Las Provincias

Primera clase para todos

La versión más corta, llamada XS por sus 4,60 metros de longitud, cuenta con casi 2.000 litros de maletero.
La versión más corta, llamada XS por sus 4,60 metros de longitud, cuenta con casi 2.000 litros de maletero.
  • Citroën estrena un monovolumen con alma de furgón lleno de ideas creativas para hacer de cualquier trayecto un viaje placentero

  • CITROËN SPACE TOURER

El mercado del automóvil cambia constantemente, y en los últimos años se han dado dos tendencias: la caída de ventas de los monovolúmenes de gran tamaño y el aumento la demanda de furgones para pasajeros con mucho espacio para equipaje, bien sea para empresas de transporte, personal de hoteles o para unas familias numerosas que cada vez más apuestan por el furgón como apoyo de ocio activo.

Esas dos tendencias se han dado la mano en el diseño del Citroën SpaceTourer. Por una parte la marca había dejado de vender el monovolumen C8 y, por otra, ante el aumento de ventas de la Jumpy en versión mixta, la marca decidió que el sustituto del furgón tuviera una versión turismo más refinada.

Tres tamaños distintos

El diseño es muy cuadrado, pero con detalles turismo, como un capó con el vano motor separado que permite reducir el ruido de la mecánica en el interior, una parrilla, faros y diseño general muy atractivo y algunos detalles llegados del universo monovolumen, como las puertas laterales correderas con accionamiento eléctrico o el portón trasero con luneta practicable para poder coger bultos ubicados en la bandeja.

La carrocería mantiene la buena idea de la versión furgón de ofrecer tres longitudes diferentes y, en los tres casos, configuración de hasta nueve plazas. Con sus versiones de 4,60, 4,95 y 5,30 metros, podemos disponer de un modelo corto apto para plazas de parking más limitadas, con 5 plazas y casi 2.000 litros de maletero. Uno mediano con hasta nueve plazas para quien necesite más capacidad de pasajeros y equipaje, y uno muy largo para los que necesiten 9 plazas y buen volumen de carga.

De 95 a 180 CV

Todos ellos comparten gama de motores, con los diesel BlueHDI como protagonistas de la oferta. El motor 1.6 se ofrece con potencias de 95 y 115 CV, y el 2.0 con rendimientos de 150 ó 180 CV. El más potente sólo está disponible con caja de cambios automática, al igual que el de 95 CV, cuya presencia se reduce a la versión 'corta', la más apropiada para la ciudad. Los consumos oficiales están entre los 5 y los 6 litros de promedio, por lo que resulta un automóvil ahorrador en la carretera.

Como un turismo

El punto más importante es el habitáculo, donde Citroën utiliza casi toda la tecnología disponible en su gama de turismos: navegador con pantalla táctil, conexión a internet, conexión a móviles y mapas 3D, instrumentación 'head up display' sobre el cuadro de mandos, sistema de frenada de emergencia automático, cámara de marcha atrás, detección de cansancio al volante. muchos detalles de gama alta que llegan a este familiar de gran tamaño.

Tecnología aparte, el interior está configurado con una sección delantera de dos o tres plazas bastante amplias. El volante es agradable y también lo es el tacto del cambio, con un mando muy fácil de usar en el modelo automático. Todo queda a mano, el puesto de mando es bastante alto y el dominio del SpaceTourer, a pesar de su anchura y tamaño, sencillo. A las plazas traseras se puede acceder por medio de una o de dos puertas correderas, que pueden ser eléctricas e incluyen función 'manos libres' de apertura sin tocar la empuñadura de las puertas, lo que es muy útil a la hora de portar carga. Las tres plazas centrales se pueden configurar con asientos individuales para un mayor confort. Cuentan con una tableta-mesa tipo avión, conexiones para recargar accesorios electrónicos, techo panorámico, salidas de climatización individuales y luces de lectura tipo avión. En tercera línea podemos equipar dos asientos o una fila de tres hasta alcanzar los nueve pasajeros en las versiones más completas de la gama.

Sobre todo, confort

En marcha el nuevo Citroën tiene poco de furgón, pero tampoco es un turismo. Se convierte en un modelo de gran tamaño perfecto para largos viajes o para transportes urbanos con varios pasajeros. Destaca su buena insonorización, que la altura sea baja -menos de 1,90 metros- para poder entrar a diferentes parkings y, con la cámara de marcha atrás, una capacidad de maniobra más cómoda.

La gama SpaceTourer tiene dos familias de precios, una para profesionales, empresas y autónomos que se desgravan el IVA, y que se inicia en los 24.515 euros de la versión diesel de 95 CV hasta los 35.350 de la versión más larga con el motor de 180 CV y cambio automático, y una segunda para clientes particulares, que cuenta con menos versiones, y que inicia su rango de coste en los 29.129 euros de la versión de 115 CV , cifras que culminan con los 39.700 euros de la versión más equipada.

Si buscamos un gran automóvil para viajar con pasaje, el Citroën Space Tourer destaca como uno de los más confortables, de menor consumo, razonablemente rápido y a lo que suma un precio competitivo dentro de su segmento.