Las Provincias

Un italiano en busca de rivales alemanes

Alfa Romeo ha esculpido una berlina deportiva, rutera y de proporciones clásicas
Alfa Romeo ha esculpido una berlina deportiva, rutera y de proporciones clásicas
  • Alfa Romeo vuelve al sector de las berlinas premium con el Giulia, un sedán con tracción trasera, bonito diseño, elegante interior y gran agilidad en carretera

  • ALFA ROMEO GIULIA 2.2 DIESEL SUPER AUTO

La versión deportiva del Giulia, el QV de 510 CV con mecánica puesta a punto por Ferrari, ha sido noticia por batir el récord entre las berlinas de cuatro puertas en el circuito de Nürburgring -Alemania-, con un tiempo de 7 minutos y 32 segundos, hito que no sorprende porque, salvando las diferencias respecto a nuestra unidad de 180 CV, el trabajo realizado en el Giulia recuerda a los mejores Alfa.

A simple vista se aprecia la deportividad y carácter de la marca. Su diseño exterior compacto y la silueta cercana al suelo se encargan de diferenciarlo de otras berlinas del sector que apuestan por el gran tamaño como primera de sus virtudes. El Giulia tiene un frontal que integra dos faros afilados y la clásica parrilla triangular, que desplaza la placa de matrícula al lateral del paragolpes. La zaga tiene mucho estilo, con aires de coupé y doble escape.

Descubriendo el Giulia

En su interior, con el acabado Súper, cuenta con tapicería en tono marrón, en línea con la escuela italiana de alta costura, y dando lugar a un ambiente lujoso. Los detalles de diseño, como el botón de arranque del motor situado en el volante, la pantalla integrada en el salpicadero o los logotipos de Alfa en relieve en los reposacabezas, refuerzan la apuesta por el lujo deportivo que ha realizado la marca italiana.

Pero no todo en el Giulia es diseño. Sus aptitudes como berlina son destacables. Para analizar las prestaciones del Giulia, nos adentramos en el interior de la provincia de Castellón, por carreteras que pueden sacar el verdadero potencial del Alfa. Tecnológicamente, la berlina italiana cuenta con las ayudas habituales a la conducción, además de tres programas de marcha: Dinámico, Normal y Eficiente.

Mecánica al día

A nivel técnico, el motor 2.2 diesel funciona a la perfección, con más cilindrada que su competencia habitual para poder rendir de forma desahogada a cualquier velocidad. El modo eficiente reduce el consumo sin perjudicar de forma perceptible las prestaciones. Eso sí, casi todos elegirán utilizar el Giulia, como mínimo, en el modo 'normal', con una dirección más rápida y un tacto del acelerador más directo. Pero donde sorprende el Giulia es en el modo 'dynamic' donde la parte delantera se vuelve ágil y precisa y muestra su carácter de tracción trasera para disfrutar al volante.

Todo ello se hace desde un interior moderno, pero no futurista. Con buenos asientos, grandes relojes en el cuadro y un entorno clásico y de calidad. No es el coche con más espacio de su sector, ni tampoco el que tiene el mayor maletero, pero la parte trasera es suficiente para niños o jóvenes y el portaequipajes es aprovechable. Además, el Giulia cuenta con sistemas multimedia y seguridad habituales en el sector.

En el corazón del sector

Con un precio que parte desde los 29.900 euros, el Giulia entra en el mercado pisando fuerte. Juega la baza de la emoción, con un bonito diseño que se acompaña de motores fiables y un interior bien acabado. La misma fórmula que dio el éxito a los Alfa 156 y 159 y que tiene muchos clientes en España, pero puesta al día para un mercado con muchas ventas a empresas y que exige más tecnología y menores costes de utilización, y con la emoción renovada de la tracción trasera.