Las Provincias

Optimismo para todos

fotogalería

La metamorfosis del C3 lo convierte en un urbano con aire de crossover muy atractivo.

  • Citroën une el estilo de los crossover y de los utilitarios premium en un nuevo C3 atractivo y muy cómodo, a la venta desde 11.750 euros

  • CITROËN C3

Optimista, humano, inteligente. no se trata de una persona, sino de un nuevo coche, y es que Citroën presenta el C3 con estos argumentos que marcan su diseño El objetivo es convertir a la marca en la más atractiva, entre las económicas, para una nueva generación de compradores que valoran el diseño y la economía por encima de la marca o el status, un camino iniciado con el C4 Cactus.

Como en su hermano de gama, el C3 utiliza detalles llegados del sector crossover para incrementar su atractivo. Pasos de rueda en plástico, grandes llantas, muchas protecciones y una carrocería más alta sustituyen el estilo redondeado del que hacía gala, hasta ahora, el C3.

Imagen 'chic' a buen precio

El diseño gusta, y utiliza argumentos de los modelos premium, como una amplia gama de combinaciones de color: podremos elegir entre nueve tonos de carrocería combinables con tres colores para el techo. Retrovisores y otros elementos decorativos también son personalizables, además de adhesivos, techo de cristal panorámico, cristales traseros tintados o protecciones de la carrocería tipo 'airbump'. Estamos sin duda ante un coche que gusta.

Por dentro, su silueta de cuatro metros y cinco puertas nos descubre un

Optimismo para todos

interior amplio y luminoso. Los asientos son butacas de gran mullido, aunque con poco agarre, y el equipo multimedia protagoniza la consola central. Es una pena que la marca no utilice el cuadro digital que equipa el Cactus también para los relojes tras el volante, que recuperan las tradicionales agujas. El espacio es bueno para cuatro pasajeros, que viajarán cómodos para ser un coche de este tamaño. Como es habitual está homologado para cinco, que irán algo más apretados. La banqueta trasera es partida en toda la gama y el modelo cuenta con tres anclajes Isofix para sillitas infantiles, dos detrás y otro más en el asiento del pasajero delantero. El maletero es grande, con unos 300 litros, pero su boca de acceso es estrecha y su fondo está algo lejos del umbral de carga, de modo que no es muy cómodo cargar bultos como carritos de bebé.

El equipamiento disponible es muy amplio. A los elementos de confort habituales se suman los de segundad y una interesante innovación: la 'ConnectedCam', una cámara junto al retrovisor que enfoca el exterior y graba lo que sucede delante nuestro. Sus imágenes las podemos guardar en el teléfono móvil y compartir en redes sociales, muy útil si ocurre un accidente o una 'top model' se cruza en nuestro camino.

Cinco mecánicas

La gama de motores es sencilla, con un gasolina 1.2 litros en versiones de 68 y 82 CV, además de un turbo de 110 CV; y un diesel 1.6 litros con 75 ó 100 CV. Todos usan cajas de cambio manuales.

En marcha y por los alrededores de Barcelona, destaca el diseño de este modelo, que se integra a la perfección en ambientes urbanos. La suspensión es muy blanda y cómoda, como parte del sistema 'Citroën Advanced Confort' que ahora promueve la marca, pero los asientos delanteros tienen poco agarre y su tapicería puede ser calurosa en algunas versiones.

Los motores funcionan perfectamente, con poco ruido, buen empuje y bajo consumo en un coche que resulta ligero. En carretera destaca por su confort, pero no es un coche para ir muy rápido debido a que la suspensión blanda provoca mayores balanceos de carrocería.

El C3 se pone a la venta con los acabados Live, Feel y Shine, con precios desde 11.800 a 18.300, y las versiones más equipadas desde 15.900 euros, por lo que se convierte en un coche económico, atractivo y con bajo consumo.