Las Provincias

La juventud más inteligente

Mide algo más de 4.20 metros, perfecto para familias jóvenes o parejas sin hijos.
Mide algo más de 4.20 metros, perfecto para familias jóvenes o parejas sin hijos.
  • El Mokka X busca su público entre clientes de espíritu joven que quieren un SUV desenfadado y diferente

  • OPEL MOKKA X 1.6 CDTI 4X4 EXCELLENCE

El Mokka X es un coche que convence el primer día, pero también en el largo plazo. Hacía tiempo que no convivíamos tantos días con un Opel, aquéllos coches que llegaron a España con el eslogan de 'ingeniería alemana a su alcance', y así es. En el Mokka hay pocos detalles de coche económico y muchos de modelo de gama alta, algunos superiores incluso a lo que ofrece la competencia premium, como el servicio 'OnStar' que ya hemos comentado en otras ocasiones pero que, para los que aún no lo conocen, consiste en un servicio de llamada elaborada por el propio coche -aunque no llevemos teléfono- que nos permite conocer donde está un lugar y que nos lo envíen al navegador del coche, contactar con un restaurante o buscar alguna otra información por internet. Esto, y el servicio de wifi para hasta siete aparatos impresionan a cualquiera y son un añadido perfecto a un coche sobresaliente.

Constante actualización

El Mokka ha cambiado bastante desde su llegada al mercado, aunque los clientes casi no se hayan dado ni cuenta. Los primeros diesel equipaban un ruidoso 1.7 litros y ahora la versión de gasóleo es un excelente 1.6 capaz de correr sin tener que gastar y con un ruido más reducido. Además el coche ha pasado de fabricarse en Corea del Sur a Zaragoza, y el cambio es positivo. Los materiales son mejores, ya que el cliente coreano, y por tanto también los proveedores de piezas, no dan tanta relevancia a la calidad interior, y, con el último refresco estético, el coche ha perdido parte de su diseño ovalado para presentar un frontal con más aristas, más vanguardista y coronado por los faros multi-LED, una opción que vale la pena instalar en el Mokka, sobre todo si conducimos habitualmente de noche.

Estas luces no sólo alumbran mejor, sino que activan y desactivan las luces largas de forma automática, de modo que ya no tenemos que preocuparnos si vienen coches de frente o alcanzamos otro coche en la carretera, ya que las luces inteligentes se autoregulan para no deslumbrar, apagando sólo las secciones del faro que deslumbrarían a los demás conductores.

Tecnología aparte, el Mokka es un coche amplio, pero no tanto como los SUV compactos. Es algo más estrecho y esto repercute en el interior y en el maletero. Delante no hay pegas, aunque los dos pasajeros irán algo más juntitos. Detrás es un coche para dos pasajeros, ya que un tercero irá muy justo, y el maletero es amplio, pero no muy ancho, lo que limita cargar algunos bultos, como carritos de bebé por ejemplo.

A prueba

En marcha es ruidoso en frío, pero en cuando coge temperatura el sonido se desvanece y el Mokka parece un coche de gasolina. Acelera muy bien y en autovía mantiene cruceros razonables con un mayor nivel de confort. Tiene un motor para viajar con holgura, y ningún rival del sector SUV más pequeño disfrutan de una mecánica tan potente. Esta se lleva muy bien con la tracción 4x4 -que ningún rival, excepto el SsangYong Tivoli, tiene disponible en versión diesel- y este Opel se desliza con seguridad y eficacia en carretera.

Nos gusta este coche, a pesar de algunos detalles que empañan el día a día, como un sensor de parking que pita demasiado a menudo y con un sonido muy agudo o un lector de señales muy insistente con la información.

En cuanto al precio, a la tarifa oficial, sujeta a descuentos, se pueden añadir casi todas las opciones en un pack con un valor de 2.000 euros.