Las Provincias

Todavía más efectivo

El Sportage ha cambiado por completo su imagen, con un diseño más vanguardista.
El Sportage ha cambiado por completo su imagen, con un diseño más vanguardista.
  • La nueva generación del Sportage presenta diseño, espacio, calidad y una robustez digna de los coches alemanes

El Kia Sportage se ha convertido en uno de los SUV más deseados del mercado español, un boom que empezó con el anterior modelo, un compendio de cualidades tan bueno que muchos en la marca temían la llegada de un sustituto. Pero pueden estar tranquilos, no sólo el nuevo Sportage es un 'cochazo' por su diseño, calidad y tecnología, sino que resulta tan bueno en tantos aspectos que diríamos que tiene mucho de alemán.

Pero vayamos a nuestro protagonista. A la hora de pedir un coche para esta prueba no sabíamos si decidirnos por el motor dos litros diesel de 136 CV, a priori el más adecuado para un coche de este porte y tamaño, o del más pequeño 1.7 CRDi de 115 CV, para muchos un 'quiero y no puedo', para otros, más que suficiente para su día a día. Para resolver las dudas hemos pedido ambos, empezando por este 'pequeño' 1.7 diesel.

Diseño de vanguardia

Lo primero que destaca del Sportage es su llamativo diseño. Ha pasado de una imagen alegre a otra más seria, pero que seguro que va a aguantar tan bien el paso de los años como su predecesor, un coche aún muy atractivo cuando ha dejado de fabricarse. Nos gusta especialmente la trasera, con su portón vertical y bonitas luces LED, mientras en la delantera, esta versión 'estándar' no tan deportiva como los GT Line, resulta muy llamativa.

Por dentro el Sportage da la campanada, y refina las cualidades del modelo anterior para presentar un aspecto que roza la perfección. Todo está en su sitio y donde lo buscamos, con una robustez fuera de serie y una calidad soberbia. El equipamiento puede ir tan lejos como queramos, con techo panorámico abrible, cámara de visión trasera o alerta de salida de carril como elementos más llamativos. El espacio es amplio, y hasta cinco adultos viajarán con facilidad -así lo hemos comprobado- debido a la anchura de su carrocería.

Un motor versátil

Vayamos al grano, y es que hemos explotado el motor diesel de muchas maneras posibles. Primero circulando solos, ligeritos, en un Madrid-Teruel en el que la carretera de Cuenca hasta la capital turolense da mucho juego. Es un motor vivo y con brío, pero también algo más ruidoso y con algo más de consumo que sus rivales europeos. ES el único punto en el que Kia aún no iguala o supera la competencia, ya que su consumo es entre medio y un litro superior a otros motores similares. Si hacemos números, es una miseria. Si hiciéramos 10.000 kilómetros al año gastaríamos entre 50 y 100 euros más en combustible.

Hemos cargado el coche con bicis y muchos trastos, con amigos y muchos

Todavía más efectivo

bultos y, en fin, lo que tiene el verano, mucho trasiego, y el Sportage diesel con sus 115 CV nos ha parecido más que suficiente. Es más, recomendamos su compra, y casi preferimos elegir un 1.7 a tope de equipo que un 2.0 con menos equipamiento. Este se disfruta cada día y la potencia extra, sólo en situaciones muy puntuales. Nosotros hemos recorrido mucha carretera nacional con numerosos adelantamientos y, aunque no es un avión, si usamos bien el cambio no hay mayores problemas.

Desde 20.000 euros

Dejamos el Sportage listo para más aventuras comentando su precio. Podemos encontrar unidades con este motor y acabado base por unos 20.000 euros. La cifra final de nuestra unidad ronda los 30.000. Seguro que en un punto intermedio, más cerca de los 25.000, hay versiones muy adecuadas para el día a día.