Las Provincias

La magia de los premium

fotogalería

La atractiva imagen de la berlina de Renault es parte de su éxito.

  • Renault acierta con el Talismán al combinar precio y mecánica 'popular' con una imagen y rendimiento muy próximos a los del sector de lujo europeo

  • RENAULT TALISMÁN 1.6 TCE 200 4 CONTROL

Renault ha apostado fuerte en la renovación de su gama, con un montón de nuevos modelos -Captur, Clio, Mégane, Espace...- que apuestan por una mayor tecnología y quieren conseguir más éxito en el mercado.

Uno de ellos es la berlina Talismán, y cuando cumple algo más de un año en el mercado nos ponemos a los mandos de una de sus versiones tope de gama, que equipa un motor de sólo 1.6 litros con 200 CV, una sofisticada caja de cambios de doble embrague y un inédito sistema de dirección a las cuatro ruedas ¿Suficientes para convencer a los exigentes compradores del sector ejecutivo? Ahora lo comprobaremos.

Sector muy competido

La verdad es que con las marcas premium ofertando precios muy ajustados, los fabricantes 'de toda la vida' como Ford, Opel, Peugeot o Renault, lo tienen cada vez más difícil, pero la firma del rombo no se ha rendido, y el Talismán demuestra que hay que tener en cuenta sus coches también en este segmento.

El diseño del Talismán nos ha convencido. De gran tamaño y porte, permite utilizar detalles vanguardistas, como los LEDs delanteros que se extienden por el paragolpes o los pilotos traseros 3D, con unas líneas clásicas. El resultado gusta, y el gran tamaño permite un interior holgado.

Este cuenta con un acertado diseño. Con grandes butacas y un salpicadero digital, el conductor se siente cómodo y se centra de inmediato en la carretera. El equipamiento es muy sofisticado, e incluye elementos como el 'head up display', que proyecta la instrumentación en el parabrisas, o un sistema de perfiles de conducción en el que podemos elegir un estilo más ecológico, otro deportivo o un ambiente relajante, al que contribuyen los asientos con regulación eléctrica y masaje. El ambiente tiene poco que envidiar a un modelo premium.

A nivel técnico Renault ha optado por ser conservadora. Con unos límites de velocidad cada vez más estrictos, nos basta con un motor 1.6 litros que, con la ayuda del turbo, rinde 200 CV. Más que suficientes para volar por carretera apoyados en la caja de cambios de doble embrague de Renault. Ésta permite confort y bajo consumo, y se maneja como un automático normal. Es la única que se ofrece con este motor, y nos parece un acierto. El Talismán cuenta con la dirección a las cuatro ruedas '4-Control', que hace que las traseras giren levemente y permiten un perfecto control en maniobras como el cambio de carril a alta velocidad, de evasión de accidente o, simplemente, al aparcar el coche.

La parte trasera es amplia, aunque sólo dos irán realmente cómodos, y el maletero destaca por su capacidad, así que nos encontramos en este Talismán con sólo algún detalle de acabado que debería ser más refinado para asemejarse a modelos altos de gama.

Tarifas competitivas

¿El precio? En estos tiempos depende más de la oferta del concesionario o del renting, pero la tarifa señala que esta versión sale por 35.100 euros y por 41.000 euros en acabado Initiale, puede parecer mucho por un Renault, pero con un bajo coste de mantenimiento, consumo y la posibilidad de negociar el precio, podemos tener una oferta sorprendente, sobre todo con los planes de financiación más habituales, que hoy en día permiten acceder a un Talisman desde 249 euros al mes para la versión berlina y sólo un poco más para el familiar.