Las Provincias

Espacio de vanguardia

fotogalería

La gama de motores cuenta con versiones entre 190 y 400 CV de potencia.

  • Mercedes lanza el Clase E familiar con el objetivo de unir espacio, diseño, ocio y lujo en un automóvil que incorpora conducción autónoma

  • MERCEDES CLASE E FAMILIAR

Mercedes sigue completando su ya amplísima gama, en la que los modelos de cada tipo se multiplican, como sucede con los tan de moda familiares. Si contamos el Clase C, el CLA, el CLS y este nuevo Clase E, la marca dispone ya de cuatro modelos de este tipo en su gama, nada mal para una firma premium.

Espacio y confort en ruta

El Clase E familiar -Estate- es un clásico en el mercado y un modelo muy querido por los clientes españoles, como muestra la alta cotización en el mercado de ocasión de las pocas unidades a la venta de las versiones anteriores. Basado en la nueva berlina de la Clase E, el familiar comparte su atractivo diseño, y añade una zaga muy moderna y dinámica con la que se consigue un amplio espacio interior. Mide casi lo mismo que la berlina, con 4,97 metros de largo, y gana, obviamente, en espacio para el maletero, con 640 litros de capacidad inicial -que es algo menos que antes- y también en espacio para las plazas traseras, especialmente en altura.

Al maletero se accede por medio de un portón eléctrico, y dentro del mismo

Espacio de vanguardia

puede albergar dos asientos plegables que se sitúan a contramarcha, como era habitual antaño y en una posición que casi no se utiliza en el sector, pero que resulta muy práctica en caso de necesidad. La nota negativa es que estas dos plazas son opcionales sólo para las versiones con motor de gasolina, ya que el diesel equipa en ese hueco el depósito del aditivo anticontaminación 'AdBlue'.

La gama nace con motores cuatro cilindros turbo, con dos versiones gasolina de 184 y 211 CV y el nuevo diesel de 194 CV, brillante y muy silencioso. Todos llegan con caja automática de nueve marchas, y en pocas semanas Mercedes lanzará tanto los diesel con 150 y 256 CV, y un gasolina de 333 CV, además del E43 AMG con un motor V6 biturbo de 400 CV. Los dos últimos equipan de serie la tracción total 4Matic.

Velocidad, calidad y lujo

El único cambio técnico es la llegada, de serie en todos los familiares, de la suspensión neumática trasera de altura constante, que permite que las grandes cargas no varíen el trabajo de la suspensión. Mercedes ha trabajado a fondo para que el Clase E siga siendo un excelente coche para remolcar caravanas y, ahora además, también un buen coche para viajar con bicicletas en su soporte.

En marcha y en las carreteras del norte de Alemania, da gusto conducir a fondo sin estar pendientes de los radares, lo que permite superar los 200 por hora sin ser objeto de persecución policial. También sorprende el sistema de conducción semi-autónoma 'Pilot Drive', que hace que el coche gire, frene o acelere en su carril e incluso adelante sólo en autopista con sólo accionar el intermitente, aunque exige que el conductor sujete el volante para detectar que hay alguien llevando el coche. Un sistema que en España tendrá que calibrarse para la menor distancia que dejamos entre los coches en autovía, ya que podría provocar algunas frenadas poco oportunas.

Hay poco que añadir a sus virtudes, con la única pega de disponer en la presentación de unidades con muchas opciones, lo que cambia la percepción de familiar práctico por la de coche lujosísimo y, en la versión de 400 CV, muy rápido, ya que emplea menso de cinco segundos en alcanzar los 100 por hora.

El Clase E Estate se pone a la venta con precios entre 55.000 y 57.000 euros, sin apenas diferencias entre los motores, por lo que elegir uno u otro dependerá de nuestras preferencias y consumos.

Con esta versión se convierte así en un familiar extraordinario, con un precio en consonancia. Frente a los SUV consume menos y su mantenimiento es más económico.