Las Provincias

El Opel más completo y acertado de la gama

fotogalería

Impecable imagen para el benjamín de la gama 4x4 de Opel.

  • El Mokka ofrece primicias como un potente diesel con tracción 4x4, faros LED o wifi 4G

  • OPEL MOKKA X 1.6 CDTI 4X4 EXCELLENCE

El Mokka termina su mes en LAS PROVINCIAS con un nivel de satisfacción más que elevado. Opel ha conseguido un producto muy recomendable, ya que el pequeño SUV fabricado en España es el mejor de los de su clase, aunque también lo hace pagar a un precio más alto que la competencia. Su ventaja se cimenta en la ingeniería del coche, ya que el Mokka siempre se diseñó como un SUV al completo, y no como un derivado. De este modo, el crossover compacto de Opel no tiene tanto de Corsa como tienen otros rivales de su sector con respecto a sus hermanos utilitarios, sino que es un coche en sí mismo con el que Opel no sólo ofrece un SUV pequeño muy completo, sino que alcanza muchas ventas del sector compacto, particularmente entre los que el espacio no es una prioridad, como los clientes senior o los jóvenes sin hijos.

El Mokka ofrece una amplia gama 4x4, motores diesel y gasolina por encima de los 130 CV, un sistema multimedia con conexión wi-fi y 4G y faros LED con tecnología de visión inteligente. Son cuatro puntos que nadie ofrece hoy en día en el sector de los SUV más urbanos del mercado.

Opel juega también con un bonito diseño y opciones lujosas como el cuero que puede ser en color camel, los asientos y volante calefactables o un diseño general muy conseguido. En marcha, al tradicional confort de la marca se une un diesel eficaz y poco ruidoso. Hacía tiempo -desde el motor 1.5 Isuzu que llevaron los Corsa- que un motor diesel de Opel no iba tan bien como este, por lo que no es extraño que el 1.6 sea ahora piedra capital en toda la gama de la marca.

El Mokka puede ser un coche rápido, pero apetece conducirlo a un ritmo pausado. En carretera 'paga' su diseño más SUV que otros SUV, con mayor altura y un mayor ruido de rodadura y de aire que hace que nos mantengamos en niveles de velocidad razonables. Otros rivales son más rápidos, pero a cambio el Opel, con su suavidad, nos regala un consumo ajustado y no tiene que utilizar el aditivo AdBlue para cumplir con las normas anticontaminantes.

Por su tamaño se mueve muy bien en ciudad, donde echamos de menos detalles como el sistema de auto-parking o unos sensores menos 'intrusivos', ya que pitan aunque no estemos aparcando. Son pequeños detalles del día a día que convertirían la calificación de sobresaliente en matrícula de honor, pero siempre hay margen de mejora, y eso es bueno para Opel, como también lo es que la marca esté preparando un futuro SUV para el sector superior al del Mokka. Con más capacidad, este modelo sería aún más recomendable aunque, mientras llega ese momento, nos encanta este pequeño Opel, que sigue la saga de buenos modelos presentados estos años.