Las Provincias

Deportivo para la ciudad

fotogalería

En versiones Cabrio, coupé y cuatro puertas, los smart comparten mecánica, diseño y exclusividad.

  • Smart lanza la versión Brabus con 110 CV, más equipamiento y una mecánica muy precisa para dar el toque 'sport' a los coupé, cabrio y Forfour

  • GAMA SMART BRABUS

Mercedes Valencia convocó el pasado miércoles 28 de septiembre a sus clientes en el Palau de les Arts Reina Sofía para el lanzamiento de sus últimas novedades: el SUV deportivo GLC, la versión cabrio del nuevo Clase C y el Smart Brabus en sus versiones coupé, cabrio y de cuatro puertas. El dispositivo para atender a los invitados incluía la recogida a domicilio y la posterior prueba del coche, con el centro neurálgico en el restaurante Contrapunto, uno de los imprescindibles en cuanto a gastronomía en la ciudad.

Un Brabus de bolsillo

Durante el evento y para este primer ensayo nos centramos en el nuevo Smart Brabus, una de las versiones más interesantes de la amplia gama. Brabus es un preparador alemán especialista en Mercedes que fabrica sus propios coches muy modificados. Por ejemplo en cualquiera de las berlinas o coupés se pueden instalar motores V12 de más de 700 CV. Los precios están en consonancia, y un Brabus suele superar los 300.000 euros, por eso la mayoría de las unidades se venden en Oriente Medio, China o Estados Unidos. Pero con el lanzamiento de la gama Smart en los años noventa Mercedes y Brabus colaboraron de forma directa, y pronto los Smart Brabus, fueron los más codiciados de la gama: bonitas llantas, un precioso sonido de escape y un acabado racing encandilaron a los clientes.

Más equilibrado

Su popularidad ha hecho que la nueva gama Brabus se haya renovado muy a fondo. El motor tres cilindros turbo pasa de 90 a 110 CV, y el aumento de prestaciones es palpable en un coche que, sin ser un avión, sí es veloz en ciudad y en recorridos intermedios. El siguiente punto clave es el cambio, ya que equipa la nueva unidad 'Twinmatic' de doble embrague con un perfecto rendimiento y uso mediante levas. No tiene nada que envidiar al del resto de la gama Mercedes. A este conjunto mecánico se une una apuesta a punto de chasis muy adecuada, en lo que tiene mucho que ver el nuevo diseño y medidas -especialmente la anchura- del nuevo Smart.

El Brabus es ahora más deportivo, con una dirección de endurecimiento según la velocidad que permite sentir muy bien la carretera, y unos frenos que actúan con rapidez y buen mordiente.

La suspensión es un punto clave en un Smart Brabus, ya que algunos clientes la encontraban incómoda. No es el caso del nuevo modelo, que absorbe con confort baches e imperfecciones y tiene una buena sujeción en carretera, gracias a unas llantas y neumáticos de buen tamaño.

Hemos probado más a fondo el cuatro puertas, que se muestra rápido, permite jugar con el cambio -tiene tres modos de uso: eco, sport y auto- y nos parece perfecto para los que quieren moverse por la ciudad con brío. Como en todos los Smart su mecánica es peculiar. Está situada en la trasera, y no debajo del capó, se notan sus vibraciones en parado y tiene un sonido que invita a acelerar a fondo, y aunque tiene el tope en 6.500 revoluciones, es un coche que se maneja mejor cambiando de marcha antes de apurar su mecánica.

Casi un descapotable

El Forfour tiene en opción con un techo de lona eléctrico que no sólo nos da una impresión similar a la de un cabrio, sino que, como pudimos comprobar el día de la prueba, es capaz de soportar enormes chaparrones sin filtrar ni una gota al interior. Esperamos un resultado similar en el dos puertas, cuya prueba dejamos para más adelante pero que repite la fórmula del Forfour con la ventaja de un menor tamaño y, en el cabrio, de viajar a cielo abierto.

El Smart Brabus no es económico, y el precio de salida, en torno a los 18.000 euros, supone unos 4.000 de incremento respecto a la versión de 90 CV. Además hay que valorar incluir el pack Xclusive -unos 3.000 euros- para dejarlo mejor equipado, y la lista de opciones es amplia. Ahora bien, con los planes de financiación que ofrece Mercedes en Valencia, su atractivo aumenta, y es un capricho que nos podemos permitir dos o tres años con una cuota mensual razonable, y más adelante decidir si pasa a formar parte de nuestro garaje de forma permanente. Tendremos exclusividad, confort y rapidez en un formato único, como todos los Smart.