Las Provincias

Nuevos territorios

Nuevos territorios

  • Infiniti, tras triunfar con su gama alta de SUVs, se lanza al sector crossover compacto con el QX30 con grandes argumentos para convencer

  • INFINITI QX30

La marca premium japonesa sigue completando su gama con modelos en los sectores de mayor venta en Europa, y tras el lanzamiento del compacto Q30, le llega el turno a su versión crossover, el QX30, que se presenta con novedades respecto al benjamín de Infiniti.

El QX30 comparte carrocería y diseño con el Q30, pero la marca promueve su espíritu SUV con mayores protecciones para la carrocería y una altura al suelo, que llega hasta 20 centímetros y permitirá cómodas aventuras por caminos. El diseño exterior se completa con los afilados faros y un acabado que incluye detalles en aluminio cepillado en el exterior, con su habitual tacto metálico, y unas formas vanguardistas que mezclan aristas y curvas en una silueta de cinco puertas que permite una buena capacidad interior.

Automático, diesel y 4x4

La mecánica de este modelo se adapta muy bien a lo que se percibe por su diseño, ya que la marca ofrece solo una versión, dotada con el motor diesel más potente de la gama Q30, el 2.2 litros diesel de 170 CV, unido a un cambio automático de doble embrague y siete marchas, todo ello con tracción total y reparto automático de la potencia.

El conjunto se completa con llantas de 18 pulgadas, que permiten neumático de mayor perfil y más aptos para situaciones adversas. Si bien no estamos ante un 4x4 puro y duro, sí ante un coche que no se amilana ante las dificultades, y con el que además podremos transitar por caminos, pistas y carreteras nevadas.

Sus cualidades premium las muestra en el interior, donde la amplitud es correcta y la calidad, extraordinaria. Tapizados de muy buen tacto, botones con una suave precisión, un diseño que revaloriza el coche y un confort a toda prueba permiten viajar en el interior con gran silencio y comodidad. El QX30 incorpora detalles como el sistema de cancelación de ruidos por medio de los altavoces del propio equipo de audio, que emiten frecuencias que contrarrestan y reducen el sonido del motor, o los cristales de doble espesor para aislar el ruido exterior.

El espacio interior es bueno para tratarse de un compacto, pero algo menor que el de los coches tipo SUV de su sector. En cualquier caso cuatro adultos se desenvuelven bien en un espacio en el que también podrán viajar cinco si al menos dos son niños. Algo similar ocurre con el maletero, y es que sus 420 litros son de gran amplitud para un coche de su tamaño, pero es menor que en otros SUV.

Calidad al volante

Con todas sus cualidades expuestas, realizamos un breve recorrido por los alrededores de Valencia. El QX30 es algo más cómodo que el Q30 a la hora de entrar y salir del coche, ya que su carrocería está más alta. Al volante vamos un poco más altos, aunque esto no es un SUV convencional, sino un turismo con gran altura, de modo que hay más campo de visión pero sin una gran ventaja en este sentido. Al volante notamos familiaridad en algunos mandos, ya que Infiniti tiene un acuerdo de suministro de componentes con Mercedes y muchas de las piezas de este QX provienen del fabricante alemán. Tanto mejor, porque encontramos la sensación de calidad europea unida a la precisión japonesa en los coches de lujo. La dirección es suave, pero resulta precisa y, dinámicamente, es un coche que gusta conducir.

Mejor en carretera

El motor 2.2 diesel resulta algo rumoroso en parado, pero una vez en marcha su sonido queda anulado casi al completo por los sistemas de reducción de ruidos del Q30. Por encima de las dos mil revoluciones funciona de maravilla, y por debajo es algo perezoso, por lo que es el cambio el que se encarga de elegir cuál es la mejor marcha para aprovechar el rendimiento. En carretera es excelente, aunque en ciudad le cuesta un poco más coger ritmo y se siente algo menos su empuje, ya que empieza a rendir con brío a velocidades por encima de las urbanas. Lo compensa en recorridos urbanos con el confort de su cambio automático y del sistema de parada y arranque automáticos, que hacen que el consumo sea muy reducido y el sonido en marcha, muy bajo.

El QX30 llega al mercado con tarifas de 39.990 para la versión premium y 44.500 para el Premium Tech, más equipado con detalles de confort y diseño. La promoción de lanzamiento y financiación de este QX hacen que el precio de inicio se reduzca en 6.000 euros para quedarse en 33.900 euros. Se trata de una tarifa ajustada para un modelo premium con tracción 4x4, alta potencia y cambio automático, por lo que para Infiniti no será difícil convencer a 1.500 clientes cada año para que se decidan por esta alternativa, exclusiva y de calidad, dentro del sector premium.