Las Provincias

Un pionero siempre joven

El color del Initiale varía según la incidencia de la luz solar del morado al negro.
El color del Initiale varía según la incidencia de la luz solar del morado al negro.
  • Renault acierta con el enfoque del Espace que, sin renunciar a la amplitud, se convierte en un crossover atractivo y dinámico

  • RENAULT ESPACE 1.6 DCI AUTO INITIALE

El Renault Espace nos deja después de un mes y más de 5.000 kilómetros recorridos al volante. Grandes viajes y pequeños recorridos, solos o con todos los asientos ocupados, en ciudad o en carretera, en largas rectas o en zonas de curvas, con muchos kilómetros sin parar o con constantes detenciones en la ciudad. hemos hecho de todo con el Espace, y es un coche que casi todo, por no decir todo, lo hace de maravilla.

De nuevo, rompedor

Hablamos de un modelo de casi cinco metros y hasta siete plazas, pero Renault ha sabido entender lo que quieren los clientes y le ha dado a su modelo un estilo crossover. Si Renault, que es el inventor de este sector, ha dado este paso, no es difícil adivinar que los futuros modelos de este segmento podrían tener un diseño similar al del monovolumen francés. Con ello se ha conseguido un diseño que entra por los ojos en un coche que sirve para salir por caminos y cumplir con el espíritu aventurero que ofrece.

Por dentro Renault no ha perdido la maestría con la que domina el espacio en un automóvil. Pocos coches son tan amplios y ofrecen una sensación tan grande de espacio. El parabrisas está lejos, los cristales son grandes, los pilares, estrechos y apenas interrumpen la visión, e incluso la trasera es luminosa, a pesar del tercer pilar con pequeñas ventanillas. Viajar dentro del Espace es bastante agradable, a lo que contribuye una iluminación interna francamente vanguardista, con colores cuyas luces emergen de diferentes lugares del coche.

Dinámicamente este crssover ha dado un salto, porque si antes era un coche grande y no muy ligero, el actual se conduce como un turismo, aunque es más pesado que una berlina y hay más transferencia de pesos. Hay dos claves importantes para su dinamismo: un vivaz motor 1.6 diesel con 160 CV, aunque se echa de menos un dos litros más potente, un cambio automático rápido y, como tecnología única, la dirección en las ruedas traseras.

Hay algunas pegas en el Espace ya que, aunque la calidad es alta, en nuestra unidad el portón trasero eléctrico ha dejado de funcionar correctamente, la pantalla central es intuitiva, pero sólo el conductor puede subir y bajar el volumen porque no hay un mando para que lo haga el pasajero, las órdenes vocales no funcionan con la fluidez que se espera de un coche de su precio y hay pocos huecos para dejar cosas, en especial cualquier móvil o elemento algo más grande -cartera, llaves, etc.- va a ser difícil de ubicar en una posición visible que no nos haga olvidarlo cada vez que salgamos del coche.

Bajo consumo

Son pequeñas notas que quedan compensadas con los muchos detalles positivos: es amplio, es cómodo, es lujoso, es rápido cuando se requiere, muy eficaz con su dirección a las cuatro ruedas tanto en conducción rápida como en ciudad y, si analizamos su precio, no es un coche caro. La versión base cuesta 30.000 euros, y este Initiale 'con todo' 45.000, pero se ofrece con cuotas mensuales desde 300 euros al mes.

La gama más completa

Renault culmina así una gama crossover de éxito. El Captur es un 'hit' absoluto en ventas en Europa, y le van a seguir saliendo rivales mes a mes. El Kadjar se vende bien, con una relación entre producto y precio de las mejores del mercado. En pocos meses llega el nuevo Koleos, mucho más grande que el Kadjar, con cinco plazas y con muchísimo maletero, y este Espace culmina la gama con un coche muy conseguido.

Con todas estas armas, la marca es la firma generalista que antes y más rápido ha desplegado una gama de modelos crossover para atender la demanda del segmento más de moda, todo un acierto que se nota en el Espace.