 hay cuatro modos de conducción con la novedad del modo 'Adaptative', que elige uno u otro programa según nuestra conducción.

Para completar las innovaciones de última hornada el Serie 5 tiene algún gadget más, como una llave opcional con formato de mini-smartphone, pantalla digital y recarga inalámbrica que es muy atractiva, pero que bien se podría sustituir por una app en el móvil y una llave más pequeña. También puede aparcar solo. Por ejemplo si el hueco es estrecho, podemos salir antes del coche y pulsar la llave para se mueva él solo hasta su ubicación final.

Desde 49.400 euros

Con una completa gama de motores diesel de 190 y 265 CV y gasolina con 252 y 340 CV. En breve llegarán un 520d de 190 CV y menor consumo, un gasolina con 462 CV y el híbrido enchufable 530e con 252 CV y una autonomía inicial eléctrica de 50 kilómetros homologados -serán unos 35 reales- Los precios son bastante realistas para el sector en el que se mueve el coche, y no reflejan el notable incremento tecnológico, ya que podemos tener un Serie 5 desde algo menos de 50.000 euros en el caso del 520d, la versión más vendida de la gama en toda Europa y, con 190 CV, una de las más recomendables de la marca.