Las Provincias

Un grande vestido de benjamín

El diseño exterior se ha renovado hace pocas semanas con un frontal más dinámico.
El diseño exterior se ha renovado hace pocas semanas con un frontal más dinámico.
  • El Mokka tiene todas las cualidades de un SUV de mayor tamaño pero con unas medidas y precio del sector más urbano

  • OPEL MOKKA X 1.6 CDTI 4X4 EXCELLENCE

Recién presentado en Escocia a la prensa internacional, el Opel Mokka ya está en la redacción de LAS PROVINCIAS. El viaje a Valencia no ha sido tan largo ya que, afortunadamente, el Mokka se fabrica en España, en la planta de Zaragoza con la que General Motors, la matriz americana propietaria de Opel, quiso hacer frente al gran impulso de Ford en Almussafes con el Ford Fiesta.

El éxito de aquí tuvo su réplica en tierras aragonesas, y la factoría maña, inaugurada en 1982, ha liderado la fabricación de los Opel más pequeños, como el Corsa, el Tigra o el Meriva, y aunque también ha fabricado el Kadett y el Astra, como los tiempos cambian ahora son los SUV los que más venden, y el Mokka X es su modelo estrella.

El benjamín de la gama 4x4 de Opel llega con un tamaño muy compacto -4,27 metros-, pero con tecnología y motores de coche más grande, así que quiere convencer a clientes de dos segmentos, tanto de los SUV más urbanos como el Renault Captur o el Peugeot 2008, como de los más grandes, como el Kia Sportage o el Seat Ateca.

Una renovación acertada

Para ello, y aunque el Mokka estaba en su mejor momento en cuanto a ventas, Opel ha mejorado su oferta en cuanto a diseño. El frontal se estrena con nuevos faros y mejoras que dan al modelo una imagen muy vanguardista. El coche tiene mucho más aspecto de 4x4 que sus rivales, y el asunto no es sólo de imagen, ya que además cuenta con una gama de versiones con tracción total muy amplia: lo hay gasolina, diesel, manual o automático.

Pero antes de pasar a hablar de su mecánica, cabe valorar el interior. Es

Un grande vestido de benjamín

amplio para una pareja, con dos plazas delanteras bastante cómodas. En la parte trasera hay buen espacio y dos niños viajarán bien siempre que los pasajeros de delante no sean muy altos. Está en la media alta del sector pequeño, pero si vamos a llevar niños mayores o adultos de forma habitual vale la pena hacer las mediciones en el concesionario antes de la compra. Eso sí, si somos pareja joven y nos va al aventura, es el coche perfecto.

Lo es porque sirve para el día a día, como comprobamos al movernos por la ciudad con la impresión de que no es un coche grande. Maniobra muy bien gracias a la buena visibilidad y la cámara de marcha atrás y la postura de conducción, bastante alta, nos permite observar perfectamente lo que ocurre alrededor. También sirve para carretera, con su alta potencia y buen manejo, y para excursiones, con buena altura para circular por caminos.

Motores de gama alta

En cuanto a la mecánica el Mokka quiere ser un chico grande, y lo demuestra con un único motor diesel 1.6 litros de 136 CV que supera a su competencia e incluso a algunos coches más grandes y, si lo queremos de gasolina, la opción mínima es un 1.4 turbo de 140 CV. Los dos garantizan muy buen andar en carretera, ciudad y curvas, incluso con cambio automático o tracción 4x4, sistemas que siempre roban algo de brío a la mecánica. En este sentido, más que en ningún otro, el Mokka demuestra sus mimbres de SUV de gama más alta.

De momento nos quedamos admirando su diseño antes de salir al campo a probarlo a fondo. El Mokka X es una excelente evolución del Mokka original, y seguro que, con precios competitivos, trae grandes alegrías a los concesionarios de la marca, tan contentos con el coche como los usuarios del Mokka.